Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

“¡Hola!”


En Ginebra, un robot detecta los aviones de dictadores


Por Frédéric Burnand, Ginebra


El aeropuerto de Ginebra es la segunda plataforma más importante de Europa para la aviación de negocios luego de Paris-Le Bourget. (getty Images)

El aeropuerto de Ginebra es la segunda plataforma más importante de Europa para la aviación de negocios luego de Paris-Le Bourget.

(getty Images)

Lanzado en abril por un grupo de periodistas de investigación, un programa detecta el paso de aviones pertenecientes a regímenes autoritarios por el Aeropuerto de Ginebra y alerta vía Twitter. Los creadores del ‘GVA  Dictator Alert’ buscan establecer este radar en otros aeropuertos.

Al igual que los vampiros, los dictadores evitan la luz para realizar sus negocios financieros. Un lado oscuro que François Pilet y sus colegas de la agencia de periodismo de investigación vesper.media quieren reducir.

El programa, desarrollado por Julien Pilet, un primo de François, se alimenta con los datos captados por las redes de antenas que escrutan los ‘observadores de aviones’, esos apasionados de las aeronaves que se instalan en los aeropuertos. En Ginebra, es la asociación de vecinos del aeropuerto la que lo hace. Los aviones civiles emiten señales que indican el número de la aeronave y su ubicación.

Estos datos son escaneados por el robot informático de la agencia sobre la base de una lista de un centenar de aviones de veinte regímenes dictatoriales determinados por los periodistas. Cada vez que uno de esos aviones, lo más frecuentemente jets privados, aterriza en las pistas del aeropuerto de Ginebra-Cointrin, el robot le lanza un pequeño ‘cou-cou’ (¡hola!)  mediante el envío de una alerta en Twitter.

Fue durante la investigación sobre el clan del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, que los periodistas desarrollaron este software. Reconocido por su alto nivel de corrupción, el régimen tiene estrechos vínculos con Ginebra. “Es el campeón del año. De los centenares de movimientos aéreos que el robot ha detectado, cerca de 30 corresponden a aeronaves pertenecientes al clan Obiang. Esa densidad no puede explicarse solamente por razones diplomáticas”, señala François Pilet.

De hecho, el fiscal de Ginebra abrió este año una investigación sobre Teodorin Obiang, hijo del dictador de Guinea Ecuatorial, también perseguido en Francia por abuso, lavado de dinero, malversación de fondos públicos y corrupción. Una parte de su fortuna habría transitado por Suiza.

La corrupción y la malversación de fondos es lo que interesa a los periodistas de investigación. Ginebra es a la vez un centro mundial para la diplomacia y una plaza financiera tan conocida como sulfurosa. “En materia de fraude fiscal y blanqueo de dinero, Suiza ha hecho grandes esfuerzos con otros países ricos, pero poco o nada con el Sur”, apunta François Pilet.

Los Tweets del robot no dan ninguna información sobre la naturaleza de los viaje de los regímenes en cuestión. “Pero cada vez que aterrizan en Ginebra, uno debería preguntarse para qué”, estima el periodista suizo que también descubrió importantes idas y venidas de las familias gobernantes de Qatar, Kuwait y Arabia Saudita.

Se trata de países que figuran en la lista de los regímenes dictatoriales establecida cada dos años por la unidad de inteligencia del semanario británico ‘The Economist’. Una lista que sirve como referencia para la agencia de vesper.media.

¿Una clasificación digna de crédito? “Estas clasificaciones no muy numerosas tienen sesgos. Pero la de ‘The Economist’ parece la más sólida, y no podemos acusarlos de ser terribles izquierdistas”, responde François Pilet. Nada que convenza a los portavoces de Vladimir Putin que hablan de este proyecto como de un “enfoque que tiene toda la apariencia de una política de doble estándar”.

François Pilet sostiene, “señalamos a las dictaduras porque en ellas la información está particularmente bloqueada. Es una manera de ayudar a las víctimas de estos regímenes a menudo depredadores”.

Y vesper.media no piensa quedarse allí. La agencia espera implementar en las próximas semanas un programa similar en otros lugares, por ejemplo en París, Londres o Zúrich.

×