Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿País del esquí? Intentando que los suizos vuelvan a esquiar

Un instructor de esquí con una alumna

Nunca es demasiado tarde para aprender.

(swissinfo.ch)

Suiza siempre se ha considerado a sí misma como un país de esquiadores, pero existe un sector entero de la sociedad que no se siente tentado por el blanco elemento. Muchos de ellos preferirían pasar sus vacaciones de invierno en una playa antes que en la ladera de una montaña.

Hoy en día hay cada vez menos personas que practiquen el esquí en Suiza. Según un informe publicado en 2018 por el sector del turismo suizo, los días de esquí han disminuido un 23% desde la temporada 2008/2009 a la de 2017/2018. Esta disminución refleja, no obstante, una tendencia mundial. El investigador suizo Laurent Vanat publica todos los años un informe internacional sobre el turismo de nieve y montaña. En el último informe señala que “lo que está disminuyendo es el mercado occidental del esquí, aunque esto no se vea reflejado en el número de esquiadores en todo el mundo, el cual está creciendo gracias a los mercados en desarrollo como China”.

Gráfico disminuye número de esquiadores en Suiza
(swissinfo.ch)

El último informe publicado por la asociación suiza de operadores de remontesEnlace externo (RMS), indicaba que cerca de dos terceras partes de los esquiadores en estaciones de montaña suizas son locales. Se trata principalmente de jóvenes hasta la edad de 30 años y de miembros de la generación del baby boom, con más de 50 años. Las personas entre 30 y 50 años son cada vez menos frecuentes según se desprende de un estudio sobre tendencias de esquí llevado a cabo entre 2013 y 2017. Para ese estudio se entrevistó a 7 000 personas en estaciones de esquí suizas y los resultados se presentaron hace poco en una conferencia de prensa ofrecida por Tourism Monitor SwitzerlandEnlace externo. Ese informe revela que durante esos cinco años el número de esquiadores comprendidos en esa franja de edad cayó en un 6%.

Esto supone un problema para las regiones alpinas. La asociación RMS asegura que el turismo genera uno de cada cinco francos y que una de cada cuatro personas trabaja directa o indirectamente en este sector.

Deporte caro

Entonces, ¿por qué se ve tan pocas personas entre 30 y 50 años en las pistas suiza? Una de las razones es la globalización. Debido a la reducción de los precios de viaje, cualquier persona puede volar hasta una playa o a Nueva York con la misma facilidad con que se desliza por la ladera de una montaña helada. Con frecuencia la estancia de una semana en un lugar soleado resulta más barata que unas vacaciones familiares de esquí.

Según los datos facilitados por RMS, un forfait de un día para adultos costaba de media 61,36 CHF (62,53 $) en la temporada 2017/2018 – un 20% más caro que en la temporada 2004/2005, cuando se compararon por primera vez los precios de 39 estaciones de esquí. Un informeEnlace externo publicado por la Oficina Federal de Deportes muestra que el esquí es una actividad más practicada por personas con ingresos altos.

A los que tienen el gusanillo del esquí pero no nadan en la fortuna les puede parecer que sus francos suizos dan más de sí en los países alpinos vecinos, como Austria, Francia o Italia. Si, por ejemplo, observamos las cifras de la localidad de St. Anton am Arlberg, en Austria, la tendencia es clara. En el verano de 1999/2000 las pernoctaciones de turistas suizos sumaron 20 190 noches. En el invierno de 2014/2015 la cifra fue de 42 940, lo que supone un aumento de 22 750 pernoctaciones, es decir, un 112,7%.

Saas-Fee muestra el camino a seguir

Las estaciones de esquí suizas son muy conscientes de la necesidad de reducir costes. Están haciendo todo lo posible por recuperar a los clientes nacionales ofreciéndoles forfaits de esquí más baratos. Saas-Fee comenzó hace dos años lanzando un abono de temporada por 222 CHFEnlace externo. La oferta consistía en que si se llegaba a 77 777 inscripciones para un abono de temporada antes de una fecha determinada, se podría adquirir el abono por 222 CHF. La oferta fue un éxito y se ha repetido este año. En la temporada invernal de 2016/2017 se registró un aumento del 17,7% de pernoctaciones y el valle de Saas-Fee confía en que esta temporada de 2018/2019 el aumento llegue al menos a un 10%.

Muchas otras estaciones ofrecen también abonos invernales a precios reducidos, por ejemplo el Magic PassEnlace externo (899 CHF, precio para adultos) en la Suiza occidental que se puede usar en 30 estaciones diferentes, o el Top4Enlace externo (950 CHF, precio para adultos) del Oberland bernés, con el que se puede esquiar en las regiones de Adelboden-Lenk, Gstaad, Jungfrau y Haslital. En la estación de Andermatt, en la zona central de Suiza, se puede conseguir un forfait de un día por tan solo 10 CHF si se acude en una jornada en la que se espera un bajo número de visitantes.

Aprender a esquiar en tres días

A pesar del estereotipo que asegura que los suizos nacen con esquíes, muchos de ellos nunca han tenido la oportunidad de aprender este deporte y a la edad de 30 años suelen considerarse demasiado viejos para empezar. La Federación Suiza de Esquí pretende combatir esta actitud mediante la oferta de nuevos paquetes, como por ejemplo el de “Primera experiencia de esquíEnlace externo”. El instructor nos recoge en el hotel, nos ayuda a elegir los esquíes y nos da una lección de una hora. En su página web el sector del turismo suizo ofrece una lista con 15 estaciones que ofrecen este servicio.

