Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

La V Suiza se prepara para las elecciones federales



Por Isabelle Eichenberger,




La participación política de la V Suiza, tema recurrente en las asambleas de Consejo de la OSE. (swissinfo.ch)

La participación política de la V Suiza, tema recurrente en las asambleas de Consejo de la OSE.

(swissinfo.ch)

Los 135.000 extranjeros inscritos en el registro electoral seguirán de cerca las elecciones legislativas de octubre. Es lo que refleja una miniencuesta efectuada durante el Congreso de los Suizos en el Extranjero, en Lugano. La economía y las relaciones con Bruselas, son los temas de particular interés.

“Cuando me fui de Suiza en 1954, no tenía derecho a voto. Así que desde el sufragio femenino en 1971, nunca me perdí un sola votación”, dice Marianne Richardson (California).
 
Como esta expatriada, los delegados de la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE), reunidos a finales de agosto en Lugano, siguen de cerca la política de su patria. Y votan por correo, a pesar de las condiciones aún difíciles, en espera de la generalización del voto electrónico, prometida por la OSE para las próximas elecciones, previstas para 2015.
 
Peter Jordi (en Nueva York desde 1963) añora su “Heidiland” (país de Heidi) y le preocupan principalmente los problemas relacionados con la fortaleza del franco: “Si el Banco Nacional de Suiza no hace algo, esa situación podría arruinar la economía suiza…”  

La libre circulación en tela de juicio

Los problemas financieros pueden cambiar la vida de los expatriados o incluso su relación con Suiza, pero sobre todo los lazos de la Confederación con los otros Estados europeos, señala Gian Franco Definti (en Milán desde hace 50 años).
 
“Encuentro a Berna vacilante, incluso tímida, en sus relaciones exteriores, especialmente con Italia”, agrega este suizo que trabajó en el sector de los seguros antes de jubilarse. La Confederación “debe encontrar una forma adecuada para convivir con la UE y no veo ninguna alternativa a los acuerdos bilaterales”.
 
Si el tema de los convenios bilaterales es abordado con frecuencia, es porque la mayoría de los expatriados vive en la UE. “Como director de la Cámara de Comercio Suiza-Polonia, me complace observar que somos tratados por igual. Sin ser favorable a la adhesión a la UE, estoy muy satisfecho con los acuerdos bilaterales”, comenta Ulrich Schwendimann.
 
Le preocupa la iniciativa contra la libre circulación de personas lanzada por la Unión Democrática del Centro  (UDC, derecha conservadora). “Me parece extraño ese viraje de aquellos que son precisamente los más hostiles a la UE, pero temo sobre todo el efecto ‘guillotina’ que anularía los otros acuerdos bilaterales”.
 
Daniel Tornare (nacido en Lyon de padres que emigraron en los años 30) ahonda en la misma dirección. “Es cierto que Ginebra tiene una tasa de criminalidad nunca vista y que no hay suficientes controles, pero en contraparte, los suizos de la UE tienen una gran libertad. ¿Qué pasará con ellos si se las cortan?”
 
Punto de vista opuesto al de la californiana Marianne Richardson: “Mi familia vive en el valle de Joux y cada día observa la llegada de convoyes de franceses que cruzan la frontera para trabajar en el Jura, y eso me preocupa”.

Los “buenos” y los “malos”

Karl Frei (México) protesta contra “aquellos que proponen cosas muy extremas sabiendo que no van a pasar, pero con la esperanza de obtener algunos votos de  quienes tienen miedo a la inmigración”. Inmigración: la palabra está en el centro de la campaña de la UDC y los suizos en el extranjero lo han comprendido.
 
El empresario subraya la aportación de los extranjeros al desarrollo de Suiza. “Como lo dije en el Consejo, sin los extranjeros, Suiza no podría ni existir.”
 
Empero, advierte que “Suiza es a veces demasiado generosa con las personas que se dicen perseguidas en su país”, lo que ha permitido excesos que a su vez han dado lugar a generalizaciones. “Pero hay que tener mucho cuidado con la propaganda extremista. Es cierto que la delincuencia ha aumentado, pero no por ello se debe cambiar de política, sino simplemente aplicarla mejor”.
 
Jean-Rodolphe Lüthi (establecido en California desde hace 32 años) se manifiesta también por el mantenimiento del orden, pero su óptica es diferente: “Veo los cambios, los grafitis, los extranjeros que regresan con rentas de AVS (Vejez) o AI (Invalidez), todos estos refugiados que cambian el paisaje de la bella Suiza. El Gobierno parece pensar que es normal, pero veo también suizos que no son ricos y tienen problemas. Yo vivo en EE.UU. y estoy contra la discriminación, pero hay que mantener el orden”.  

Pronósticos mitigados

Daniel Tornare lamenta aún los cambios de los últimos años con “el meteórico ascenso de la derecha en Austria o Francia, con el Frente Nacional. Eso da miedo. No se debe caer en el exceso”.  
 
Por el contrario, Gian Franco Definti considera los cambios positivos. “Hay un mayor debate, incluso fuerte, y los problemas son tratados de manera más directa, con soluciones más concretas. Los partidos de la derecha tradicional, el Liberal Radical (PLR) y el Demócrata Cristiano PDC), tenían antes demasiado poder, y la política se amplió a otros partidos”.
 
Pierino Lardi (en Venezuela desde hace 8 años), estima que los cambios forman parte de la democracia directa. “En mi opinión, los cambios de los últimos diez años son temporales, porque han sido influidos por los acontecimientos. La UDC se ha aprovechado para alimentar su populismo, pero dudo que mantenga su avance en octubre”.
 
Johann Dähler (vive en Costa Rica, donde creó una sección de la UDC) considera, por el contrario, que su partido ganará más terreno. “No porque sea mejor, sino porque es el único que entiende lo que quiere la gente”.

Gian Franco Definti prevé, por su parte, un pequeño retroceso del PLR y del PDC, ningún avance de la izquierda, pero sí de la UDC. “De todos modos, yo no creo que haya grandes cambios. Habrá siembre dos cámaras que funcionan bastante bien con -estoy seguro- personalidades a la altura”, apunta.  
 
Y Pierino Lardi espera que “los partidos tradicionales del centro recuperen parte del terreno perdido hace cuatro años”. Al igual que Ulrich Schwendimann, que lamenta la erosión del centro. “Pero, lamentablemente, en Suiza las consecuencias de ese proceso no son radicales, porque seguimos buscando el consenso. Quiero decir, no me espero una  revolución”, concluye entre risas.

Candidatos de la diáspora

Unión Democrática del Centro: más de 50 candidatos en ocho listas electorales especiales para los suizos en el extranjero en los cantones de Argovia, Basilea-Ciudad, Ginebra, Grisones, Schaffhausen, Solothurn, Schwyz y Zúrich.
 
Partido Socialista: 14 candidatos en 3 listas electorales para la Quinta Suiza en los cantones de Ginebra, Zúrich y Schaffhausen.
 
Partido Ecologista Suizo: 6 candidatos en una lista especial en el cantón de Ginebra.

Partido Demócrata Cristiano: 4 candidatos en una lista electoral para los suizos en el exterior en el cantón de Ginebra.
 
Partido Liberal Radical: 3 candidatos en las listas electorales normales del partido, en Basilea-Ciudad, Berna y Zúrich.
 
Partido Burgués Democrático: un candidato en la lista del cantón de Schwyz.

Derechos políticos

Para participar en las votaciones y elecciones federales, los suizos afincados en el exterior deben inscribirse en un

registro electoral. Su voto es contabilizado en el último cantón de residencia en Suiza o en su lugar de origen.

Pueden elegir y ser elegidos en todos los cantones para la

cámara baja

. En cambio, sólo 11 cantones conceden este derechos para la Cámara alta.

  

Desde 1992, cuando se introdujo el derecho de voto por correspondencia, la participación política de la Quinta Suiza ha aumentado considerablemente, hasta 135.877 en 2011. 

En las elecciones de 2007, 44 expatriados presentaron su candidatura para la cámara baja. Ninguno de ellos, sin embargo, logró ser elegido.


(Con la colaboración de Marcela Águila, Sonia Fenazzi, Fernando Hirschy y Etienne Strebel), swissinfo.ch



Enlaces

×