Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Votación del 28 de febrero de 2016


¿Qué relación hay entre criminalidad y nacionalidad?



Por Renat Kuenzi (texto), Filipa Cordeiro (gráficos)




La denominada iniciativa ‘de ejecución’ de la Unión Democrática de Centro (derecha conservadora) divide a la población suiza. ¿Hay que expulsar automáticamente del país a los extranjeros que cometen delitos? ¿Incluso a los de segunda generación, los ‘secondos’, que han nacido y se han criado en Suiza, pero no tienen nacionalidad helvética?

La mayoría de los delitos cometidos en Suiza se atribuyen a ‘turistas del crimen’, es decir, extranjeros que no están inscritos ante las autoridades y carecen de permiso de estancia en el país. En lo que se refiere a la población residente, el número de extranjeros condenados es cerca del doble de los suizos condenados.

Los autores de dos estudios publicados en los últimos años cuestionan si es admisible desglosar las estadísticas de delitos por la nacionalidad de los autores.

El color del pasaporte no puede ser una variable determinante en el caso de los delitos, sostiene el profesor de Criminología en las Universidades de Lausana, Neuchâtel y Ginebra, André Kuhn, en un estudio. Según el experto, los factores determinantes variables son el sexo, la edad, el estatus socioeconómico y la educación. Las estadísticas reflejan que los hombres menores de 30 años, con ingresos escasos y un bajo nivel de formación, constituyen el grupo donde más delitos se registran.

La nacionalidad figura solamente en quinta posición en la lista de factores que pueden influir en la tasa de criminalidad. En el caso de la población extranjera residente, en muchos casos se trata de inmigrantes provenientes de zonas de guerra que han sufrido en carne propia la violencia.

A la misma conclusión llega Ben Jann, profesor de Sociología de la Universidad de Berna. La criminalidad no depende tanto de factores culturales, sino sobre todo socioeconómicos, puntualiza en un estudio publicado en 2013. Así, un profesor alemán tiene menos probabilidades de cometer un delito que un argelino con un nivel bajo de formación, según Jann.

Para luchar eficazmente contra la criminalidad, hay que centrarse en las interrelaciones socioeconómicas: intentar reducir la brecha entre las clases sociales y fomentar la igualdad de oportunidades para acceder a una buena formación.

swissinfo.ch

×