Las escuelas de esquí ofrecen también otro paquete que promete enseñar a esquiar a los principiantes absolutos en tres díasEnlace externo. Con tres lecciones por la mañana garantizan que los esquiadores novatos podrán esquiar en paralelo en una pista azul. swissinfo.ch ha filmado a una madre de 40 años que asumió este desafío en la estación de Villars-sur-Ollon, en la región occidental de Suiza.

Instalaciones actualizadas

Otra clave para atraer esquiadores es proporcionarles instalaciones de última generación, incluyendo cañones de nieve que garantizan que los visitantes puedan esquiar aunque no haya nevado durante muchos días. Las estaciones de esquí más grandes están invirtiendo grandes sumas en nuevas infraestructuras.

Por ejemplo, Andermatt, donde el “SkiArena Andermatt-Sedrun” está catalogado como la estación de esquí más grande y moderna de la Suiza central, dispone de cerca de 200 cañones de nieve que permiten cubrir de nieve artificial 55 000 metros cuadrados de pistas en el SkiArena.

Therese Lehmann Friedli, del Departamento de investigación turística de la Universidad de Berna, asegura que, por el momento, los deportes de invierno siguen generando más ingresos que los deportes de verano (80:20), si bien la inversión es considerable. Afirma que el coste total de inversión por kilómetro de pista es de aproximadamente un millón de francos suizos. El folleto de los remontes suizos de 2017 proporciona un desglose de los costes diarios de una gran estación de esquí:

Creación de nieve artificial: 43 000 CHF

  • Preparación de las pistas: 41 000 CHF
  • Coste del funcionamiento de los remontes: 120 000 CHF
  • Seguridad en las pistas: 16 000 CHF

En el futuro habrá todavía inviernos con mucha nieve, pero debido al cambio climático se prevé que sean cada vez menos frecuentes. La asociación RMS cree que la nieve artificial ayudará a sobrevivir a la industria del esquí.

Esquiar un poco, trabajar otro poco

El sector también debe tener en cuenta los cambios habidos en el mundo laboral. Una proporción cada vez mayor de personas trabaja desde su casa o como freelancer. Muchas de esas personas se encuentran en el tramo de los 30 a 50 años, tramo que la industria de los deportes de nieve anhela recuperar.

Mia EngiadinaEnlace externo, en la zona oriental de Suiza, ofrece ahora espacios de cotrabajo (co-working) para freelancers o trabajadores que se encuentren fuera de su lugar de trabajo, con objeto de que puedan combinar el esquí y su actividad laboral. Laax tiene un enfoque similar, dirigiéndose en particular a residentes urbanos sin hijos. Su instalación denominada “BridgeEnlace externo” (en la foto de más abajo) fue inaugurada en la temporada 2017/2018. Se trata de un espacio de trabajo de alta tecnología situado en el mismo centro de la zona de esquí y snowboard.

Man sitting t desk in office on top of mountain in Laax
(Dani AMMANN www.daniammann.com)

Esquí gratis para niños

La idea que subyace bajo esta fórmula es que si se consigue que los niños esquíen, también esquiarán cuando sean adultos. Muchas estaciones ofrecen esquí gratuitoEnlace externo para los niños. En una nueva campaña, Suiza Turismo, el organismo suizo de turismo, está repartiendo 12 770 pases de esquí para niños en 44 estaciones. Los forfaits de 6 días estarán disponibles hasta el final de la presente temporada de esquí. Para el mercado nacional, la Cleven StiftungEnlace externo (Fundación Cleven), encabezada por el excampeón mundial de esquí Bernhard Russi, ofrece cuatro días de esquí gratis (los miércoles por la tarde) a niños de hasta 12 años en ocho estaciones diferentes de Suiza.

Mantener la tradición del campamento de esquí

Existe el temor de que los niños de familias que tradicionalmente no esquían o que piensan que este deporte es demasiado caro no se calcen nunca unos esquíes y no sientan el placer de deslizarse por una pista. Los campamentos escolares de esquí son un importante campo de reclutamiento de nuevos esquiadores, por lo que también se los está promocionando.

En 2014 el Gobierno suizo creó la “Iniciativa para los deportes de nieve en Suiza”, un proyecto conjunto con asociaciones de deportes de nieve y los cantones, presidido por Tanja Frieden, campeona olímpica de snowboard en 2006. Existe una plataforma online –GoSnow-Enlace externo  en la que, por ejemplo, los profesores pueden reservar campamentos de esquí de forma rápida y sencilla y encontrar las ofertas más baratas. En parte gracias a esto, el número de niños y adolescentes que asisten a los campamentos de deportes invernales, reconocidos oficialmente por la Oficina Federal de Deportes, ha aumentado desde 2011. Según datos facilitados por el Gobierno, en 2017, 105 302 niños participaron en campamentos localizados en 2 314 lugares diferentes.

El futuro

Therese Lehmann Friedli, investigadora de la Universidad de Berna, está convencida de que, a pesar de todos estos esfuerzos, la necesidad de ir de vacaciones a los Alpes se estancará o incluso disminuirá con el paso de los años. “Por lo tanto, se trata del modo en que las regiones alpinas puedan desarrollarse en el futuro y ser más independientes del turismo. Deberían desarrollarse más como espacios vitales que como regiones turísticas y tener un enfoque menos orientado hacia el crecimiento”. Pero en el futuro previsible, el esquí seguirá siendo un elemento clave y la batalla por atraer turistas de invierno seguirá librándose mientras los deportes de nieve continúen siendo rentables.


Traducción del inglés: José M. Wolff

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes