Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

#GenerationE: los jóvenes emigrantes “Este país me ofreció un futuro mejor”

Fran Varela Lojo, arquitecto gallego

Fran Varela Lojo se siente un privilegiado por vivir en Suiza, pero no puede evitar echar de menos el mar y las ventajas de una ciudad costera, como su Coruña natal.  

(Pierre-Yves Massot)

Fran Varela Lojo representa al prototipo de joven español emigrado a causa de la reciente crisis. Este arquitecto gallego de 34 años llegó a Suiza en 2014 desde su Coruña natal. Sus abuelos fueron emigrantes en Alemania en los años 60 y le sirven de ejemplo.

“A los emigrantes de los años 60, como mis abuelos, les debemos parte del coraje que tenemos nosotros hoy”

Fin de la cita

“En 2009 hice un viaje hasta aquí en coche y el país me encantó. Siempre pensé que volvería”. Así recuerda Fran Varela Lojo su primer encuentro con Suiza. Unos años más tarde, en 2014, puso rumbo a Lausana para quedarse. “Este país me ofreció lo que España no: un futuro mejor”. A sus 34 años reconoce “haber encontrado su sitio” a pesar de que “no sabe dónde estará dentro de unos años”.

Su carrera profesional, como arquitecto en España y un proyecto como emprendedor en su Coruña natal, quedaron a un lado en cuanto tuvo la oportunidad de emigrar a Suiza. “Yo ya conocía la alta calidad en la edificación suiza y cómo se trabajaba aquí. No era posible rechazar el trabajo que me ofrecieron”, dice el joven. Además, con la crisis española aún haciendo estragos por aquel entonces, lo más sensato era no cerrar aquella puerta que se abría, aunque estuviera a 1 700 kilómetros de su casa.

La valentía del siglo XXI se mide en acciones como esta: “Además de un proyecto incipiente, dejé familia, amigos y una novia (que meses más tarde le siguió a Suiza) para crecer en un país que, a pesar de la amabilidad de su gente y de todas sus bondades, no es el tuyo”. Como él, más de 100 000 españoles residen en Suiza, según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística de España, la mayoría entre los 30 y los 50 años y de procedencia gallega.

La relación de esta Comunidad Autónoma con el país alpino es estrecha desde aquellos primeros emigrantes que llegaron en la década de los 60. “A ellos, como también lo fueron mis abuelos en Alemania, les debemos parte del coraje que tenemos nosotros hoy. Mis abuelos no pudieron volver en cinco años a España, nosotros lo tenemos más fácil”, afirma el arquitecto.

De La Coruña a La Gruyère

“Tras una primera parada en el cantón de Vaud, encontré trabajo en Friburgo. Desde el primer momento la zona que más me impresionó del país fue la región de Gruyère. Y hoy, tres años más tarde, me siguen impactando sus paisajes; me siento un privilegiado por vivir aquí”, cuenta Fran. “Eso sí, no puedo evitar echar de menos el mar y todo lo bueno que tiene vivir en una ciudad costera. Incluido el tiempo”, añade.

Fran afirma que “lo mejor de vivir fuera es conocer una cultura diferente, tan lejana en algunos puntos a la española. Hay pocas cosas que no me gusten de Suiza. Quizá la inflexibilidad en algunos ámbitos como los horarios”, y añade que, a pesar de todo eso, “es indudable que la calidad de vida que tenemos en Suiza la hay en pocos lugares del mundo. Es un privilegio”.

En el ámbito profesional, Fran percibe “que la trayectoria siempre va en ascenso, siempre es posible una mejora. Una esperanza que en mi país de origen ya estaba perdida”.

En estos momentos el arquitecto se encuentra en uno de los proyectos más importantes de su carrera. El estudio en el que trabaja (Atelier d’Architecture Charrière PartenairesEnlace externo) ha sido diseñado el nuevo edificio de la compañía eléctrica Groupe E ConnectEnlace externo en Matran (Friburgo). “Para mí es todo un reto poder participar en la proyección de algo tan importante para la economía del cantón. Además, se trata de una gran inversión (cerca de 6 millones de francos suizos) y que dará empleo directo a un buen número de personas”. 

En el ámbito personal supone un avance en su integración en Suiza y un paso más para asentarse aquí.

De carrera en carrera

Hay otra faceta de Fran Varela que ha ganado también con su vida en Suiza: la deportiva. Aficionado al ’running’ desde hace años, el gallego reconoce “vivir en uno de los mejores lugares para ello: pasar de la ciudad al campo en solo unos minutos es un sueño para un amante del deporte”, dice.

Su afición le ha llevado a correr muchas de las carreras que se celebran en Suiza, pero “sin lugar a dudas, la mítica Morat-Fribourg es mi preferida. Por la historia que representa (el trayecto que realizó el mensajero para avisar de la victoria sobre el Duque de Borgoña en 1476) y por el ambiente que se vive”, cuenta. Buena prueba de que a través del deporte también es posible involucrarse en la sociedad de un país.

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×