Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Josef Lang «La democracia española necesita más participación ciudadana y más federalismo»

El nuevo presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (izq), asume el cargo ante el rey Felipe VI

El nuevo presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (izq), asume el cargo ante el rey Felipe VI y su predecesor, Mariano Rajoy (der), el 2 de junio de 2018 en el Palacio de la Zarzuela, en Madrid.

(AFP)

Partidario de un papel más activo de Suiza en el conflicto catalán, el historiador y político suizo Josef Lang advierte que el nuevo presidente español, Pedro Sánchez, deberá romper con la política del anterior gobierno pero que el Partido Socialista deberá hacerlo también con su propia política.

Militante del partido de los Verdes Alternativos, Lang sigue desde hace cuatro décadas los derroteros de la política española y en marzo pasado mantuvo en Berna una charla privada con el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. En entrevista con swissinfo.ch analiza el momento actual del país ibérico.

swissinfo: Usted ha seguido los acontecimientos de las dos últimas semanas en España. ¿Qué impresión le ha dejado el debate parlamentario sobre la moción de censura?

Josef Lang: Por un lado, el debate ha evidenciado que el tiempo era más que maduro para la destitución del Partido Popular [PP] al frente del gobierno. Y por otro, se ha podido ver que tres factores se han reforzado mutuamente. Un factor es seguramente la corrupción. Al final fue decisiva la sentencia en el caso «Gürtel». El PP es el partido más corrupto de Europa y habría caído mucho antes si hubiese gobernado en otro país. El segundo elemento es el método represivo con el que los posfranquistas gestionaron el movimiento separatista y las manifestaciones ciudadanas, agravando la situación política. Y para los socialistas fue cada vez más difícil sostener el pacto con los posfranquistas y con Ciudadanos, la segunda formación política de derechas. El tercer factor tiene que ver con las crecientes inquietudes sociales en el país, especialmente de los jubilados y las mujeres. La conjugación de estos tres factores se reflejó en el debate y fue decisivo para que prosperara la moción. 

España vive un momento histórico. La primera moción de censura en tiempos de democracia hizo caer al Partido Popular y el país enfrenta el reto de poner coto a la corrupción, saldar una importante deuda social y resolver las tensiones independentistas. swissinfo.ch ha solicitado el análisis de diferentes expertos sobre el momento actual del país ibérico.    

Fin del recuadro

swissinfo: Usted habla de posfranquistas. ¿A quién se refiere?

J. L.: Me refiero a los militantes del PP. Con ello quiero decir dos cosas: por un lado, es cierto que los populares ya no son franquistas, pero, por otro, tampoco han roto del todo con el franquismo. 

swissinfo: Después de tres intentos fallidos es la primera vez en cuarenta años de democracia que el Congreso aprueba una moción de censura. ¿Por qué ha funcionado esta vez?

J. L.: Un factor fue que el PP gobernó en minoría y otro que la división de la izquierda entre PSOE [Partido Socialista Obrero Español] y Unidos Podemos no tuvo ningún papel. Pero también influyó otro factor nuevo, el hecho de que catalanes y vascos decidieran apoyar la moción unánimemente. 

swissinfo: ¿Cuál fue el factor que provocó el voto favorable del Partido Nacionalista Vasco [PNV]?

J. L.: El PNV declaró que la sentencia judicial en el caso «Gürtel» conmovió tanto a la sociedad, que no podía seguir sosteniendo un gobierno sacudido por la corrupción. No descarto que esta explicación sea sincera, pero creo que es insuficiente. El PNV condicionó su voto favorable al presupuesto general del Estado a la retirada del artículo 155 de la Constitución. Con la aprobación de los presupuestos incumplió su promesa, lo cual le estaba costando muchas simpatías en el País Vasco. Le hubiese salido muy caro, si hubiese decidido volver a salvar al Ejecutivo popular. 

swissinfo: Mariano Rajoy gobernó en minoría durante los últimos dos años. Ahora, Sánchez anunció que hará lo mismo, pero apoyándose en tan solo 84 diputados. ¿Qué perspectivas tiene este gobierno?

J. L.: Si Sánchez decide gobernar apoyándose en las fuerzas políticas que han contribuido a derrumbar al gobierno conservador, conseguirá mantenerse en el poder. Si decide acometer el problema de la corrupción y de la herencia franquista, que sigue sin resolverse, si decide abrir un diálogo sólido con Cataluña y toma en serio los movimientos sociales, entonces podrá contar con el apoyo de aquellas formaciones políticas que le han dado la victoria. Pero si decide volver al viejo patrón de buscar el apoyo de Ciudadanos [partido liberal-conservador], que en muchas cuestiones es aún más de derechas que el propio PP, entonces perderá tanto el apoyo de catalanes y vascos como el de Podemos, sin a cambio ganarse el de Ciudadanos, que quiere que se celebren elecciones lo antes posible. 

swissinfo: Pablo Iglesias, el secretario general de Podemos, propuso formar una coalición. Pero Sánchez prefiere gobernar en solitario. ¿No cree que una coalición sería la mejor opción?

