Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

'Desaparecidos' en Colombia El derecho de decir adiós

gente in processione verso il cimitero

Procesión hacia el cementerio de Medellín del Ariari, en Colombia.

(Stefania Summermatter)

En más de cincuenta años de conflicto armado en Colombia, decenas de miles de personas han sido asesinadas y desaparecidas en el aire. Hoy, los familiares de los llamados "desaparecidos" exigen verdad y justicia, en parte gracias a la ayuda de Suiza. Reportaje.

Era una cálida mañana de noviembre de 1999. Jolman Lozano se levantó temprano, como siempre. Tenía 25 años y trabajaba como conductor independiente en Medellín del AriariEnlace externo, una pequeña aldea agrícola a 200 km al sur de Bogotá.


Este artículo ha sido financiado a través del fondo para los medios de comunicación de la Asociación "real21 - Comprender el mundoEnlace externo"

Fin del recuadro

Ese día se le encomendó la tarea de transportar a los médicos, cuando en el camino dos hombres detuvieron su vehículo. Paramilitares del bloque Centauros, se lee en el informe de la Fiscalía. A los dos médicos los dejaron partir, pero Jolman fue tomado como rehén y luego asesinado brutalmente. Su cuerpo lo hicieron desaparecer.

Desde ese jueves de noviembre, su hermana Azucena Loaiza nunca dejó de buscarlo. "A veces alguien me decía que lo habían visto en alguna parte y entonces recomenzaba la espera para volverlo a ver, pero en el fondo sabía que nunca volvería”.

Casi por casualidad el cuerpo de Jolman fue encontrado en 2011 en una finca agrícola. Sus restos fueron identificados en 2016, gracias a las pruebas de ADN, y volvieron a su familia dos años más tarde. "En comparación con otras personas, todavía me siento afortunada, porque, aunque tuve que esperar 19 años, hoy por fin puedo despedirme de mi hermano", indica Azucena, en cuyo rostro las lágrimas no cesan.

Durante los más de cincuenta años de conflicto armado, las desapariciones forzadas fueron de hecho moneda corriente en Colombia. El Centro Nacional de Memoria HistóricaEnlace externo, cuya labor fue acompañada y financiada por Suiza, estima que entre 1970 y 2015 al menos 60 600 personas fueron asesinadas y no se sabe dónde quedaron sus restos. El 92% de todas esas vidas con nombre y apellido siguen en una lista macabra que no muestra signos de disminuir bajo la designación de ‘desaparecidos’.

Un momento de luto y esperanza

Para el funeral de Jolman, Azucena eligió el blanco, el color de la paz. En sus brazos sostiene un pequeño ataúd, fragmentos de huesos que han sobrevivido a las inclemencias del tiempo. Esta tarde, a principios de marzo, la iglesia de Medellín del Ariari está llena de gente. Es la primera vez que el pueblo acoge una ceremonia de restitución del cuerpo de una víctima del conflicto y para la población local es un momento colectivo de luto, pero también de esperanza.

Ubicado en una región estratégica entre la cordillera y la selva, el Alto Ariari ha sido considerado desde hace mucho tiempo como una "zona rosa"Enlace externo debido a la presencia de los guerrilleros de las FARC.

Aislada y estigmatizada, desde los años ochenta la población ha sido víctima de una larga serie de abusos a manos de los paramilitares, el ejército y la guerrilla. "En estas aldeas murieron cientos de personas y muchas familias tuvieron que marcharse a causa de la violencia. A principios de la década del 2000, algunos pueblos estaban completamente desiertos", recuerda el sacerdote Henry Ramírez Soler, quien acompaña a las comunidades del Alto Ariari desde 1996.

"Esta mañana me he despertado con un velo de tristeza, porque, aunque hoy acogemos el cuerpo de Jolman, todavía faltan demasiadas personas por recuperar", lamenta el misionero claretiano.

"En estos pueblos han muerto centenas de personas"

Henry Ramírez Soler, misionero

Fin de la cita

144 años para identificar a los muertos

La investigación y la identificación de los desaparecidos es uno de los principales desafíos a los que se enfrentará Colombia en los próximos decenios, advierte Joelle Kuhn, de Ginebra, responsable en Bogotá del expediente para el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Sin embargo, el gobierno aún no ha asignado los recursos financieros necesarios para satisfacer esta necesidad humanitaria y la tan esperada Unidad de Investigación de Personas Desaparecidas, cuya creación está acompañada por el Ministerio de Exteriores de Suiza, aún no está operativa. Y esto a más de un año desde la firma de los acuerdos de paz.

Considerado uno de los principales expertos del país en el campo de la investigación de los desaparecidos, el padre Henry Ramírez Soler es lapidario: "Hemos calculado que si seguimos a este ritmo se necesitarán al menos 144 años para identificar a todos los muertos en el conflicto colombiano. ¿Cómo podemos pensar en construir la paz en estas condiciones?"

"Sin un cuerpo es imposible comenzar un luto"

El misionero claretiano, licenciado en Filosofía, Teología y Sociología, Henry Ramírez Soler llegó a Medellín del Ariari a los 22 años. Era 1996, ...

Archivo de memoria

Con el acuerdo de paEnlace externoz entre las FARC y el gobierno colombiano, firmado en noviembre de 2016 y depositado en Suiza, cada vez más víctimas han encontrado el valor de denunciar abiertamente la desaparición de sus seres queridos.

Verdad y Justicia "La paz en Colombia, no a expensas de las víctimas"

Más de un año después de la firma del acuerdo de paz entre las FARC y el Gobierno colombiano, muchas víctimas del conflicto siguen esperando ...

Un reto considerable, dado que los responsables de los crímenes no han sido castigados, explica Yina Avella, licenciada en Derecho por la Universidad de Neuchâtel. Hija de refugiados colombianos en Suiza, esta joven acompaña desde hace un año a la Corporación Claretiana Norman Pérez Bello en la defensa jurídica de las víctimas del conflicto, como colaboradora de la ONG suiza COMUNDOEnlace externo.

Junto al Padre Henry, Yina Avella está creando un archivo de la memoria, con casos no resueltos de "desaparecidos". "Por ejemplo, hay personas que han presentado una queja, pero después de 15 o 20 años todavía no saben dónde fueron enterrados sus seres queridos. Hay personas que ni siquiera recuerdan si presentaron una queja y a qué entidad. Por lo tanto, es importante recopilar información de manera sistemática para tener un mínimo de posibilidades de obtener justicia".

Justicia que Azucena aún no ha logrado. La investigación del asesinato de Jolman sigue abierta. ¿Quién lo mató y por qué? Respuestas que Azucena necesita para finalmente dar vuelta a la página de esta tragedia y tal vez, llenar de algún modo ese vacío que duele mucho, pese a que casi dos décadas han pasado de la pérdida de su ser querido. El desafío de una paz duradera en Colombia también significa resolver esto.

El conflicto colombiano en cifras

En más de cincuenta años, este conflicto armado se ha cobrado más de 8,5 millones de víctimas, entre ellos unos 250 000 muertos (80%, civiles) y decenas de miles de "desaparecidos".

Según el informe ¡Basta ya!Enlace externo realizado por el Centro Nacional de la Memoria Histórica- de los casi 2 000 casos de masacres registradas entre 1980 y 2012, alrededor del 60% fueron cometidas por grupos paramilitares, el 17% por grupos guerrilleros, el 8% por el ejército regular y el 15% restante por grupos armados no identificados.

Colombia también tiene el mayor número de desplazados internos del mundo, más de 7 millones según el informe 2016 de ACNUREnlace externo.

Fin del recuadro


(Traducción del original en italiano: Patricia Islas)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes