Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Extranjeros y democracia participativa


Ampliar el voto popular a toda la población residente







 Otros idiomas: 4  Idiomas: 4
Más del 40% de la población ginebrina no tiene derecho a participar en la política cantonal por carecer de la nacionalidad suiza. La asociacion Derechos Políticos para los Residentes en Ginebra ha organizado una consulta abierta a todos para reivindicar que los extranjeros puedan votar también a escala cantonal. (DPGE)

Más del 40% de la población ginebrina no tiene derecho a participar en la política cantonal por carecer de la nacionalidad suiza. La asociacion Derechos Políticos para los Residentes en Ginebra ha organizado una consulta abierta a todos para reivindicar que los extranjeros puedan votar también a escala cantonal.

(DPGE)

Una democracia directa en la que todos los ciudadanos tengan los mismos derechos y deberes, independientemente de su nacionalidad: El pasado 15 de octubre, el cantón de Ginebra pasó de las palabras a los hechos. La asociación Derechos Políticos para los Residentes en Ginebra (DPGE) organizó una consulta popular abierta a todos, con la posibilidad de votar por vía digital o en urna.

En la consulta participaron 592 personas: cerca de la mitad votaron a través del sitio web de la asociación, mientras que el resto lo hizo de forma presencial en uno de los colegios electorales abiertos en cinco comunas (municipios) del cantón. Todo ello bajo un riguroso control para que nadie pudiera votar más de una vez. El resultado fue inequívoco: el 88% se pronunció a favor de que se introduzca el derecho de voto a escala cantonal para todos los ciudadanos que residen en Ginebra, el 11% votó en contra y el 1% emitió un voto en blanco.

A primera vista, la participación en esta primera experiencia de consulta popular ampliada a toda la ciudadanía parece insignificante. La asociación Derechos Políticos para los Residentes en Ginebra (DPGE), sin embargo, está plenamente satisfecha. “Somos una asociación muy pequeña, con escasos medios económicos, no tenemos los canales de información de los que disponen las autoridades y la decisión de movernos en las redes sociales fue tardía. Además, en Ginebra es especialmente difícil movilizar a los ciudadanos. Por tanto, consideramos que este resultado es un éxito”, explica a swissinfo.ch Olga Baranova, miembro del comité de la DPGE.

Ginebra rezagada

El objetivo principal de la operación era sensibilizar a la población sobre la importancia de que el conjunto de los ciudadanos participen en las decisiones y reavivar el debate sobre el derecho de voto para los extranjeros a escala cantonal. Y es que la población extranjera que reside desde hace al menos ocho años en Suiza ya puede ejercer este derecho a escala municipal.

La DPGE subraya que, con respecto a otros cantones francófonos (salvo el Valais), Ginebra no ha avanzado desde hace más de once años. Sigue rezagada en comparación con Neuchâtel y el Jura –que sí reconocen a los extranjeros el derecho de voto en el ámbito cantonal– y con Vaud y Friburgo, donde la población extranjera no solo puede votar, sino también presentarse a las elecciones municipales y cantonales. Esta situación es inadmisible en el cantón con el mayor número de población extranjera (casi el 41%) de la Suiza francófona, sostiene la DPGE.

.

Estrategia a seguir

Aunque motivada por el éxito de la consulta popular, la asociación es consciente de que se necesita aún mucho empeño para avanzar en esta causa en el cantón que se jacta de ser la ‘Ginebra internacional’. La izquierda sola no tiene suficiente peso para ganar esta batalla. Tenemos, por tanto, que convencer a los demás partidos”, afirma Olga Baranova, diputada socialista en el Gran Consejo (Legislativo) de la ciudad de Ginebra.

Hasta lograrlo, la DPGE podría seguir organizando consultas para sensibilizar a la población. “Primero vamos a hacer un balance de esta experiencia. Luego decidiremos cómo proseguir. La idea sería organizar una consulta al año, cada una sobre un tema diferente, por ejemplo, sobre un asunto sometido a votación cantonal, puesto que en ella solo pueden participar los ciudadanos suizos. Pero todo ello está todavía en fase de reflexión”.


Traducción del italiano: Belén Couceiro

×