Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Buenas maneras" Cuando Ginebra pone la alfombra roja

Ginebra tiene más recepciones protocolarias y conferencias internacionales que cualquier otra ciudad del mundo. En el aeropuerto, un grupo de trabajo se asegura ofrecer una bienvenida adecuada para recibir a jefes de Estado, príncipes y diplomáticos de alto rango. Una exposición fotográfica nos lleva entre bastidores.

El año pasado, Ginebra dio la bienvenida a unas 4 700 personalidades internacionales, entre ellas 97 Jefes de Estado, 44 primeros ministros, más de 2 000 ministros y cerca de 700 miembros de familias reales.

Las autoridades locales afirman que hay "más recepciones protocolarias en Ginebra que en Nueva York y más conferencias internacionales que en cualquier otra ciudad del mundo".

En 2016, se celebraron 2 831 conferencias internacionales en la ciudad que alberga la sede europea de las Naciones Unidas y 37 organismos internacionales, entre ellos, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Durante los últimos 15 años, el fotógrafo Mohammed Zouhri ha seguido las llegadas y salidas de líderes mundiales y diplomáticos de alto nivel a Ginebra. Una exposición de su obra, titulada ‘Protocolo, recepción, protección’, nos lleva entre bastidores de esta actividad poco conocida de los funcionarios internacionales en Ginebra. Instalada al aire libre en el Quai Général-Guisan, junto al lago, la exposición estará abierta hasta el 21 de mayo.

"Este tipo de cosas no existen en ningún otro lugar", dijo Zouhri a swissinfo.ch. "Es un engranaje bien engrasado. Las personas de este nivel han sido acogidas durante más de 30 años. Todo está perfectamente sincronizado".

La imagen de Ginebra

Para François Longchamp, presidente del gobierno cantonal saliente, la experiencia de Ginebra y Suiza con las "buenas formas de Estado" es mucho más que un momento y una protección perfectos. "También se trata de la franqueza de las miradas que se intercambian y de la calidad de los discursos introductorios", dice.

Longchamp mencionó este particular saber hacer diplomático en un discurso pronunciado hace dos años en la inauguración de una exposición fotográfica similar.

"Sé, después de presenciar situaciones complicadas, que en todo el mundo hay personas altamente educadas y otras con una educación rudimentaria y que a veces tienen puestos muy altos", señaló, dirigiéndose al servicio del Protocolo de Ginebra.

"Debes darles la bienvenida a todos con la misma sonrisa, talento y paciencia. Lo haces brillantemente y con ello transmites la imagen de Ginebra, quizás la más importante, porque es lo primero que ven los visitantes cuando aterrizan en el aeropuerto".