Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Voto electrónico


Democracia directa y tecnología digital







La Confederación promueve el voto por internet. Aunque hay algunas voces discordantes, existe un consenso general en favor de ese mecanismo.  (Keystone)

La Confederación promueve el voto por internet. Aunque hay algunas voces discordantes, existe un consenso general en favor de ese mecanismo. 

(Keystone)

El futuro de la democracia directa suiza está en la vía electrónica y global. El gobierno contempla la introducción generalizada del voto por internet, empezando con los suizos en el extranjero. Es un proceso gradual, con la seguridad como tema esencial y que también genera oposición.

El Gobierno suizo ya no tiene dudas: el balance de más de diez años de pruebas  -más de un centenar a escala federal-, es convincente sobre la pertinencia del  voto electrónico para el cumplimiento de las expectativas de los electores en materia de derechos populares.

10 años de voto electrónico

Las primeras pruebas se llevaron a cabo en 2003 en escrutinios comunales del  cantón de Ginebra. En 2005, Neuchâtel y Zúrich hicieron sus primeros ensayos.

Cada cantón piloto utiliza un sistema informático diferente. Zúrich y Ginebra pusieron los suyos a disposición de otros cantones, mediante acuerdos de colaboración.

La lista de participantes en los ensayos de voto electrónico se amplía  continuamente. Hasta ahora han participado 13 cantones.

Basilea-Ciudad, Berna y Lucerna han empleado el sistema ginebrino. Friburgo, los Grisones, Solothurn, Schaffhausen, San Gall, Argovia y Turgovia, el zuriqués.

En las elecciones del Consejo Nacional en 2011, en cuatro cantones (Basilea, los Grisones, Argovia y San Gall) se utilizó por primera vez el voto electrónico para una escrutinio federal.

Desde 2011, el cantón de Zúrich inició una pausa para la reflexión.

En junio pasado anunció que a partir de 2014 participará de nuevo.

Ginebra y Neuchâtel ofrecen la posibilidad de votar electrónicamente tanto a sus electores locales como a aquellos que residen en el extranjero, mientras que  los demás cantones, solamente a sus votantes expatriados.

En 2012 fueron admitidos a las pruebas de voto electrónico cerca de 90 mil residentes en la Confederación Helvética y alrededor de 65 mil suizos en el extranjero.

“La introducción del voto electrónico es la consecuencia lógica y natural de la evolución social que se ha producido en las últimas décadas en el campo de la comunicación y el tratamiento de diferentes asuntos”, señala el ejecutivo federal en su informe respectivo, publicado en junio.

Con base en la experiencia adquirida por los trece cantones que hasta el momento han participado en este proyecto pionero, el gobierno ha decidido avanzar en su generalización. Un plan que será implementado gradualmente, “atribuyendo prioridad a la seguridad”, con la cooperación voluntaria de los cantones, en el pleno respeto del federalismo.

Suiza se sitúa a la vanguardia del voto por internet en el plano internacional. Hasta ahora, solamente Estonia lo ha introducido en forma definitiva en elecciones legislativas.

Prioridad para la Quinta Suiza

En primer lugar, los esfuerzos para el desarrollo de la votación por internet se dirigen a los suizos en el extranjero. Objetivo: Brindar esa posibilidad a la mayoría de los votantes expatriados en las elecciones federales de 2015. La Confederación recomienda esta prioridad a los cantones que deseen introducir la votación electrónica. Por otra parte, el gobierno ha decidido suprimir el año próximo la cláusula que restringe el derecho a votar por  internet para los suizos domiciliados en países signatarios del Acuerdo de Wassenaar, que resguarda la transmisión de datos cifrados.

Estas medidas responden a las demandas de la propia diáspora, expresadas en particular en una petición lanzada por la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE). “Nos alegramos pero, por supuesto, nuestro objetivo es que todos los suizos en el exterior tengan esta posibilidad. También nos gustaría que avanzara más rápido. Por ello, trataremos de convencer a los cantones que aún no lo han hecho, de introducir la votación electrónica”, afirma a swissinfo.ch Sarah Mastantuoni, responsable del Servicio Jurídico de la OSE.

Cada vez más cantones

Algunos de esos cantones comienzan a moverse. A partir del año próximo Uri, Obwalden y el Valais ofrecerán el voto electrónico a sus electores en el extranjero, a través del sistema informático del cantón de Ginebra.

“Estamos evaluando con esos tres cantones la próxima etapa”, indica a swissinfo.ch Christophe Genoud, vicecanciller de Estado en Ginebra.

También se efectúan conversaciones con “otros cantones que en el futuro podrían adherirse a la plataforma ginebrina, pero que este año no se han hecho públicas porque todavía no hay acuerdo”, agrega Genoud.

Asimismo, otros cantones han expresado su interés en una posible adhesión al grupo encabezado por el sistema informático de Zúrich, como lo señala, sin mayores precisiones, el director del Servicio de Estadística de ese cantón, Stefan Langenauer.  

Por otra parte, Zúrich reanudará las pruebas de voto electrónico el año próximo, tras una pausa iniciada en 2011. Otros cantones que ya lo ofrecen a los suizos en el extranjero desean introducirlo también al nivel local.

El talón de Aquiles

En el informe del Gobierno Federal, el ordenador privado es definido textualmente como “el talón de Aquiles de la votación electrónica: escapa al control de las autoridades y se considera que la mayoría de las personas con derecho a voto no tiene los conocimientos técnicos necesarios para protegerlo adecuadamente”. Para buscar soluciones a este problema, la Cancillería Federal encargó un estudio a la Escuela Politécnica Federal de Zúrich. Los resultados se esperan para los próximos meses.

Riesgo “sostenible”

El voto electrónico, sin embargo, está en tela de juicio en diversos cantones, como Ginebra y Zúrich, en especial por las secciones locales de Los Verdes y de la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora), que piden incluso una moratoria. Una noticia dada a conocer en julio encendió la controversia: Un especialista en seguridad informática creó un virus que, introducido en el equipo privado de un elector del Cantón de Ginebra, permitió  cambiar su voto sin que éste lo advirtiera.

El caso no sorprendió a las autoridades. “Todas las partes implicadas estábamos conscientes de esos riesgos desde el inicio de las pruebas del voto electrónico, hace más de diez años. Se trata de casos aislados y los expertos han estimado  que el riesgo es tolerable bajo determinadas condiciones. Precisamente, en función de los riesgos potenciales, fueron calculadas las cuotas de votantes para las pruebas. Esos límites permiten evitar que los abusos puedan poner en entredicho toda una votación”, explica a swissinfo.ch Thomas Abegglen, responsable adjunto de Comunicación e Información en la Cancillería Federal.

Se trata de peligros claramente señalados en el informe del Gobierno Federal sobre el voto electrónico. En general, el nivel de riesgo con el sistema y el límite actual es considerado “sostenible”. La ampliación del voto electrónico está más bien sujeta a la adopción de medidas de seguridad adicionales.

Verificabilidad

Actualmente, el número máximo de personas admitidas para las pruebas del voto electrónico es equivalente al 30% del total de electores del cantón.

Esta proporción se mantendrá sin cambios en los cantones que deseen seguir utilizando los sistemas informáticos actuales. Los cantones que quieran ofrecer el voto electrónico a todo el electorado, deberán adoptar imperativamente sistemas de segunda generación, que permiten la verificabilidad de los votos, sin comprometer la privacidad.

Teniendo en cuenta los considerables costos y gastos derivados de la transición a los sistemas electrónicos de votación de segunda generación, los cantones podrán aplicar en principio una forma reducida de verificabilidad conforme con las normas comunes de seguridad preestablecidas. Esto permitirá, en una primera fase, aumentar al 50% el límite máximo del electorado admitido para votar vía electrónica.

Estas variantes deben permitir a los cantones avanzar a su propio ritmo, sin ninguna presión, condicionamiento o impedimento por parte de los demás.

Posición de los partidos

A nivel nacional, los principales partidos han acogido con satisfacción los proyectos gubernamentales relacionados con la votación electrónica. Sin embargo, subrayan la importancia de garantizar la seguridad y la transparencia de los sistemas.  

En este punto, la Unión Democrática de Centro (UDC) “es bastante crítica”, declara el secretario general del partido, Martin Baltisser, y precisa que es “prudencia” y no “aversión por razones de principio”. Acerca de los estándares de seguridad también Los Verdes expresan ciertas dudas y exigen la publicación de los códigos de fuente. Las garantías gubernamentales sobre los niveles de seguridad convencen al Partido Liberal Radical (PLR), al Partido Demócrata Cristiano (PDC) y al Socialista (PS).

El PDC espera una aceleración en la generalización del voto electrónico. El PLR considera que se puede apoyar más el desarrollo de los derechos políticos a través de internet. El PS pide medidas legislativas federales para proporcionar el voto electrónico a todos los ciudadanos suizos residentes en el extranjero con derecho a voto antes de las elecciones federales de 2015. Martin Baltisser “apoya firmemente” el voto electrónico precisamente desde la perspectiva de los suizos expatriados.


Traducción, Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×