Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Poder del pueblo


“Derecho de revocatoria, válvula de seguridad para la democracia”







 Otros idiomas: 3  Idiomas: 3
La sinagoga de Endingen, cantón de Argovia, testigo del tortuoso proceso para establecer la igualdad de derechos de la comunidad judía en Suiza: En 1862, en las urnas, el pueblo argoviano revocó el mandato del Parlamento cantonal que, con sus leyes, buscaba la emancipación de esta comunidad no cristiana, consignada a vivir en Endingen y el pueblo vecino, Lengnau.  (RDB)

La sinagoga de Endingen, cantón de Argovia, testigo del tortuoso proceso para establecer la igualdad de derechos de la comunidad judía en Suiza: En 1862, en las urnas, el pueblo argoviano revocó el mandato del Parlamento cantonal que, con sus leyes, buscaba la emancipación de esta comunidad no cristiana, consignada a vivir en Endingen y el pueblo vecino, Lengnau. 

(RDB)

¿Decepcionado y con ganas de dar fin al Gobierno que lo representa? En Suiza, la posibilidad existe. Aunque solo pocos suizos lo saben, 6 cantones cuentan con el derecho ciudadano de revocar un mandato salido de las urnas. Explicaciones del politólogo Uwe Serdült.

Desde que Suiza se instauró en 1848 como el Estado moderno que hoy conocemos, existe el derecho de la revocatoria de mandato de órganos legislativos y ejecutivos cantonales.

Para satisfacer la curiosidad de sus colegas politólogos en otras partes del mundo, Uwe Serdült, vicedirector del Centro de Investigación de Democracia Directa (c2d), publicó el artículo ‘Una institución durmiente: historia, normas legales y prácticas de la revocatoria en Suiza’.

swissinfo.ch: Mientras en otros sitios se sueña con una herramienta ciudadana para revocar a un gobierno, en Suiza este canal casi no se usa. ¿Por qué?

Uwe Serdült: Es una medida de último recurso, que puede aplicarse cuando todos los mecanismos de control fallan. La revocatoria de mandato de cuerpos electos por el pueblo se estableció entre mediados y finales del siglo XIX, es decir, durante la consolidación del Estado moderno, cuando este país distaba de ser la Suiza ordenada y tranquila que hoy tenemos.

Primero se instituyó este derecho ciudadano, al que siguieron otros instrumentos, como el referéndum y la iniciativa popular, que permiten atacar una ley o impulsar una enmienda constitucional, sin necesidad de disolver un Gobierno o Parlamento.

A esto se añade la eficacia de los sistemas de justicia y las diversas herramientas para la rendición de cuentas de las instituciones públicas. Hoy, en Suiza, los casos de incompetencia y corrupción de los políticos se resuelven principalmente por vía judicial, presión en los medios o una reorganización interna.

swissinfo.ch: ¿Cómo se regula el derecho para revocar un mandato en Suiza y con qué frecuencia se recurre a este instrumento?

U.S.: No existe a nivel federal. Solo 6 de 26 cantones lo reglamentan: Berna, Schaffhausen, Solothurn, Turgovia, Uri y el Tesino, estos 2 últimos también a escala municipal.

Se requiere un umbral de firmas –entre el 2% y el 30% del electorado, según la entidad– para evaluar en las urnas la remoción del Parlamento o del Gobierno, o de ambos, sin apuntar a individuos en concreto, a diferencia de lo que sucede en los procesos de revocatoria en otros países.

Si se obtiene una mayoría de votos se disuelve el órgano público y se eligen los nuevos miembros, cuyo mandato durará hasta la convocatoria de las elecciones regulares.

Solo una docena de veces se ha intentado activar este mecanismo, 4 tentativas llegaron a las urnas y solo una fue aceptada, en 1862, en el cantón de Argovia.

Los ejemplos más recientes ocurrieron en el Tesino, donde el proceso de revocatoria se limita al Gobierno: En 2008, a nivel cantonal, y en 2011, a nivel municipal (Bellinzona).

swissinfo.ch: El único voto exitoso de revocatoria en Suiza fue hace 154 años y se trató de un asunto antisemita…

U.S.: Sí. El Parlamento de Argovia –liberal y protestante– quiso otorgar tierra y, con una ley, dar paso a la emancipación de los judíos, a los que se les había permitido asentarse solo en dos pueblos católicos, pobres y agrarios de este cantón: Endingen y Lengnau.

Algunos líderes católicos, junto con algunos círculos protestantes, impulsaron un movimiento de protesta. Atacaron las casas de los judíos y se recurrió al derecho de revocatoria. Debían reunir 6 000 firmas. Consiguieron 9 000 en menos de un mes, y en julio de 1862, el 63% de los votos respaldó el cese de funciones del Parlamento. El Gobierno dimitió y se llamó a elecciones.

150 años de emancipación judía

Desde el siglo XVII, los judíos solo podían establecerse permanentemente en Endingen y Lengnau, Argovia.

Ese cantón estableció la emancipación judía el 1 de julio de 1862, pero la oposición empleó dos herramientas de la democracia directa para impedir el cambio: la revocatoria de mandato y una especie de versión complicada de referéndum opcional contra la Ley de Emancipación; ambas, apoyadas por la ciudadanía argoviana. El resultado: menos rigor en las limitaciones, pero no la igualdad de derechos.

El 14 de enero de 1866, justo hace 150 años, el pueblo suizo aceptó la libertad de establecimiento a los judíos (53,2% de votos) en la revisión parcial de la Constitución Federal de 1848.

swissinfo.ch: Esta revocatoria permitió encauzar una profunda inconformidad popular en medio de un proceso democrático en ciernes…

U.S.: Es muy importante destacar que ese instrumento se utilizó cuando aún estaba fresco el recuerdo de graves conflictos entre protestantes y católicos. Contrariamente a la situación anterior a 1848, estas fuerzas antagónicas se enfrentaron en el marco institucional, y ya no en el campo de batalla. Se había pasado por un largo periodo de revoluciones y cambios radicales y era un momento en el que se organizaba la Suiza moderna.

Algunos cantones indicaron abiertamente que instauraban el derecho de la revocatoria para evitar revoluciones. Era una justificación para establecerlo y evitar la violencia. La revocatoria podía ser una válvula de seguridad para canalizar la inconformidad popular a través de una institución política, en un proceso político.

swissinfo.ch: ¿El derecho a revocatoria tiende a desaparecer en el contexto suizo?

U.S.: La tendencia histórica así lo demuestra. Lo conservan solo 6 de 9 cantones que lo habían adoptado. En el cantón del Tesino, tras 3 intentos de revocatoria fallidos y donde la élite política puede llegar a estar involucrada en disputas políticas aguerridas, el mecanismo se extendió en 2011 al ámbito municipal. Al parecer existe aún la necesidad de mantener esta institución, sobre todo, a escala local. Ciertos escándalos recientes han hecho que algunos ciudadanos reclamen el instrumento en cantones que hoy no lo tienen.

swissinfo.ch: Vistas las dificultades en los últimos años para que los partidos en el Legislativo acuerden la composición del Gobierno Federal, ¿no tendría sentido que el pueblo lo eligiera directamente, o lo revocara?

U.S.: Ya ha habido iniciativas populares que buscaron, sin éxito, la elección ciudadana, y no parlamentaria, del Gobierno. Teóricamente, es posible que una iniciativa popular solicite el derecho a revocar el mandato del Ejecutivo federal, incluso aun cuando se mantuviera la elección del Gobierno por el Legislativo. Sin embargo, no creo que hoy una propuesta así consiguiera el respaldo de las urnas.

Varios estudios señalan que el consenso entre el pueblo y el Gobierno ha disminuido ligeramente, del 80% a aproximadamente el 65% en años recientes. Aun así, el nivel de afinidad es relativamente alto.

Con nuestra política de consenso destinada a respetar la diversidad lingüística y cultural y los esfuerzos para mantener el equilibrio entre los intereses de las zonas urbanas y rurales, no sé si sería oportuno dejar la elección o una eventual revocación del Gobierno en manos del pueblo. Creo que esto podría provocar una mayor polarización, o abrir brechas interculturales que hoy no existen. Personalmente, estoy en contra. Esa competencia le corresponde al Parlamento.

swissinfo.ch: ¿Por qué es interesante hablar del derecho de revocatoria en Suiza?

U.S.: Varios politólogos en otros sitios, como en Perú –donde miles de autoridades elegidas han sido revocadas–, nos preguntaron cómo funcionaba en Suiza. Así surgió el libro ‘La dosis hace el veneno, sobre la situación en Latinoamérica, EE.UU. y Suiza’. El tema es de actualidad en otros países como Ecuador y Venezuela. Hoy preparamos, con expertos de Polonia y Japón, un libro sobre la revocatoria en esos países.

Derecho de revocatoria

Suiza fue uno de los primeros países en reconocer el derecho a revocar un mandato.

Hoy existe, con reglas diferentes, Existe en EE.UU., Japón, Alemania, Polonia, Perú, Colombia, Cuba, Ecuador, Argentina y Venezuela, entre otros.

Los 6 cantones suizos que disponen de este instrumento de democracia directa son:

  • Berna: desde 1846 Gobierno y Parlamento
  • Solothurn: desde 1869 Gob. y Parl.
  • Turgovia: desde 1869 Gob. y Parl.
  • Schaffhausen: desde 1876 Gob. y Parl.
  • Tesino: desde 1892 Gobierno cantonal y desde 2011 también Ejecutivos municipales
  • Uri: desde 1915 a nivel cantonal y municipal para todos los órganos electos

Argovia (1852-1980), Basilea-Campo (1863-1984) y Lucerna (1875-2007) abolieron este derecho. 

A escala nacional, por el contrario, no existe ni la elección popular del Ejecutivo, ni el derecho a revocarlo.                                        

Desde 1900 varias iniciativas populares han buscado, sin éxito, la elección ciudadana del Gobierno Federal. La más reciente en 2013, impulsada por la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora), fue rechazada por el 76% de los votos. 




swissinfo.ch

×