Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Abuso infantil Más casos de matrimonios forzados

La ley suiza castiga los matrimonios forzados.

(Keystone)

Una organización suiza que trabaja para eliminar la práctica del matrimonio forzado informó que en 2016 atendió a un número significativamente mayor de menores que en años anteriores.

Cincuenta y un menores de 16 años solicitaron asesoramiento el año pasado al Centro de Competencia contra el Matrimonio Forzado en Suiza, precisó Anu Sivaganesan, jefa de esa organización, en entrevista con swissinfo.ch.

La cifra representa un incremento considerablemente superior respecto a los cinco casos registrados por diversos medios entre 2005 y 2015, y confirmados por Sivaganesen.

“Podemos ver un aumento general en los matrimonios forzados con menores, pero es particularmente fuerte entre los menores de 16 años", declaró la directora del Centro al diario suizo ‘Luzerner Zeitung’.

Suiza prohibió ese tipo de contratos desde 2013. La edad mínima legal en el país para la práctica de sexo consensuado es de 16 años y de 18 para contraer matrimonio.

También dieciocho años es la edad mínima legal para la prostitución, la cual fue regulada en Suiza como actividad económica legal desde 1942.

Sivaganesan explicó que el incremento en el número de consultas no se debe solamente a un aumento en los matrimonios forzados con menores, sino que es también resultado de una mayor conciencia pública sobre el problema.

El centro proporcionó asesoría a migrantes recientes procedentes de naciones en conflicto como Siria, Afganistán, Eritrea, Somalia e Irak, donde los matrimonios forzados son un problema, puntualizó su responsable.

Visión suiza

El Gobierno suizo informó en 2012 que los matrimonios forzados eran más comunes entre mujeres jóvenes cuyas familias procedían de los Balcanes, Sri Lanka y Turquía, otrora devastados por la guerra. De esas muchachas, el 91% habían nacido o crecido en Suiza.

En 2012, el Parlamento suizo aprobó una serie de medidas que entraron en vigor en 2013 y que incluyen el aumento de las penas de prisión, a un máximo de cinco años, para las personas declaradas culpables de coaccionar a otras para contraer matrimonio. Lo anterior se aplica independientemente de si el matrimonio se organiza dentro o fuera de Suiza.

Además, los titulares del registro civil suizo deben negarse a oficiar cuando se encuentren con matrimonios forzados y están obligados a denunciar incidentes sospechosos a las autoridades judiciales.

La nueva ley no es una “cura milagrosa” y necesita tiempo para tener más efecto, enfatizó Sivaganesan. Advirtió que debe reforzarse con medidas adicionales para proteger físicamente a las víctimas. A guisa de ejemplo se pronunció por que en toda Suiza se establezca el modelo de apoyo que brinda la ciudad de Berna para la protección de personas mediante la modificación de sus datos personales.

El programa inicial del Gobierno suizo contra los matrimonios forzados, iniciado a mediados de 2013, termina en agosto de 2017. Las autoridades señalan que aún no han decidido cómo continuarán, pero el Gobierno debe analizar un informe sobre el tema este año.

×