Josef Lang, historiador, escritor y político. (Cortesía)

(swissinfo.ch)

J. L.: Personalmente, recomendaría a Podemos elegir el camino que emprendió la izquierda en Portugal, es decir, apoyar al gobierno en las medidas progresistas sin formar parte de él. Podemos tendrá más influencia en la política del gobierno si se mantiene fuera, porque en el caso contrario tendría que compartir sus políticas. Desde fuera le puede decir al gobierno cuándo lo apoya y cuándo no. Cada vez que el gobierno socialista decidiera emprender medidas regresivas, tendría que ponerse de acuerdo con la derecha. 

swissinfo: ¿Por qué cree que Sánchez quiere gobernar en minoría? 

J. L.: Me cuesta más comprender por qué Sánchez no quiere formar gobierno con Podemos que comprender por qué Iglesias quiere formar parte de él. 

swissinfo: La destitución de Rajoy en la jefatura del gobierno supuso un momento histórico. Pero durante gran parte del debate de la moción se ausentó del hemiciclo. ¿Qué explicación tiene su ausencia?

J. L.: Hay dos explicaciones posibles. Una psicológica, es decir, no quería presenciar su propio entierro político. Pero también hay una explicación política. Quizás necesitó ese tiempo para consultar los próximos pasos con personas de su confianza. Es posible que reflexionara también sobre si debía dimitir o no.

swissinfo: ¿Cree que Rajoy desaprovechó el momento oportuno para presentar su dimisión?

J. L.: Rajoy se hubiese tenido que dar cuenta que ya no podía ofrecer una salida al país cuando el movimiento soberanista alcanzó la cima del respaldo popular y cuando los independentistas ya no se dejaban intimidar tan fácilmente.

swissinfo: ¿Qué balance hace de los siete años de gobierno de Rajoy?

J. L.: El balance es fatal en todos los niveles, aunque no tan malo como el de José María Aznar, que metió a España en la guerra de Irak. Los aspectos más negativos fueron la gestión del conflicto catalán y el desmantelamiento de las libertades. Tan dramático fueron ambos asuntos que incluso se empezaron a preocupar algunas organizaciones internacionales. También contribuyeron al balance negativo el cuestionamiento y la desarticulación parcial de la división de poderes, aunque al final sí logró prevalecer en los casos de corrupción. Y, por último, desempeñó un papel crucial la enorme corrupción, y también la manera en que Rajoy se desentendía de la misma. No hemos presenciado solo la caída de un gobierno, sino también el comienzo del fin de un partido. 

swissinfo: ¿Cree que al PP le pasará lo mismo como a Unión de Centro Democrático [UCD] en los años ochenta?

J. L.: Sí. Cabe dentro de mis conjeturas que Ciudadanos sustituirá al PP, como en su día lo hizo Alianza Popular con UCD. ¿Qué pasará si el PP se ve superado por Ciudadanos en las próximas elecciones autonómicas de Andalucía?

swissinfo: España tiene que afrontar muchos desafíos. ¿Qué es lo primero que debe hacer Sánchez? 

J. L.: Lo primero que debería hacer es liberar a los presos catalanes. 

swissinfo: ¿Cómo cree que podrá solucionar el asunto catalán?

J. L.: Tengo muchas dudas si lo va a conseguir. Solo existe una solución: hay que dar a los catalanes el derecho a decidir. Para ello es necesaria una revisión de la Constitución, algo que aquí en Suiza sucede cada año. El derecho a decidir de las minorías nacionales debería legalizarse e introducirse en una futura carta magna. Con ello se lograría desdramatizar la cuestión nacional, del mismo modo como lo consiguieron los canadienses en Quebec y los británicos en Escocia. Mientras el Estado español no decida emprender este camino, no se atenuará el conflicto. 

swissinfo: Muchos políticos y líderes independentistas catalanes se encuentran en prisión o fuera del alcance de la justicia española. ¿Cómo podrá resolverse este problema?

J. L.: Un primer paso sería el traslado de los encarcelados a Cataluña, lo cual es competencia del Ejecutivo. Pero, en el fondo, deberían poder volver a la política, al igual que los exiliados. 

swissinfo: Pero la excarcelación depende de los tribunales.

J. L.: El problema es que el PP ha puesto en tela de juicio la división de los poderes con su gestión del proceso independentista. Los tribunales han tomado decisiones equivocadas por culpa de la presión política. El camino más sencillo sería el nombramiento de un fiscal liberal para que retirase las acusaciones y propusiese a los jueces la excarcelación de los presos. 

swissinfo: ¿Cuestiona usted la independencia del poder judicial en España?

J. L.: La cuestiono en relación con Cataluña. Pero no lo hago solo yo. Lo hacen también organismos internacionales. Sin embargo, en el proceso de la «Gürtel» se mantuvo intacta. Supongo que fue demasiado contundente la fuerza probatoria de los hechos.

swissinfo: ¿Cómo valora usted las relaciones bilaterales entre Suiza y España y cómo van a evolucionar ahora con el nuevo gobierno?

J. L.: La Confederación defiende una política consecuente de no extraditar a perseguidos políticos, sobre todo si no acuden a la violencia. La gestión del conflicto catalán ha contribuido al aumento de las tensiones entre Berna y Madrid. Estoy convencido de que los político suizos, tanto de izquierdas como de derechas, comparten la esperanza de que con el nuevo gobierno irán disminuyendo y cesarán finalmente las presiones sobre Suiza. El pasado marzo mantuve una conversación de casi una hora con Carles Puigdemont cuando estuvo en Berna. Hablamos de democracia directa y federalismo. Creo que en ambas cuestiones podría Suiza aportar algo en una futura revisión de la Constitución. Se trata de permitir que haya más participación ciudadana y más federalismo. Además, Suiza podría intermediar en el diálogo entre Madrid y Barcelona.

swissinfo: ¿Apoya usted el independentismo catalán?

J. L.: Apoyo el derecho a decidir de los catalanes. 

swissinfo: ¿Entonces no es partidario de una república independiente?

J. L.: Mi deseo sería que a largo plazo se abriera paso la idea de una confederación de repúblicas ibéricas, como se propagó por primera vez en los años treinta. Las relaciones entre los pueblos ibéricos tiene una larga historia, y por eso tendría sentido que siguieran manteniendo lazos de unión también en el futuro. Sin embargo, este tipo de confederación requeriría al menos un día de independencia para que se pudiera garantizar una decisión totalmente independiente. Pero si los catalanes no tuvieran otra opción que decidir entre un Estado unitario y la independencia, estaría a favor de la última. 

swissinfo: El viernes pasado la fiscalía de Schleswig-Holstein pidió la extradición de Puigdemont por rebelión. ¿Qué cree que va a suceder ahora?

J. L.: Pedro Sánchez cometería un gran error si permitiese que se encarcelara a Puigdemont tras una posible extradición a España. Supondría una prueba difícil para él. La cuestión es si se va a producir o no una ruptura con la política mantenida hasta ahora. Perdería todas sus bazas si decidiera continuar con la política actual. 

swissinfo: ¿Cree que la justicia alemana extraditará a Puigdemont?

J. L.: No, no creo que eso vaya a ocurrir. 

swissinfo: ¿Qué piensa que sucederá con las políticas catalanas Marta Rovira y Anna Gabriel, que residen en Ginebra?

J. L.: Mientras no estén garantizadas sus libertades, permanecerán en Ginebra. 

swissinfo: Desde la sentencia en el caso «Gürtel» se han precipitado los acontecimientos y en solo una semana cayó el gobierno. ¿Cree que hemos asistido a una semana histórica?

J. L.: Ya se verá si esta semana entrará en los anales de la historia. Será una semana histórica si Pedro Sánchez rompe con la política del anterior gobierno. Pero eso significa que su partido también deberá romper con su propia política. 


Josef Lang es historiador, escritor y político.

Entre 2003 y 2011 ocupó un escaño en el Consejo Nacional por los Verdes Alternativos del cantón de Zug.

En 1983 publicó su tesis doctoral sobre la historia del País Vasco durante el régimen franquista.

En los años ochenta estuvo casado con una salmantina.

Lang sigue la actualidad de la política española desde hace más de cuarenta años, especialmente la cuestión de los nacionalismos.

Su actividad política gira en torno al movimiento pacifista, siendo miembro de la junta directiva del Grupo por una Suiza sin Ejército (GSOA, por sus siglas en alemán).

Es autor de varios libros y publica con regularidad artículos de prensa. Actualmente, se dedica a escribir un libro sobre la historia de la democracia suiza.

Lang sostuvo una charla privada durante casi una hora con Carles Puigdemont, cuando este visitó la ciudad de Berna el pasado 19 de marzo, un día después de que el expresidente de la Generalitat celebrara una reunión con la exconsejera federal Micheline Calmy-Rey en Ginebra y una semana antes de que se produjera su detención en Alemania.

Fue la primera vez que se vieron. Hablaron sobre democracia directa y federalismo. Puigdemont se interesó por el funcionamiento del federalismo helvético y por la autonomía municipal y cantonal en aras de un futuro ordenamiento territorial en Cataluña. Quiso conocer más en detalle el derecho de iniciativa y de referéndum en Suiza y la cuestión del Jura.  

Fin del recuadro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes