Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

250 colecta de la Cadena de la Solidaridad Para ayudar a las víctimas de las crisis olvidadas

Refugiada siria con su bebé

Una joven refugiada siria con su bebé cerca de la frontera libanesa. Cuando los hombres hacen la guerra o los elementos se desencadenan, las mujeres son las primeras víctimas.

(Keystone)

La Cadena de la Solidaridad consagra su 250ª campaña de recaudación de fondosEnlace externo a las mujeres, que a menudo son dos veces víctimas en caso de guerra o catástrofe. En 73 años, el “brazo humanitario de la SSR-SRG” ha recaudado 1 800 millones de francos para los desamparados.

Todo comienza en 1946 en Lausana, en lo que entonces se llama Radio Sottens, la estación de radio pública de la Suiza francófona (ahora RTS). El animador, Roger Nordmann y el humorista Jack Rollan lanzan La Cadena de la Solidaridad, una emisión destinada a recaudar donaciones para causas humanitarias. En ese momento, gran parte de Europa está en ruinas tras las explosiones de barbarie de la Segunda Guerra Mundial.

Dos veces olvidadas

Vivir en un campo de refugiados en Somalia, en un barrio controlado por pandillas en El Salvador o bajo bombardeos en Yemen es formar parte de los olvidados, porque estas crisis golpean lejos de la atención del mundo.

Y vivir allí como mujer significa ser olvidada dos veces, porque la mayoría de los sistemas y culturas se centran en las necesidades de los hombres.

Para su 250ª colecta, la Cadena de la Solidaridad decidió ayudar a estas mujeres en dificultad, en crisis olvidadas, pero también en Suiza, donde se distribuirá un tercio de las donaciones recogidas.

Fin del recuadro

Las primeras donaciones se hacen en especie. El estudio de Lausana se desmorona regularmente bajo las cajas de salchichas, colchones, zapatos, juguetes e incluso puros (!) La radio, que no es una organización benéfica, elige a la Cruz Roja Suiza como su primer socio para distribuir las donaciones.

A partir de la Suiza francófona, la idea se extiende rápidamente a las otras dos regiones lingüísticas. Glückskette comienza en Basilea en 1947 y La buona azione, convertida luego en la Catena della Solidarietà, en Lugano, en 1948.

Las emisiones radiofónicas regulares cesan en la década de 1950, pero la Cadena se mantiene y crece. En 1983, es constituida en fundación autónoma, manteniéndose estrechamente vinculada al servicio público de radiodifusión suizo (SSR-SRG, del que swissinfo.ch es miembro). Es, según la expresión consagrada, el brazo humanitarioEnlace externo. Sus acciones son transmitidas sistemáticamente por los canales públicos, pero también por las emisoras privadas.

Al igual que en sus inicios, la Cadena de la Solidaridad distribuye las donaciones que recauda a las ONG humanitarias y de desarrollo. Actualmente hay 26, de las cuales la listaEnlace externo es revisada regularmente. Los proyectos apoyados de esta manera se centran en acciones a largo plazo, como las reconstrucciones después de una catástrofe, en Suiza y en todo el mundo.

Chaîne du Bonheur

Gráfico sobre colectas de la Cadena de la Solidaridad

Debido a que algunas distribuciones de fondos se extienden a lo largo de varios años, la Fundación se esfuerza en incrementar el dinero que aún no se ha comprometido. Elige inversiones de muy bajo riesgo, y sus ingresos casi siempre han cubierto sus gastos de operación. A lo largo de sus 36 años de existencia, ha obtenido incluso un beneficio acumulado de casi 4 millones de francos.

En 73 años, la Cadena de la Solidaridad ha recaudado 1 800 millones de francos, lo que la convierte en el mayor benefactor de ayuda humanitaria de Suiza. Ahora también colabora con organizaciones similares en el extranjero en el seno de la coalición Emergency Appeals AllianceEnlace externo, que sirve principalmente para compartir experiencias y buenas prácticas. Y esto da más visibilidad y peso a las distintas ONG ante los medios de comunicación y el sector privado.

Cultura de la donación

La Cadena de la Solidaridad no es, pues, la única organización de este tipo en el mundo, aunque su modo de funcionamiento y su eficacia son típicamente suizos. Roger Nordmann y Jack Rollan estuvieron, sin embargo, entre los primeros en utilizar la radio para recoger donaciones y crear esta proximidad con el público. Eso ha garantizado el éxito de esta verdadera institución suiza.

Un éxito que obedece también a una “cultura suiza de donación”, que se desarrolló desde el final de la Segunda Guerra Mundial, en un país que se sentía privilegiado por haber escapado de la carnicería general. Ya en 1944, Suiza abre sus brazos a los refugiados, después de haberlos rechazado a inicios de la guerra. Esto es lo que el historiador François Vallotton llama la recuperación humanitariaEnlace externo de Suiza.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes