Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

“Nuevas” dependencias Una clínica para adictos digitales y sexuales

Acercamiento de un rostro con lentes en los que se aprecia el símbolo de la arroba.

Una persona con una dependencia patológica del internet presenta síntomas análogos a los de un toxicómano. 

(Keystone)

Una de cada diez personas en Suiza sufre de dependencia conductual. No puede prescindir de internet, de los juegos de azar, de la hipersexualidad o de hacer compras de manera compulsiva. Hablamos al respecto con Gerhard Wiesbeck, director del Centro de Patología para Dependencias de Basilea.

Horas y horas de juego en el ordenador, la búsqueda insaciable de contenidos pornográficos, un comportamiento sexual excesivo o el impulso irrefrenable de hacer compras: para muchas personas, internet y la sociedad moderna en general son una fuente de sufrimiento.

Para hacer frente a esas ‘nuevas’ patologías, la Clínica Psiquiátrica Universitaria (UPKEnlace externo) de Basilea inauguró el pasado verano el primer nosocomio en Suiza especializado en el tratamiento estacionario de la denominada dependencia conductualEnlace externo. “Con esta oferta entramos en un nuevo campo”, señala Gerhard Wiesbeck, director del establecimiento.

swissinfo.ch: Me mantengo delante de la televisión durante horas y reviso mi celular docenas de veces al día. ¿Soy un adicto?

Gerhard Wiesbeck: No hay que confundir un mal hábito o una pasión, como bailar, con una dependencia. Un comportamiento repetitivo que provoca sentimientos intensos no es necesariamente una dependencia. Yo añadiría otra cosa: no es el teléfono celular lo que es adictivo, sino el uso que se hace de él.

swissinfo.ch: ¿Cómo saber si se trata de un mal hábito o de una dependencia?

G.W.: La dependencia es una enfermedad. Este verano, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció oficialmente la dependencia de los videojuegos como una patologíaEnlace externo. La persona dependiente se encuentra en las garras de un comportamiento excesivo que ya no puede controlar. Eso genera sufrimiento y tiene consecuencias negativas en la situación física, mental, social o financiera.

Antes de hablar de dependencia, y por tanto de enfermedad, debemos analizar las consecuencias del comportamiento: ¿el hecho de ver la televisión o el celular durante todo el día ha creado problemas en el lugar de trabajo? ¿Hemos renunciado a los amigos y a las distracciones? ¿Nos hemos endeudado? ¿Tenemos pensamientos suicidas? Si se cumplen algunos de estos criterios, nos enfrentamos a una dependencia patológica.

swissinfo.ch: ¿Cuántas personas están afectadas en Suiza?

G.W.: Según las estimaciones más conservadoras, el 1% de la población es adicta al juego, el 2% a internet, el 3% al comportamiento sexual excesivo y el 5% a las compras compulsivas. En el cantón de Basilea-Ciudad [de 190 000 habitantes] hablamos de al menos 19 000 personas.

Además de las cifras, el aspecto inquietante es la comorbilidad, es decir, la presencia de varias patologías: el 80% de las personas con dependencia conductual padecen depresión, ansiedad, trastornos y déficit de atención e hiperactividad, trastornos de personalidad o dependencia de sustancias como el tabaco, las drogas o el alcohol.

swissinfo.ch: ¿Podemos comparar a una persona dependiente de la computadora con un toxicómano?

G.W.: Hay grandes similitudes y los criterios que definen esas dependencias son similares. En ambos casos, la persona sufre y es incapaz de encontrar una salida por sí misma. La diferencia es que en el caso de la problemática de comportamiento, el fenómeno de la dependencia es puro: no hay ningún efecto farmacológico relacionado con un producto.

swissinfo.ch: También hay otra diferencia: la cocaína, por ejemplo, es relativamente cara. Y, sobre todo, ilegal. Entonces, ¿son más peligrosas las dependencias conductuales?

G.W.: Yo no diría que son más peligrosos. Sin embargo, los objetos que crean la dependencia son más accesibles y están más a disposición, lo que tiene consecuencias para el tratamiento. Para los toxicómanos o los alcohólicos, la abstinencia es un elemento central de la terapia. Para aquellos que sufren de compras compulsivas o no dejan su computadora, eso es imposible. Por lo tanto, la idea no es proceder a una abstinencia generalizada de internet, sino solamente de contenidos problemáticos, como sitios pornográficos o de juegos en línea.

swissinfo.ch: Desde 2010, Basilea ofrece un tratamiento ambulatorio para personas con dependencia conductual. ¿Por qué creó una clínica especializada?

G.W.: Desde 2010, hemos atendido a 102 personas, principalmente con problemas de juego. Advertimos que el tratamiento ambulatorio no era suficiente para el 10% de los pacientes. La dependencia era tan fuerte que la persona tenía que ser alejada de su entorno familiar, social y profesional. Por ello, el 1 de julio de este año abrimos la primera clínica de tratamiento estacionario.

swissinfo.ch: ¿Cómo tratar a una persona dependiente de internet?

G.W.: Habitualmente, el paciente viene a nosotros menos por la adicción que por las consecuencias negativas resultantes: deudas, problemas en el lugar de trabajo o en los lazos afectivos. El tratamiento incluye terapia individual o de grupo y, si es necesario, la administración de medicamentos. Según el caso, también ofrecemos ergoterapia, fisioterapia o kinesiterapia. Un trabajador social también puede ayudar al paciente a resolver el problema de la deuda o a buscar trabajo.

En el futuro, temo que internet y los nuevos medios de comunicación sean aún más peligrosos

Fin de la cita

swissinfo.ch: ¿Cuánto tiempo dura el tratamiento?

G.W.: Por lo menos seis semanas, pero para la mayoría de los pacientes, por lo menos diez semanas. Disponemos de doce camas y los gastos están cubiertos por el seguro médico básico.

swissinfo.ch: Después de la desintoxicación, muchos toxicómanos recaen. ¿Sucede lo mismo con sus pacientes?

G.W.: Hasta ahora nadie ha regresado, pero sucederá, no hay duda. La recaída es un síntoma de la enfermedad, por así decirlo. Aquí también trabajamos en ese punto: lo importante es actuar correctamente y evitar que la recaída sea percibida como un trauma.

swissinfo.ch: ¿Es especial el enfoque suizo para el tratamiento de las adicciones conductuales?

G.W.: La clínica de Basilea es la primera y, por el momento, la única especializada en la región de habla alemana. Es un trabajo pionero. Otros países no están tan avanzados: las personas dependientes no cuentan con un tratamiento específico.

swissinfo.ch: Uno de sus compañeros psiquiatras dijo que “cada época tiene sus dependencias”. Si en el pasado eran las drogas y hoy son las compras e internet, ¿cuáles serán las de mañana?

G.W.: En una sociedad determinada, la proporción de la población dependiente es más o menos la misma a lo largo de los siglos. Sin embargo, la dependencia se manifiesta de diferentes maneras. Hace veinte o treinta años, había un gran problema con la heroína. Ese problema fue resuelto en gran medida con la política suiza en materia de drogas.

En el futuro, temo que internet y los nuevos medios de comunicación sean aún más peligrosos. Pienso en particular en la realidad virtual, cada vez más perfecta y atractiva, y en la posibilidad de crear un personaje. El comportamiento excesivo en el lugar de trabajo, en los deportes o en la comida también puede asumir el carácter de dependencia.

swissinfo.ch: ¿Cómo se puede prevenir esta evolución?

G.W.: Es necesario enseñar a los niños a convivir con los nuevos medios de comunicación ya en la escuela. Por ejemplo, según el modelo de la educación vial: al igual que la carretera, internet ofrece muchas posibilidades, pero también presenta peligros que deben ser reconocidos y evitados.

 

Uso problemático del celular para 7 de cada 100 jóvenes

El 48% de los propietarios de teléfonos inteligentes piensa que pasa demasiado tiempo con ellos, según una encuestaEnlace externo realizada en julio de 2018 en Suiza, Entre las personas de 18 a 34 años, son el 66%.

Casi el 25% de las 1000 personas interrogadas afirma que siente una necesidad constante de mirar su teléfono móvil. Uno de cada 20 dice que lo ve por la noche.

El ‘smartphone’ también tiene consecuencias negativas en las relaciones personales y la salud: el 15% de los encuestados dice que descuida a su familia y amigos, mientras que el 6% ha tenido problemas de visión al menos una vez.

Aunque la gran mayoría de los adolescentes suizos tiene una relación saludable con los medios digitales, alrededor del 7% de los jóvenes de entre 15 y 19 años revela un uso problemático, según la Oficina Federal de Salud PúblicaEnlace externo. Es decir, dificultades de desconexión y una tendencia a descuidar el sueño, las tareas escolares y la vida familiar.

Fin del recuadro


Traducido del italiano por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes