Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Jóvenes y ciudadanía activa


Parlamentos Juveniles, cantera del sistema de milicia suizo







Los parlamentos juveniles son una tribuna ideal para presentar ideas nuevas y una conexión importante entre los jóvenes y los políticos establecidos. (dsj.ch)

Los parlamentos juveniles son una tribuna ideal para presentar ideas nuevas y una conexión importante entre los jóvenes y los políticos establecidos.

(dsj.ch)

Formular propuestas, debatirlas, llevarlas a la práctica y, además, divertirse. Cerca de 1 500 talentos políticos hacen así sus primeros pinitos en los 63 parlamentos juveniles que existen en Suiza. Son una cantera del sistema suizo de milicia. Un buen argumento para la Federación Suiza de Parlamentos de Jóvenes (FSPJ), que cumple 20 años.

A sus 27 años, Liza Mazzone se ha convertido en la diputada más joven del Parlamento suizo tras las elecciones legislativas celebradas el pasado 18 de octubre.

La ecologista ginebrina debutó en política en el Parlamento Juvenil de su municipio, Verxoix (próximo a Ginebra) y del que es cofundadora. ¿Qué son exactamente estos viveros de políticos suizos?

“Los Parlamentos Juveniles brindan a los jóvenes que quieren asumir un compromiso político en su municipio, ciudad o cantón, una oportunidad concreta para cambiar cosas en los ámbitos político y social”, responde Maurus Blumenthal, director de la Federación Suiza de Parlamentos de Jóvenes (FSPJ) desde hace tres años. Estas asambleas son complementarias a la educación cívica en las escuelas y a la sensibilización política en el seno familiar.

Tienen una función muy importante, confirma el politólogo Georg Lutz. “Son un campo de adiestramiento y de juego, donde los jóvenes presentan mociones, las discuten y adoptan decisiones. Esto es muy positivo, porque esta experiencia les servirá en su trayectoria política”, explica el profesor de Ciencia Política de la Universidad de Lausana.

Los casos de Laurent Christ, Noemi Ganarin y Adrian Willi ilustran que este tipo de formación responde a una demanda que existe entre los jóvenes de entre 15 y 25 años. “Cuando uno se reúne cada seis semanas con gente maja y saca adelante proyectos, desarrolla un verdadero sentido de comunidad y, además, se lo pasa genial”, dice Christ, de 17 años y miembro del Parlamento Juvenil de Köniz. El Ejecutivo de ese municipio de las afueras de Berna se ha comprometido a responder a los postulados, las mociones e interpelaciones que reciba del Parlamento de los Jóvenes, se felicita Christ.

“Cuando el Legislativo Municipal vota uno de nuestros proyectos, uno de nosotros comparece ante la asamblea y dispone de cinco minutos para presentarlo”. Algunas de las propuestas que el municipio de Köniz ha llevado a la práctica son las veladas deportivas, la ampliación de la línea de bus nocturno y un espacio para intercambiar ropa usada en las bibliotecas municipales.

20 años de FSPJ

La Federación Suiza de Parlamentos Juveniles (FSPJ) respalda y promueve estos organismos en Suiza y el Principado de Liechtenstein. Además, incentiva a los jóvenes a participar en la política con iniciativas como easyvote. Su lema es ‘de los jóvenes para los jóvenes’

Este año, la organización paraguas sopla 20 velas. La ceremonia conmemorativa tiene lugar en el marco de la Conferencia nacional de Parlamentos Juveniles 2015, que se celebra en el cantón del Tesino del 30 de octubre al 1 de noviembre y que congregará a cerca de 200 jóvenes.

Por primera vez participará una delegación de jóvenes de la denominada Quinta Suiza. Se trata de representantes del nuevo Parlamento de Jóvenes Suizos del Exterior (PJSE), que fueron elegidos el 18 de octubre por un comité de 13 miembros residentes en países de todo el mundo y que se encargará de dar voz a sus intereses y promover sus actividades.

Sin ataduras a un partido

“Los Jupa [abreviación de ‘Jungparlamente’ (alemán), parlamentos juveniles] son un punto de partida ideal para adquirir experiencia sin tener que afiliarse a un partido”, afirma Noemi Ganarin, presidenta del parlamento juvenil de Wohlen, en el cantón de Argovia. La joven de 18 años valora sobre todo el trabajo en equipo y la oportunidad de “crear algo”. “Otra experiencia genial es que me ha permitido conocer a un montón de gente de toda Suiza”, prosigue.

La inclusión de los jóvenes y la función de portavoz son los elementos que motivaron a Adrian Willi a adherirse a un parlamento juvenil. El aprendiz de comercio de 18 años forma parte de un grupo de seis miembros que se ocupa de las cuestiones operativas del Jupa del Oberland Bernés (al pie de los Alpes), que Willi fundó el pasado verano con otros compañeros.

“En una región periférica como el Oberland Bernés, el parlamento juvenil reviste una importancia especial, pues muchos municipios luchan contra el éxodo de los jóvenes. Y tienen interés en saber cómo retenerlos”, dice Adrian Willi. El Jupa puede aportar respuestas. “Es más conveniente que los propios jóvenes formulen qué necesitan para quedarse, en lugar de dejar que las generaciones mayores lo decidan por ellos”, subraya.

Un parlamento de jóvenes es algo entre un Legislativo y un Ejecutivo, explica el director de la FSPJ, Maurus Blumenthal. Para ilustrarlo cita el ejemplo de las veladas deportivas en Köniz. “El Jupa trasladó el proyecto a la agenda política. Tras recibir la luz verde de las autoridades, nuestros miembros han participado regularmente en la ejecución del proyecto en los gimnasios”.

Al servicio de la comunidad

Blumenthal ve en los parlamentos juveniles una especie de campo de entrenamiento para el sistema suizo de milicia. Cabe recordar que hoy en muchos municipios escasean los ciudadanos dispuestos a prestar un servicio público en un Ejecutivo municipal o en una comisión administrativa.

“Está en juego el futuro del sistema político de milicia de Suiza. Una opción reside en mejorar la integración de las mujeres, por una parte, y la de las generaciones de jóvenes, por otra”, explica Blumenthal. Sin embargo, mientras “en los clubes de fútbol y en el mundo empresarial la promoción de los jóvenes es una cuestión crucial, muchos municipios no tienen tan claro que el relevo es también importante en la política local”.

Blumenthal esgrime argumentos sólidos. “Disponemos de ejemplos para demostrar que en municipios con un parlamento juvenil hay una mayor disponibilidad por parte de los antiguos miembros a presentarse como candidatos a un cargo municipal. Lo vemos en Interlaken y en el Oberland Bernés”.

Parlamentos juveniles en Suiza

Las primeras instituciones similares a los parlamentos juveniles se remontan a la segunda mitad del siglo XVI (en la ciudad de Berna). Los primeros parlamentos de jóvenes modernos, en cambio, nacieron después de la Segunda Guerra Mundial.

Son una plataforma para jóvenes volcados en actividades cívicas, comprometidos en dar a conocer las preocupaciones de su generación, desarrollar proyectos y concretizarlos.

Actualmente, en Suiza hay 63 parlamentos juveniles municipales y cantonales que cuentan con cerca de 1 500 miembros.

El más reciente es el de la ciudad de Berna, cuyos miembros se reunieron por primera vez el 22 de octubre de 2015.

Solo el 2% de todos los municipios helvéticos tienen un parlamento juvenil o una estructura análoga. Según la FSPJ, los jóvenes de los 2 400 municipios que hay en Suiza deberían disponer de un parlamento juvenil.

En los últimos años, la FSPJ se ha fijado como objetivo elevar la participación de los jóvenes en las votaciones y elecciones que es inferior a la media nacional. “Nuestro deseo a largo plazo es que la participación de los jóvenes de entre 18 y 25 años aumente del 34% al 40%”, explica Blumenthal. Con ese fin, la FSPJ ha lanzado la plataforma easyvote, que se encarga de adecuar los contenidos y propuestas políticas al lenguaje de los jóvenes y de presentarlas en un formato multimedia. En la nueva plataforma engage, que se halla aún en la fase piloto, los jóvenes pueden formular propuestas e ideas que los Jupa traducirán luego en hechos.

Interrogante: representatividad y legitimidad

El politólogo Georg Lutz considera que el papel político de estas instituciones no puede exceder formalmente el mero derecho de propuesta. “La cuestión central es la representatividad y legitimidad de un gremio de esas características. Un Parlamento es representativo, porque nace de una votación que lo legitima. En el caso de los parlamentos juveniles, en cambio, no está establecido quién y cómo se convierte en miembro”. Cuanto mayor sea el papel formal de los parlamentos de jóvenes, mayores deberán ser las exigencias de legitimidad del gremio, agrega Lutz. “En otras palabras: No puedo crear un parlamento juvenil con un par de amigos y tener la pretensión de reivindicar un derecho ante un Ejecutivo municipal o cantonal”.

La mayoría de parlamentos juveniles son organizaciones de derecho público, similares una comisión de obras de un municipio que tiene un mandato de las autoridades, explica Blumenthal.

Para Georg Lutz, el proyecto easyvote “es una iniciativa loable. Traduce contenidos que suelen ser muy administrativos a un lenguaje más comprensible y atractivo para los jóvenes”. Sin embargo, el politólogo duda de que consiga aumentar la afluencia de los jóvenes a las urnas. “Pero soy escéptico respecto a cualquier medida que se propone elevar la participación electoral”, dice.


Traducción y adaptación del alemán: Belén Couceiro

×