Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

¿Concubinato o matrimonio?


Los suizos prefieren casarse antes de tener hijos




 (blumebild.com)
(blumebild.com)

En Suiza, la tasa de niños nacidos fuera del matrimonio es un 50% menor que el promedio europeo. Muchas parejas solo deciden casarse cuando ya hay un bebé en camino, sobre todo por razones jurídicas. Pero esto podría cambiar.

Heinz Stoller y Ariane Senn contrajeron matrimonio en agosto. Su bebé nació dos meses después.

Independientemente del regocijo de familiares y amigos, en la esfera íntima, esta pareja, que vive cerca de Berna, sopesó cuidadosamente la decisión.

Para Heinz, la protección a su pareja y mejores derechos de visita en el eventual caso de divorcio tuvieron prioridad para elegir la boda, antes de la llegada del bebé. Ariane concluye: “Todo es más sencillo cuando uno es padre bajo el contrato matrimonial”.

De acuerdo con las estadísticas publicadas este verano, solo 20,2% de los nacimientos registrados en Suiza en 2012 se produjeron fuera del contexto tradicional del matrimonio. En Europa, el porcentaje es de 39%, es decir, casi el doble de los niños nace sin que sus progenitores estén casados.

En los países escandinavos y en Francia, la cuota de nacimientos en estas condiciones alcanza, incluso, el 50%.

Entre los países vecinos a Suiza, solo Italia conserva una cifra similar a la helvética: 23%.

Política tradicional

“Creo que la situación en Suiza se debe al contexto político local, pues en este país hay diferencias de trato para los hijos nacidos fuera del matrimonio”, indica Sebastian Klüsener, del Instituto Max Planck, en Alemania, que en 2012 publicó un estudio europeo sobre el tema.

"En Suiza, si el padre quiere, por ejemplo, que su hijo lleve su apellido, hay que pasar por un procedimiento muy tedioso. Para evitar este problema burocrático, muchas parejas se casan antes de que nazca su hijo.”

“En países vecinos, como Francia, ocurre justamente lo contrario”, agrega Klüsener. Suiza es aún conservadora en ese sentido. Aquellos que viven en concubinato deben realizar mayores trámites administrativos para que el padre comparta también la custodia de los hijos, una vez que los haya reconocido.

Los padres que viven en concubinato deben presentar una solicitud para que el niño adquiera el apellido paterno. De lo contrario, automáticamente se concede el de la madre al recién nacido.

De acuerdo con Jean-Marie Le Goff, socióloga de la Universidad de Lausana, los padres que viven en concubinato saben que sus derechos pueden ser limitados.

Hijos nacidos fuera del matrimonio en Europa

Grecia: 7,4% (2011)

Suiza: 20,2% (2012)

Italia: 23,4% (2011)

Alemania: 34,1% (2012)

España: 35,5% (2012)

Media en la Unión Europea:

39,5% (2011)

 

Austria: 41,5% (2012)

Gran Bretaña: 47,6% (2012)

Suecia: 54,5% (2012)

Francia: 55,8% (2011)

Noruega: 56,5% (2012)

(Fuentes: Eurostat, OFE)

No solo se trata de llevar el apellido

En el marco de un estudio al respecto, la mayoría de los padres no casados  prefiere evitar trámites burocráticos relacionados con el reconocimiento de su paternidad. No obstante, a nivel emocional, admiten que les molesta que su hijo no lleve su apellido. Además, “Se sienten excluidos de la familia”, observa le Goff.

Por estas razones, son normalmente los hombres los que solicitan a su pareja el matrimonio cuando ya un hijo está en camino, agrega la socióloga.

Efectivamente, si se mira la página dominical ‘Just Married’ del diario zuriqués Neue Zürcher Zeitung (NZZ), uno aprecia que cada vez más recién casados evidencian la pronta llegada de un bebé.

De acuerdo con Markus Theunert, portavoz de la asociación paterna ‘maenner.ch’, mucha gente asocia el amor verdadero con el matrimonio, a pesar de que en Suiza cada segundo matrimonio termina, tarde o temprano, en divorcio.

“Pero también la situación jurídica es una razón para contraer matrimonio, ya que los varones que viven en concubinato se ven más discriminados como padres  que los hombres casados”.

“La custodia compartida de los hijos se concede siempre de la madre, en caso de ruptura de una relación en concubinato. Si ella se opone a compartirla, el padre solo tiene derecho a pagar la pensión de alimentos y a ver a su hijo dos fines de semana al mes, con suerte”.

Revisión de ley

En 1976, la Ley de Derechos del Menor se modificó para tratar con equidad a los niños de padres casados o en concubinato en lo que respecta a la herencia, pero no en términos de autoridad parental (derechos y obligaciones para tomar decisiones concernientes al hijo). En el caso de padres que viven en concubinato, el derecho se concede automáticamente a la madre.

La Ley del Divorcio fue modificada en 2000, a fin de que los padres en concubinato que se separan puedan compartir la custodia de los hijos. En caso de divorcio, los padres pueden solicitar la custodia conjunta ante tribunales. Si no lo hacen, la custodia se concede solo a uno de los progenitores.

El Código Civil Suizo está en revisión actualmente para que en el futuro se otorgue la custodia compartida a ambos, sin distinción entre parejas casadas o en concubinato. Solo se negará en caso de enfermedad, violencia o ausencia de uno de los padres. También se prevén modificaciones en la pensión alimenticia.

El proceso de consultación sobre la ley ha terminado y el Ministerio de Justicia anunció que trabajará en el borrador de la nueva legislación hasta finales de este 2013.

 (Fuente: Ministerio de Justicia)

¿Casarse o no?

Pero hay signos de que esto pueda cambiar. Las estadísticas pueden mostrar una cuota relativamente baja de parejas no casadas con hijos, pero en 2012 fue la primera vez que este porcentaje alcanzó 20% en el último quinquenio. Esta cifra, incluso, aumentó 6,2 % entre 2011 y 2012, y casi se duplicó en la última década, según  la Oficina Federal de Estadísticas (OFE).

Algunos consideran que dejará de ser un tabú tener hijos sin casarse, pues cada vez más parejas viven en concubinato.

Nicole Gerber y Christoph Balsiger, de Berna, tienen una hija de seis meses de edad. “Nos conocemos desde hace mucho, pero vivimos juntos desde hace muy poco“, indica Nicole.

“Con mi embarazo, nos planteamos contraer matrimonio y decidimos que tal vez elijamos esa opción en el futuro. Por ahora no necesitamos un contrato matrimonial para ser felices”.

Además, a la pareja no le parecieron tediosos los pasos administrativos para reconocer a su hija en común y compartir la custodia. Requirieron solo de media hora para abordarlo con las autoridades.

Gerber considera que la cuestión del matrimonio más bien tiene que ver con una perspectiva generacional.

Cambios jurídicos la vista

En junio de 2013, el Parlamento suizo aprobó una ley que otorga la custodia compartida de modo automático, independientemente del estado civil de la pareja.

De acuerdo con el Ministerio de Justicia, lo primordial es el bienestar del menor: “El niño tiene derecho a que sus padres compartan la responsabilidad de su desarrollo y su educación, aunque no se hayan casado”.

Solo cuando haya que proteger el interés del menor, no se otorgará la custodia compartida.

La ley puede ser aún objeto de un referendo hasta el 10 de octubre próximo. Sin embargo, a falta de la recolecta de firmas para tal efecto, se estima que podrá entrar en vigor a partir de enero de 2014.

swissinfo.ch



Enlaces

×