Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

"Bricolaje" del gobierno de Suiza para frenar al franco




El sector turismo es uno de los blancos del programa gubernamental. (Keystone)

El sector turismo es uno de los blancos del programa gubernamental.

(Keystone)

Críticas de la prensa tras el anuncio de Berna, la víspera, de la inyección de 2 mil millones de francos suizos a la economía para respaldar exportaciones, turismo y consumo, afectados por la apreciación de la divisa suiza frente al euro y el dólar.

El Legislativo aún debe dar su visto bueno a la medida del Gobierno. Reacciones y mirada a la prensa.

Utilizar los excedentes del Gobierno para frenar el alza del franco suizo, pero ¿cómo?. Las respuestas se delinearán apenas. Un grupo de trabajo de la Secretaria de Estado para Asuntos Económicos se encargará de ello y el Parlamento debe evaluar la disposición del Ejecutivo en su sesión estival.

Paso siguiente: ser concretos

Así las cosas, falta por definir dónde y bajo que bases jurídicas se dirigirá esta transfusión de emergencia a una economía que padece desde hace semanas las consecuencias de la crisis del euro en el marco de una coyuntura mundial tambaleante.

Las medidas del Ejecutivo se juzgan como “en la buena dirección”, según la principal plataforma empresarial ‘economiesuisse’. Pero a falta de detalles, Suiza Turismo se limita a manifestar su beneplácito por la decisión.

La Unión Sindical Suiza (USS) advierte que el anuncio no resuelve el problema de la fuerza de la moneda helvética y reclama la introducción de una tasa base fija, mientras que la otra gran organización laboral helvética, Travail.Suisse, espera medidas rápidas y centradas para apoyar a los sectores afectados. No obstante, rechaza toda idea de reducciones generales de impuestos o cargas sociales.

Por su parte, la Unión Suiza de la Pequeña y Mediana Empresa (USAM) considera que las eventuales medidas a tomar -como la de reducir las cargas sociales a los sectores afectados- podrían significar el retorno a una política de subvenciones y al abandono de una política fiscal razonable.

“Normalmente se procede a la inversa”

“Lo menos que se puede decir es que este acuerdo reposa sobre la base del menor denominador común, es decir, un monto y un programa muy vago que se asemeja mucho a un gran bricolaje”, inicia la editorial del diario de Ginebra ‘Le Temps’.

“Se sabe desde hace mucho tiempo: la influencia de la política a corto plazo es muy limitada. Puede proponer reformas, pero estas toman su tiempo. En el caso del franco fuerte, el BNS (Banco Nacional Suizo) puede tomar decisiones que repercuten más rápido. Es más difícil para el Consejo Federal (Ejecutivo helvético) . Sin sorpresa entonces que no se pudiera anunciar este miércoles ninguna medida aplicable a corto plazo”.  

Para el editorialista del diario de mayor importancia en la prensa en francés de Suiza, “el margen de maniobra del gobierno es estrecho”. No obstante, advierte, por otra parte:

“Es totalmente inhabitual que el Consejo Federal anuncie que hay 2 mil millones a disposición, sin decir lo que se hará con ello. Normalmente se procede a la inversa: se definen objetivos y proyectos y después se fija el monto disponible”. Otorgar esta fuerte suma es un gesto fuerte, pero sobre todo es de carácter psicológico, añade.

“Las ganancias, privadas; las perdidas, al Estado"

Para el comentarista del diario de Zúrich ‘Tages-Anzeiger’ (TA), “se podía esperar que, tras la reunión de ayer, el gobierno pudiese haber presentado medidas bien meditadas y maduras”, puesto que la industria de exportación y el turismo padecen desde hace meses las consecuencias de la paridad del franco. Pero el Gobierno Federal no estaba listo, advierte.

Tajante, Iwan Städler del TA se pregunta por qué el gobierno debería regalar a la iniciativa privada en crisis aportes tales como la reducción de las cargas sociales a exportadores y hoteleros, apenas una de las ideas para decidir cómo establecer el respaldo.

Para el comentarista sería suficiente que el pago de estos montos se aplazara hasta mejores tiempos. “Si el gobierno renuncia a estos ingresos, asume de facto una parte del riesgo empresarial, en el que se incluyen también las fluctuaciones monetarias. Esto, pese a que en los buenos tiempos, hasta ahora, a un exportador jamás se le ha ocurrido  la idea de proponer mayores pagos sociales. El Consejo Federal debe permitir que se le critique el hecho de que decida: las ganancias son privadas, las perdidas, del Estado,"

En el mismo tono se expresa Simon Gemperli del ‘Neue Zürcher Zeitung’ (NZZ), diario de referencia de Zúrich: “Reducciones de costos temporales’, para los sectores de exportación y turismo no convencen”.

“Si se subvenciona un sector completo, no se llegará lejos con algunos cientos de millones de francos”.

Eventuales controles

El ‘Corriere del Ticino’, el principal diario suizo en lengua italiana, advierte que “para dar un juicio definitivo de la decisión de Berna hay que esperar a la articulación de las medidas”. Y si bien considera que la reacción es positiva y podría traducirse en pasos positivos, “habrá que evitar que se otorguen flujos de ayuda pública excesivos y se requerirá que los efectos de las medidas sean bien cuantificados. Suiza tiene hoy buenas cuentas públicas, uno de los motivos de su buena posición, debido a su carácter previsor”.

De la prensa internacional, el ‘Financial Times’ habla sobre el caso suizo en el contexto mundial: “Estos días, las monedas se asemejan a las familias, todas más o menos disfuncionales, por lo que los gobiernos deben decidir si se permiten la neurosis o las tratan con terapia”.

“A Suiza puede perdonársele sentir que los problemas del mundo están sobre sus hombros. Solo una pequeña diversificación entre las monedas de la eurozona y de Estados Unidos y la paridad libre del franco suizo se traduce en un efecto enorme para la economía helvética”.

El diario de Londres señala que el Banco Nacional Suizo tal vez deba recurrir a controles de capital, que bien pueden ser vistos como una prescripción adecuada ahora para los países ricos en el marco de la medicación antipsicótica".

DATOS CLAVE

El franco suizo pasó de una paridad promedio de 1,50 francos suizos por euro en diciembre del 2009 a una de un franco por euro este mes (09.08), trayectoria que merma la competitividad de las empresas suizas.

Para provocar la depreciación del franco frente al euro y el dólar, este mes, el banco central ha ampliado de 30.000 a 200.000 millones de francos los depósitos a la vista de los bancos.

El gobierno anunció ayer un programa de apoyos que permitirá la recuperación de los sectores productivos más dañados por el franco fuerte.

La Confederación Helvética destinará un total de 2.000 millones de francos suizos para poner en marcha una serie de medidas destinadas a apuntalar a las empresas exportadoras, al turismo, la innovación, la investigación, la infraestructura y los consumidores.

swissinfo.ch



Enlaces

×