Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Verdes Liberales


“Un medio ambiente y una economía sanos son inseparables”




Martin Bäumle es presidente de los Verdes Liberales desde 2004, cuando se fundó el partido. (Keystone)

Martin Bäumle es presidente de los Verdes Liberales desde 2004, cuando se fundó el partido.

(Keystone)

Para los Verdes Liberales, la economía también puede beneficiarse del gran cambio energético, que conducirá a un abandono gradual de las energías nuclear y fósil. El joven partido del centro quiere construir una sociedad sostenible con recetas liberales. Entrevista con su presidente, Martin Bäumle.

En las elecciones federales de octubre los Verdes Liberales (VL) aspiran a consolidar el sorprendente resultado del 5,4% de los votos que obtuvieron en 2011. Sin embargo, en los próximos meses la fuerza emergente del centro tendrá que superar el fracaso el pasado 8 de marzo de su primera iniciativa popular: la propuesta de introducir un impuesto sobre la energía en lugar del IVA sufrió un batacazo en las urnas, el 92% de los votantes la rechazó, fue el peor resultado que ha registrado una iniciativa en mucho tiempo.

Esta entrevista se realizó en el mes de marzo.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son las dos principales prioridades de los Verdes Liberales para la próxima legislatura?

Martin Bäumle: En primer lugar, es necesario llevar a cabo el cambio energético de modo liberal. En este ámbito defendemos la introducción de incentivos para favorecer la eficiencia y el ahorro energético con el objetivo de reducir los daños medioambientales y construir una sociedad sostenible. En segundo lugar, queremos mantener y reforzar nuestro emplazamiento económico y la calidad de vida en Suiza. A tal fin propugnamos la creación y el desarrollo de parques de innovación en Suiza.

El Partido Verde Liberal fue fundado en 2004 en Zúrich, tras las divergencias en la sección cantonal del Partido Ecologista Suizo que desembocaron en la escisión del ala más liberal.

Inicialmente solo activos en los cantones de Zúrich y San Gall, en 2007 los Verdes Liberales establecieron una estructura nacional y obtuvieron el 2,1% de los votos en las elecciones federales.

El pequeño partido del centro causó cierta sorpresa en las elecciones de 2011, cuando conquistó el 5,4% de los sufragios. Hoy los Verdes Liberales cuentan con representación en una veintena de cantones.

El líder del partido a escala nacional es el diputado de Zúrich, Martin Bäumle. Diplomado en Química por la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, Bäumle es gerente de una sociedad unipersonal de consultoría y de medición de compuestos orgánicos volátiles.

swissinfo.ch: Los Verdes Liberales pretenden conciliar el desarrollo sostenible con los intereses económicos liberales. ¿No se trata de dos objetivos contrapuestos?

M.B.: No, al contrario. Un medio ambiente y una economía sanos son inseparables. Si la calidad del medio ambiente no es buena, la población sufre y tampoco funciona la economía. Por otra parte, la economía también puede ganar dinero con un desarrollo sostenible.

Pero para ello son necesarias soluciones liberales. Si las empresas pueden obtener beneficios en el sector medioambiental —por ejemplo con las tecnologías limpias—, entonces estarán interesadas en hacer algo. En cambio, es mucho más difícil conseguirlo imponiendo obligaciones y prescripciones. De hecho, la economía tiende a oponerse cuando se ve obligada a hacer algo sin poder sacar provecho.

swissinfo.ch: En marzo, el pueblo rechazó con contundencia la iniciativa ‘Un impuesto energético en lugar del IVA’ promovida por los Verdes Liberales. ¿De qué manera pretende ahora su partido acelerar el cambio energético?

M.B.: Estamos convencidos de que la introducción de un sistema de incentivos en lugar de los subsidios es la mejor vía para llevar a cabo en las condiciones óptimas el cambio energético. Es decir, reducir el consumo de las energías fósiles, concretizar el abandono nuclear y aumentar la cuota de las energías renovables. Trataremos ahora de trabajar de manera constructiva y de desarrollar ulteriores propuestas para encontrar soluciones e incentivos que logren mayorías.

swissinfo.ch: Cuatro años después de Fukushima aumenta la resistencia contra el cambio energético. ¿La Estrategia Energética 2050 del Gobierno, que deberá llevarnos al abandono nuclear y a una mejor protección del clima, cuenta todavía con los apoyos suficientes para alcanzar esos objetivos?

M.B.: La derecha trata desde hace tiempo de frenar este proceso. Aprovecha cada oportunidad —como la apreciación del franco— para oponer resistencia y luchar contra el cambio energético. Sin embargo, espero que los partidos del centro no se presten a este juego y mantengan el rumbo que hemos iniciado: realizar la primera etapa de la nueva Estrategia Energética y adoptar cuanto antes un sistema de incentivos para promover las fuentes renovables.

swissinfo.ch: Desde el 9 de febrero de 2014, en Suiza se debate cómo aplicar la iniciativa para frenar la inmigración aprobada en las urnas, sin comprometer los acuerdos bilaterales firmados con la Unión Europea. ¿Qué solución defiende su partido?

M.B.: Debemos encontrar una vía pragmática para materializar esta iniciativa, es decir, para cumplir el nuevo artículo constitucional, y al mismo tiempo, salvaguardar los acuerdos bilaterales. Ello no será para nada fácil, pero tal vez existan soluciones como el modelo propuesto por el exsecretario de Estado Michael Ambühl. En base a este modelo, Suiza podría aplicar una cláusula de salvaguardia a partir del momento en el que se supere una determinada cuota de inmigrantes. Es una solución que podrían adoptar incluso otros países europeos que se ven confrontados con problemas análogos. 

Creo que entre todos podemos alcanzar los objetivos de modo pragmático. Pero en el caso de no encontrar una solución y si el pueblo es llamado otra vez a las urnas, entonces nuestro partido tomará posición a favor de los acuerdos bilaterales y no de una interpretación estricta de la iniciativa. Para los Verdes Liberales los acuerdos bilaterales tienen claramente prioridad.

swissinfo.ch: ¿Qué recetas propone para contrarrestar la apreciación del franco?

M.B.: Desde nuestro punto de vista, la fortaleza del franco no constituye un verdadero problema. Las discusiones actuales son absolutamente exageradas. A título comparativo, los cupos para limitar la inmigración, que amenazan con crear inseguridad y falta de mano de obra cualificada, tendrían repercusiones mayores sobre las perspectivas económicas.

Algunos sectores de la industria de exportación se ven seguramente afectados por el franco fuerte. Pero las empresas han tenido cuatro años para prepararse para la apreciación del franco, y aquellas que han tomado las medidas necesarias deberían estar en grado de afrontar este problema. El turismo se ve asimismo tocado, pero también aquí existen problemas estructurales que el sector lleva arrastrando desde hace años.

En nuestra opinión sería erróneo intervenir con medidas de apoyo y con recetas no apropiadas. Por el contrario, es importante desarrollar de modo positivo las condiciones marco del sistema económico suizo y seguir fomentando la innovación.

swissinfo.ch: En los últimos años se han vertido ríos de tinta sobre el islam: los minaretes, el velo, el terrorismo. ¿Qué lugar le corresponde a la religión musulmana en la sociedad suiza?

M.B.: Para los Verdes Liberales la libertad de confesión es un valor fundamental. Todo el mundo debe poder practicar en su vida privada la fe que quiera. La mayoría de los musulmanes en Suiza son personas como usted y yo. Por tanto, no hay que dramatizar. Existen fundamentalistas, y aquí es donde pueden surgir los problemas que deben afrontarse. Si alguien no se comporta de manera correcta hay que intervenir. Pero esto es así en todos los ámbitos, no solo en el de la religión.

Creo que la radicalización es un problema global. Afortunadamente, Suiza se ve poco afectada, tal vez porque dispone de una política de integración mejor que otros países. No veo que se avecinen grandes amenazas para Suiza. En la población persisten, sin embargo, miedos que tomamos en serio. Pero nosotros luchamos contra cualquier tipo de radicalización, sin estigmatizar a todos los musulmanes. 


Traducción: Antonio Suárez, swissinfo.ch

×