Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

¡Los gitanos no viajan más que usted y que yo!




Alarmado por los prejuicios vehiculados por la campaña contra la extensión de la libre circulación a Rumania y Bulgaria, un grupo de ONG restablece algunos hechos con respecto a los roma, sedentarios desde hace tiempo.

Las explicaciones de Cristina Kruck, presidenta de la Rroma Foundation, ONG con sede en Zúrich y respaldada por el financiero George Soros.

En un comunicado publicado de manera reciente, la Organización Suiza de Ayuda a los Refugiados, Amnistía Internacional, la Sociedad para los Pueblos Amenazados, la Rroma Foundation y Humanrights.ch denuncian una campaña que sugiere que de 2 a 3 millones de "personas de viaje" vendrían a Suiza para mendigar o robar. Y ello, si los ciudadanos suizos aceptan el 8 de febrero próximo la reconducción del acuerdo con Bruselas sobre la libre circulación de personas y su extensión a Rumania y Bulgaria.

La presidenta de la Rroma Foundation, Cristina Kruck vive en Zúrich. Originaria de Estonia y de 73 años, creció en Suiza, trabajó en relaciones públicas y en el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), antes de comprometerse en la Rroma Foundation, una ONG con sede en Zúrich, respaldada por el financiero George Soros.

swissinfo: ¿Los prejuicios sobre los roma marcarán la campaña para la votación del 8 de febrero?

Cristina Kruck: En efecto. Hay anuncios en los diarios, declaraciones de políticos como Christoph Blocher que vehiculan estos prejuicios, comenzando por el nombre de "gentes de viaje".

Este mito es especialmente vivaz en Suiza. Ahora bien, desde hace muchos siglos, la gran mayoría de los roma son sedentarios. De los 12 millones que viven en Europa, 1% son todavía nómadas y en su mayoría pertenecen a los grupos de los sinti, los manuches o los kalderaches.

El miedo de una invasión de los roma en Suiza es completamente erróneo. Desde 2004, decenas de miles de entre ellos habrían tenido la posibilidad de venir a Suiza desde Hungría, República Checa, Eslovaquia, Polonia o los países bálticos, lo que no fue el caso.

swissinfo: En Suiza, se asocia a los roma con esas personas procedentes de Europa Oriental que mendigan en las grandes ciudades. ¿Es también un mito?

C.R.: Se trata de un pequeño grupo. La mayoría vienen de Francia y pueden ser originarios de Rumania.

swissinfo: ¿Los suizos no conocen entonces a los 50 o 60.000 roma instalados en su territorio?

C.R.: En efecto. Si me presento como tal, siempre me preguntan si sé leer y escribir. Los roma de Suiza prefieren ser lo más discretos posible, ya que es mejor pasar por yugoslavo que por roma.

La mayoría de los que viven en Suiza tienen el pasaporte helvético. Son restauradores, médicos, ingenieros o almacenistas. Vienen tanto de la otrora Yugoslavia como de Polonia u otras partes. Tienen su lengua y sus tradiciones, y al mismo tiempo están perfectamente integrados.

swissinfo: ¿En Suiza, se puede hablar de una comunidad unida?

C.R.: Somos unidos. Pero pertenecemos en primer lugar a nuestro grupo (kalderache, lovar, arlije, etc...), eventualmente a nuestro país de origen (la antigua Yugoslavia, Hungría, Polonia). Sin embargo, la mayoría de los roma que viven en Suiza son suizos y se sienten suizos.

swissinfo: ¿Considera que son discriminados en este país?

C.R.: Como lo muestra la campaña actual de afiches electorales, todos los argumentos contra los roma están basados en prejuicios y estereotipos. Al poner por delante su pertenencia, corren un gran riesgo de discriminación. Razón por la cual, la mayoría menciona sus orígenes nacionales (rumanos, húngaros, etc.). Lo que plantea mucho menos problemas.

Estos prejuicios son fuertes en Suiza. Pero también se desarrollaron en Europa Central desde la caída de la Unión Soviética, a raíz de las dificultades económicas. Un poco por todas partes, es preferible ocultar su pertenencia a la comunidad. Y esto para evitar ser considerado como pobre, ladrón y rodeado de numerosos chiquillos.

swissinfo: Los roma son asociados también a la música. ¿Otro mito?

C.R.: Es una imagen positiva, pero es un prejuicio. Entre los roma, los músicos no son muy bien vistos, puesto que tocan una música diferente.

swissinfo: Entonces, ¿cuáles son las especificidades culturales de los roma?

C.R.: En primer lugar, la lengua, vehículo de la cultura. Una tradición mucho tiempo oral (se escribe apenas hace unos quince años) que siguió siendo extremadamente fuerte. Y es en los países que quisieron suprimir la lengua, donde ha habido más problemas.

Entrevista swissinfo: Frédéric Burnand, Ginebra
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

LOS 'RROMA'

Se debe decir roma o rroma en lugar de gitano, tzigano o bohemio.

Los roma son la mayor minoría étnica de Europa (8 a 12 millones de personas).

UNA COMUNIDAD BIEN INTEGRADA

Después de la II Guerra Mundial llega a Suiza la ola principal de la emigración de los roma.

La mayoría de los roma están bien integrados en Suiza. Hablan las lenguas nacionales, trabajan, envían a sus hijos a la escuela y a la universidad.

A raíz de la limpieza étnica en Bosnia y Kosovo, muchos roma huyeron a Europa Occidental. De los 300.000 que vivían en Kosovo antes de la guerra, ya sólo quedan 20.000.

Suiza es uno de los países de recepción. A pesar de las condiciones a menudo difíciles (permisos N o F), la mayoría de estos refugiados trabajan e intentan integrarse en su nueva patria.

Fuente: Rroma Foundation

La Rroma Foundation

Fundada en 1993, la Rroma Foundation se establece en Suiza gracias a la ayuda financiera del mecenas George Soros.

Apoya y financia actualmente proyectos en varios países de Europa del Este, como por ejemplo becas de estudios, proyectos de escuelas, de infraestructura y salud.

En Suiza, se ocupa sobre todo de los refugiados roma.



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×