Suiza, escaparate de la democracia (8) Fusión de 13 municipios: la “puerta del Tesino” se abre al futuro




Bellinzona, ciudad con poco más de 18 000 habitantes, se convertirá en abril en un polo urbano de más de 42 000, gracias a la fusión con otros 12 municipios: una etapa crucial del vasto proceso de concentración municipal que se está llevando a cabo en el cantón del Tesino. La participación de los ciudadanos y la autonomía municipal, componentes básicos de la democracia directa y del federalismo helvético, han jugado un papel muy destacado.

Bellinzona, capital del Tesino, es conocida por sus tres castillos medievales que figuran en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO.

Bellinzona, capital del Tesino, es conocida por sus tres castillos medievales que figuran en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO.

(Keystone)

Esta fusión, que por el número de municipios no tiene precedente en Suiza, marca un cambio en una región del Tesino, el SopraceneriEnlace externo, todavía muy fragmentada.  Particularmente, en sus dos aglomeraciones urbanas, es decir, la de Bellinzona y la de Locarno.

Este paso “introduce a todo el Tesino en el siglo XXI”, declaró el jefe del Departamento cantonal de Instituciones, Norman Gobbi, el 18 de octubre de 2015, con motivo del éxito de la votación de consulta sobre el proyecto de fusiónEnlace externo para dar vida a la nueva BellinzonaEnlace externo. En las urnas salió el sí en 13 de los 17 municipios involucrados.

                    El resultado de la votación en los 13 municipios 

(swissinfo.ch)

El proyecto bellinzonense es una importante pieza en la estrategia cantonal de concentración municipal. Fundamentada en estudios, informes y consultas, combina una extensa información con importantes incentivos financieros y apuesta, en primer lugar, por la voluntad de las autoridades locales y de los ciudadanos. La política tesinesa de concentración municipal, en constante evolución, se inició a finales de la década de 1990.

“En aquella época, en el Tesino había 247 municipios, es decir, casi el mismo número que en tiempos de Napoleón, en 1803, cuando nació el cantón. Esto equivale a decir que los municipios han permanecido prácticamente inalterables, mientras que las costumbres y las necesidades de los ciudadanos han cambiado profundamente.

Este artículo forma parte de #DearDemocracy, la plataforma sobre democracia directa de swissinfo.ch.

La importante diversidad entre los distintos municipios ha llevado a una concentración cantonal de tareas de proximidad, que serían las típicas de los municipios, porque no todos estaban en situación de asumirlas”, afirma Elio Genazzi, jefe de la Sección de Entidades LocalesEnlace externo del cantón de Tesino. De este modo, se ha ido creando una distorsión en el sistema federalista suizo basado en tres niveles, local, cantonal y federal, cada uno de ellos con sus competencias propias y sus propias obligaciones. “La concentración es un paso necesario para reforzar a los municipios y renovar el federalismo, para que este funcione”, señala Genazzi.

Un municipio capaz de responder a los desafíos

En el caso de la nueva Bellinzona, “la idea es constituir un municipio que tenga los recursos financieros y técnicos, las competencias profesionales y la estructura para poder llevar a cabo una política local social, económica y cultural, para desarrollar una movilidad regional y para garantizar una planificación del territorio que tenga en cuenta los parámetros actuales”, explica el alcalde de Bellinzona, Mario Branda.

La capital del Tesino se prepara así también para el desarrollo esperado como consecuencia de la inauguración, el pasado mes de diciembre, del nuevo túnel ferroviario del San GotardoEnlace externo. Según las previsiones, la importante reducción del tiempo de trayecto entre el norte y el sur de Suiza supondrá un fuerte aumento de la movilidad. Esto debería traducirse en una expansión de Bellinzona, primera estación en la vertiente sur del San Gotardo, es decir, la “puerta del Tesino”.

Un proceso participado

Para afrontar los desafíos del futuro es necesario un territorio bellinzonense cohesionado, señala Branda, para quien todo el proceso participativo sobre el que se ha construido la fusión, “será el que le hará salir adelante con el apoyo necesario. Por eso considero que para las fusiones municipales es importante pasar por las consultas populares”.

Con una proporción de votos afirmativos de casi el 60% de todos los votantes y de casi el 68% en los 13 municipios en los que se aprobó la fusión, “la respuesta popular ha ido más allá de nuestras expectativas”, afirma el alcalde.

Participación popular y respeto a la voluntad de la mayoría son fundamentales también para los alcaldes de los municipios que han rechazado la fusión.

Coerciones posibles

Fusión forzada

La ley cantonal sobre fusiones y separaciones de municipios establece que el Parlamento puede imponer a los municipios, aunque estos se hayan manifestado en contra, la necesidad de fusionarse en los siguientes casos:

a) cuando la deteriorada estructura financiera y los limitados recursos económicos de un municipio no permiten ya conseguir una gestión equilibrada;

b) si la participación de un municipio en la constitución de un nuevo municipio es necesaria por motivos geográficos, de planificación territorial, de desarrollo económico, de funcionalidad de los servicios o de aportación de recursos humanos y financieros;

c) si perdura para un municipio la imposibilidad de constituir sus órganos o de garantizar una administración normal, o bien cuando los órganos municipales se sustraen de modo deliberado a sus deberes oficiales”.

Aunque está limitada a unas condiciones precisas, la fusión por coerción ha sido duramente criticada por los opositores, que la consideran una violación de la amplia autonomía de que goza un municipio en el sistema federal suizo.

“La autonomía no es solo jurídica: la auténtica autonomía significa que el municipio tiene los medios para satisfacer las necesidades de sus propios ciudadanos”, objeta Elio Genazzi. Si el municipio tiene que recurrir a transferencias de compensación intermunicipal o a la participación en mancomunidades, es síntoma de falta de autonomía.

Sobre todo, la mancomunidad “no es afín a la democracia suiza. En la mancomunidad, por ejemplo, no hay derechos de iniciativa popular y de referéndum, que son las piedras angulares del sistema democrático helvético”, explica el especialista. Con las fusiones, en el Tesino se ha pasado de “200 mancomunidades a una cincuentena, que en los próximos años deberían ser menos de 30”. Por lo tanto, se ha realizado un notable progreso.

Entre resistencias y aceleraciones

Una visión completamente distinta es la sostenida por la Asociación Tesinesa para la Autonomía de los municipios (ATAC, por su sigla en italiano), la cual  apoyó el recurso ante el Tribunal Supremo –que lo rechazó-  presentado por  81 ciudadanos contra la fusión de la nueva Bellinzona. Según el presidente de ATAC, Alberto Poli, la mayor parte de las fusiones municipales efectuadas en el Tesino ha favorecido al núcleo en detrimento de las periferias.

“Por eso, los ciudadanos de las periferias que votaron por amplísima mayoría a favor de las fusiones, una vez que estas se hubieron realizado se han manifestado descontentos y se han arrepentido”, sostiene Poli.

El éxito que tuvieron los promotores de las dos iniciativas populares cantonales que solicitaban grandes fusiones municipales parece indicar sin embargo que muchos ciudadanos son partidarios de esta solución.

La primera iniciativaEnlace externo preveía la creación de dos polos urbanos –Bellinzona y Locarno-, la segundaEnlace externo exigía la disminución del número de municipios en el Tesino a 15, contra los 135 existentes en 2013 cuando fue presentada.

El electorado tesinés no pudo expresar su opinión sobre la primera porque fue declarada inadmisible. Es probable que la segunda corra la misma suerte.

El Tribunal Supremo ha confirmado que la iniciativa declarada inadmisible viola la Carta Europea de la Autonomía LocalEnlace externo. Este Tratado estipula que, “para cualquier modificación de los límites territoriales locales, las Corporaciones locales afectadas deberán ser consultadas previamente”. La población del cantón no puede por tanto decidir el destino de los distintos municipios.

Impulso para un cantón entero

La nueva Bellinzona salida de la votación de los municipios interesados es sin embargo casi idéntica a la que preconizaba la iniciativa no admitida. Según el promotor de esta última, Giorgio Ghiringhelli, la rotunda respuesta de los ciudadanos cuando se recolectaron las firmas ha sido precisamente “el mecanismo psicológico que ha acelerado el proceso de fusión bellinzonense”.

La megafusión de Bellinzona podría dar un impulso a aquellas regiones del cantón en las que aún prevalece el provincianismo. Una nueva dinámica que promueva actuaciones en el nivel cantonalEnlace externo que tiene como objetivo un Tesino con poco más de una veintena de municipios.

En Suiza hay cada vez menos municipios

En 2016 desaparecieron en Suiza otros 39 municipios. Desde el 1 de enero, la Confederación cuenta solo con 2 255 municipios. Esta disminución se debe a la fusión entre municipios. Los motivos más frecuentes son la falta de recursos financieros y la de personas voluntarias para asumir un mandato político-administrativo, así como la imposibilidad de desarrollar tareas complejas que tienen que ser delegadas en instancias superiores.

Los municipios son la columna vertebral de la democracia helvética. Gozan de una amplia autonomía, que es la base del principio del federalismo, donde el poder se divide en tres niveles: Confederación, cantones y municipios.

En 1860, Suiza contaba 3 200 municipios, número que ha disminuido constantemente.

¿Las fusiones de municipios aportan más ventajas o inconvenientes a los ciudadanos? Comparta con nosotros su opinión

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes


Traducción del italiano: José M. Wolff



Enlaces

×