Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

#LavidaenSuiza “Hoy los objetos perdidos se sustituyen más fácilmente”


móviles

Además de monederos, carteras, llaves e identificaciones, los teléfonos móviles son los objetos más comunes que personas honestas entregan a la Oficina de Objetos Perdidos de Berna, a la espera de que puedan recuperarlos sus dueños.

(swissinfo.ch)

En la Oficina de Objetos Perdidos de Berna casi la mitad de los cerca de 8 000 bienes que llegan al año vuelven a manos de sus dueños. Aquí también se dirigen los haberes recuperados por las Embajadas de Suiza en el mundo. Visita.

He encontrado una llave en una calle en la capital suiza y me dirijo a la Oficina de Objetos PerdidosEnlace externo para entregarla. Allí, el empleado que me atiende me pregunta el sitio y fecha del hallazgo, y mi dirección. “Si la recupera el dueño, le avisaremos para que acuda a recibir su recompensa. Por una llave son 5 francos”.

Stefan Walther, jefe de la Oficina me explica sobre el marco legal helvético: “La ley indica que si alguien encuentra un objeto con un valor mayor a 10 francos en un sitio público debe devolverlo a su dueño y si no lo conoce, debe dirigirlo a la policía o a los servicios de objetos perdidos en las comunas, encargados de recibirlos y en lo posible, encontrar a sus propietarios”.

Stefan Walther, jefe de la Oficina de Objetos Perdidos de Berna.

(swissinfo.ch)

Así lo indica el Código Civil en su artículo 720Enlace externo, pero en esta sociedad ¿cómo se transmite este deber cívico hoy día? “Yo y mis colegas observamos que las propias familias instruyen a sus hijos para traer los objetos perdidos en esta oficina. Los padres vienen con los niños para que ellos mismos los entreguen”.

Gratificación “adecuada”

El artículo 722Enlace externo del Código Civil indica que “una vez el bien se restituye a su propietario, la persona que lo encontró tiene derecho al reembolso de los gastos para devolverlo y a una gratificación adecuada”.

La regla general o el marco de referencia en la práctica es el pago del 10% del valor del objeto. Y a esto se sujeta la Oficina de Objetos Perdidos de Berna.

“Con base en esa evaluación calculamos un 5% de comisión por el resguardo más un 10% de gratificación que deberá pagar el propietario al recuperarlo”, indica Stefan Walther. Si se trata de anillos o cadenas, un joyero realiza la tasación.

Sin agradecimiento directo

Por ejemplo, el propietario de una cartera con 100 francos en su interior pagará al recuperarlo una comisión de resguardo de 5 francos y 10 francos más para recompensar a la persona que lo entregó. Si la cartera fuese de una marca cara, también se agrega el valor actual de este en el cálculo.

¿Y si alguien quiere agradecer personalmente a aquel que se preocupó por devolver su bien? “No podemos comunicar ni el nombre ni la dirección de la persona que devolvió el objeto por razones de protección de datos. En ese caso damos la opción al propietario de un objeto que escriba una carta de agradecimiento que dirigimos al recompensado”, explica Stefan Walther.

Un celular por día

Al lado del armario con las joyas y los relojes a la espera de sus dueños, conversamos sobre los objetos que nos rodean: Lo más valioso – en términos económicos- que ha pasado aquí en una década ha sido una cadena de un valor estimado de 17 000 francos. Lo menos imaginado: una dentadura postiza.

Los objetos más comunes que llegan al servicio son carteras, monederos, llaves, tarjetas de identificación y en los últimos años cada vez más teléfonos móviles. En 2017 fueron cerca de 400.

De Perú, Japón y sobre todo de Italia

Los objetos encontrados con alguna identificación de un ciudadano helvético en algún punto del globo y que se entregan a las Embajadas de Suiza se dirigen también a esta Oficina de Objetos Perdidos de Berna, según un acuerdo suscrito con el Ministerio de Asuntos Exteriores.

“La mayoría de objetos recibidos de las Embjajadas son carteras que contenían algún documento con el que pudo identificarse al dueño en Suiza”, explica Walther. Este servicio inició hace cinco años y se agradece mucho, indica el bernés.

45% de los objetos vuelven a su dueño

“Muchos de sus propietarios se sorprenden al saber que sus haberes están de vuelta en Suiza. Los contactamos por correo informándoles detalles del objeto y el costo a cubrir por su devolución.  Muchos aceptan gustosos el pago adicional por este servicio de envío desde el sitio donde se encontró”.

Si bien han llegado a este resguardo objetos de Bolivia, Perú, Japón o Israel, la mayoría proceden de países europeos. En 2017 llegaron de Italia 79 objetos, de España, 51; de Austria, 48; de Francia, 20 y de Portugal, 13.

Sujeff Nadarajan, en el mostrador de la Oficina de Objetos Perdidos de Berna.

(swissinfo.ch)

No obstante, el jefe de esta institución observa que en nuestras sociedades de consumo “hoy las cosas son mucho más sustituibles que hace 20 años; tienen menos valor para la gente, especialmente en el caso de ropa o teléfonos móviles”.

Pero advierte que eso no demerita la importancia de estas oficinas como intermediarias entre todos aquellos que contribuyen al esfuerzo de devolver las cosas a sus dueños. Entre ellos, los miembros de su equipo.

“Esta semana pude entregar una cadena a una persona que la había heredado de su madre hace 40 años. Me dio una gran alegría devolverla y evidentemente su dueña estaba muy contenta”, comenta con una gran sonrisa de satisfacción Sujeef Nadarajan, empleado desde hace 4 años en esta Oficina; y reitera: 

“Todos sabemos que hay que devolver las cosas a su dueño, lo aprendemos con la familia, en el jardín de niños, en la escuela. Y desde que trabajo aquí es mucho más evidente: espero encontrar a la persona que perdió su pertenencia”.


La obligación de devolver un bien a su dueño

Por ley se debe buscar al dueño de un objeto perdido y por ningún motivo permanecer con un objeto ajeno.

La primera reacción al hallar un objeto es indagar si hay algún documento que identifique y localice al dueño para devolvérselo directamente. Si el objeto tiene un valor superior a los 10 francos hay que dar aviso a la policía del hallazgo.

Si usted lo devuelve directamente a su dueño no debe exigir una recompensa a cambio de  la entrega del objeto. El dueño tendría derecho a demandarlo por extorsión.

Si usted encuentra un objeto abandonado en un sitio público y no puede identificar al dueño debe entregar el bien a la policía o al servicio más cercano de objetos perdidos.

El transporte público tiene sus propios centros para objetos perdidos.

Si usted encuentra o pierde un objeto en un establecimiento (restaurante, comercio, sala de conciertos o museo) se debe uno dirigir al personal para devolverlo. En este caso no hay derecho al reclamo de una gratificación.

La regla general de la gratificación en Suiza: 10% del valor del objeto. Sin embargo, entre mayor sea su valor, menor puede ser la gratificación.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes