Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

A la espera


¿Cuál es el futuro de Solar Impulse?




Solar Impulse 2 abandonará este hangar de Hawái a finales de la primavera de 2016. (Solar Impulse/Revillard/Rezo.ch)

Solar Impulse 2 abandonará este hangar de Hawái a finales de la primavera de 2016.


(Solar Impulse/Revillard/Rezo.ch)

La vuelta al mundo de Solar Impulse 2 reiniciará, según las previsiones, en la primavera de 2016. Para que el proyecto continúe, son necesarias nuevas inversiones.

“Tenemos cerca de 120 personas en la lista de patrocinadores, pero para los costos del vuelo en 2016 requerimos de unos 20 millones de francos más”, indica a swissinfo.ch Bertrand Piccard, promotor del proyecto.Muchas personas del equipo de Solar Impulse 2 tienen contratos temporales que terminan a finales de este verano.

“Necesitamos de la colaboración de algunos de ellos para la segunda etapa el año próximo”.Algunos de los patrocinadores ya han comunicado que continuarán apoyando el proyecto, ya que han visto que su compromiso les ha sido de mucho provecho, indica el piloto y aventurero helvético y uno de los principales precursores de la idea de dar la vuelta al mundo con una aeronave solamente impulsada con la fuerza del astro rey.

Postergar la segunda parte del proyecto resulta positiva para los patrocinadores, pues consideran que de este modo la visibilidad de su imagen se extiende durante un periodo más prolongado de lo inicialmente previsto, agrega Piccard.

“La aventura ha despertado tanto entusiasmo en todo el mundo que cuando la reanudemos el año próximo, el interés será enorme”, sostiene el famoso suizo.

El presupuesto inicial de la concepción y realización del Solar Impulse es de 150 millones de francos. Entre las instituciones que lo respaldan se encuentra el Gobierno helvético, que le ha destinado cerca de 6 millones de francos, incluidos los costos del uso de los aeródromos militares de Dübendorf y Payerne, para las pruebas previas.

El periplo alrededor del mundo inició en Abu Dabi en marzo de 2015. SI2 debía retornar a ese mismo punto en agosto. No obstante, el 3 de julio, el avión debió permanecer en Hawái, justo a la mitad del trayecto, a causa del recalentamiento de sus baterías, que resultaron dañadas durante la histórica travesía sobre el Pacífico.

Los patrocinadores mantienen respaldo

“Solar Impulse es y seguirá siendo uno de los proyectos de tecnología de punta más apasionantes hasta ahora. Nuestra colaboración durará hasta que se concrete la vuelta al mundo”, declara a swissinfo.ch Florian Meier, portavoz del fabricante suizo de ascensores y escaleras eléctricas, Schindler.

Sin especificar su contribución suplementaria al proyecto, Meier subraya que Schindler, uno de los cuatro patrocinadores principales de Solar Impulse, “trabajará en estrecha colaboración con Solar Impulse y con los demás socios para encontrar la solución adecuada”.

En el mismo sentido se expresa el grupo químico Solvay, que participa con lubricantes y materiales ligeros en el proyecto. “Cuando hace doce años nos convertimos en el primer patrocinador, apenas era una idea, sin un estudio de factibilidad. Hemos seguido todas sus fases de desarrollo desde 2004… Hemos integrado y aceptado los riesgos de un proyecto de este género”, indica Lamia Narcisse, portavoz de Solvay.

“Participamos en las discusiones con el equipo de Solar Impulse todos los días para abordar los pasos siguientes y tratando de encontrar el mejor escenario posible futuro”, agrega Narcisse.

Otro de los respaldos esenciales de esta idea de sello helvético es el grupo tecnológico ABB, que confirma también su acompañamiento en 2016, aunque tampoco desvela detalles financieros.

“Solar Impulse 2 representa una misión pionera que va más allá de los parámetros habituales en los ámbitos de la tecnología y la tenacidad humana. El hecho de que el proyecto ahora se enfrente a este desafío de continuar en 2016 la vuelta al mundo demuestra lo difícil que es la meta. Al mismo tiempo, el hecho de que la nave haya llegado tan lejos, y haya batido varios records, demuestra que la misión es absolutamente válida. Estamos orgullosos de formar parte de ella”, indica ABB en una respuesta escrita a swissinfo.ch.

“Tomar riesgos calculados, sin poner inútilmente en peligro la vida humana es uno de los fundamentos de la innovación. Estamos confiados: la misión se completará el año próximo”, concluye ABB.

El cuarto patrocinador principal, la empresa relojera Omega, también responde con la misma cautela. “Sabemos que el proyecto terminará en 2016. Omega sigue orgullosamente dedicada a esta misión, sin cambio alguno ni en el soporte técnico ni en el entusiasmo con el que siempre hemos contribuido. Sabemos que proyectos como este siempre son un desafío. Como antes, mantenemos nuestra decisión y miramos hacia adelante, hacia el siguiente ascenso del avión solar”, señala Omega a swissinfo.ch.

Nuevas baterías

Teóricamente, Solar Impulse 2 hubiese podido seguir su ruta. No obstante, el riesgo de una falla en las baterías era demasiado alto. Ahora se trata de mejorar el sistema de estas reservas energéticas, en particular, en lo que respecta al aislamiento térmico y la ventilación de las cuatro pilas, para evitar un segundo sobrecalentamiento. 

“Habíamos aislado las baterías de modo excesivo y al inicio del vuelo entre Japón y Hawái ascendimos tan rápido, que las baterías comenzaron a sobrecalentarse. A causa de esta aislación excesiva no logramos descender su temperatura. Ahora corregiremos este error”, indica Bertrand Piccard.

Las nuevas baterías deben estar listas en septiembre u octubre próximos. Sin embargo, en otoño las jornadas serán mucho más cortas para reanudar la vuelta al mundo. Por esta causa la segunda parte de la misión ha sido pospuesta para la próxima primavera. 


Traducción del inglés: Patricia Islas

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×