Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Acento portugués en la clase de alemán

Al curso actual para principiantes acuden jóvenes portugueses. Al anterior, albaneses.

(swissinfo.ch)

En un curso de integración y aprendizaje del alemán para principiantes en Kerzers, un pueblo de Suiza predominantemente agrícola, los estudiantes provienen todos de Portugal.

Esta clase forma parte de la oferta de cursos para niños en edad preescolar y adultos inmigrantes que respalda el gobierno comunal, el primer proyecto de su tipo en el Friburgo germanófono.

Susana, Cristina, Sandra y Duarte son jóvenes que oscilan entre los 20 y los 30 años de edad. Su nuevo hogar desde hace uno o dos años está en Suiza. Son portugueses y han dejado su tierra en busca de mejores perspectivas en un país que, aunque no pertenece a la Unión Europea, se ha abierto a ella con el acuerdo de libre circulación de personas desde junio de 2004.

Esta nueva ola inmigratoria se suma a la vieja generación de portugueses llegados hace ya varias décadas para convertirse en la tercera nacionalidad más común de los millón y medio de extranjeros en Suiza (tras los italianos y los serbios).

Además, los portugueses son actualmente el segundo grupo de la UE más entusiasta en obtener un empleo en Suiza, después del de los alemanes y antes del de los franceses.

El trabajo que desempeñan en la economía helvética se centra en el sector servicios: gastronomía y hotelería, y en el campo y la construcción.

Justo en esos rubros trabajan estos jóvenes, quienes –interesados por su integración en este nuevo país de acogida-, acuden a un curso básico de alemán en la comuna en la que viven, Kerzers, que tiene 4.500 habitantes y una cuota de extranjeros del 17%, inferior al promedio nacional de 20,4%, reflejo de su carácter rural y un poco más reservado al rostro multicultural de las ciudades helvéticas.

Primer contacto con el alemán

"Wir lernen zusammen Deutsch" ("aprendemos juntos alemán"), dicen al unísono los estudiantes en la clase que se imparte en una aula de la escuela primaria del pueblo, al tiempo que la maestra Ruth Rindlisbacher repite y corrige la pronunciación de sus entusiastas alumnos y subraya: "esa es nuestra meta: aprender alemán".

Uno de los chicos, quien ya ha tenido mayor relación con el dialecto alemán (corriente en la vida cotidiana del pueblo y semejante en parte al alto alemán que aprenden) intenta traducir las palabras en portugués a sus compañeros, que por primera vez tienen contacto con ese idioma tan distinto al propio.

Al término de la clase, Sandra y Cristina, desde hace dos años en Suiza, subrayan el valor de aprender el idioma local y de tener la posibilidad de acudir a estas clases sin necesidad de desplazarse de la comuna. "Es muy importante, pues se trata de una oferta cercana a nosotras".

Susana, joven madre de familia, llegó a la Confederación hace un año con su esposo. El jefe de éste, dueño de una pequeña empresa de construcción, mencionó la existencia de los cursos de alemán que se desarrollan en el marco del programa de la Universidad Popular de la región de los Lagos (Seeländische Volkshochschule).

Justamente, "las empresas del lugar son una llave en el camino de la integración de sus empleados", asegura Jolanda Girardin, una de las precursoras del concepto, quien ya ha tenido contacto con algunos representantes empresariales del sector agrícola en la región, en compañía de los mediadores de las comunidades provenientes de los Balcanes y de Portugal, que representan dos tercios de la población extranjera en el pueblo.

Proyecto pionero en el Friburgo germanófono

Haber establecido estos cursos a favor de la integración de la población extranjera en el pueblo no ha sido tarea simple. Se ha requerido de un primer impulso de 8.000 francos de la Comisión Federal de Extranjeros en 2006 y del apoyo financiero del gobierno comunal. Este semestre aporta para los cursos alrededor de 7.000 francos.

"Ahora se habla mucho en Suiza de integración y pienso que la comuna sabe la importancia de ello; y luego de recibir el apoyo de la Comisión Federal de Extranjeros se vio la necesidad del sostén", apunta al respecto Girardin, quien acentúa que se trata del primer proyecto de integración con cursos de alemán para extranjeros en la parte germanófona del cantón Friburgo.

Además del curso para principiantes, se imparte uno para personas con ciertos conocimientos del idioma, también los miércoles por la noche; y los viernes, un curso para madres y sus pequeños en edad preescolar por la tarde.

"Cada curso debería ser casi obligatorio..."

Al curso de los un poco más avanzados acuden dos estudiantes. Se trata de un padre de familia suizo cuya lengua materna es el francés y quien se lanzó a la aventura de dejar su hogar en la región francófona del país para vivir en la parte germanófona.

"Llegamos hace 6 meses a Kerzers para escolarizar a nuestros hijos aquí unos dos o tres años a fin de familiarizarlos con el alemán", indica Christian. "Mi objetivo de acudir a la clase también es familiarizarme con este idioma nacional, el suizo alemán, y de comprenderlo lo máximo posible."

¿A su juicio, cuál es el valor de estos cursos? "Cada curso debería ser casi obligatorio si uno no habla el idioma. El curso está bien, hay que hacer las tareas y estaría mejor", descubriendo con una sonrisa la responsabilidad personal de aprender.

Su compañera de clase, Nicole, también es francófona de origen africano casada con un suizo germanófono y vive en el pueblo desde hace dos años.

"Mi esposo es suizo de lengua materna alemán y mis suegros no hablan el francés, así que para integrarme estoy obligada a aprender el alemán."

Sobre la oferta de los cursos en el pueblo afirma: "Es importante porque está cerca de nuestro domicilio y eso nos permite conocer nuestro pueblo, antes de conocer más allá de él."

Cursos para niños y mayores

Un conocimiento valioso en su papel de padres de familia, confirma la maestra Theres Blondel: "Si bien es básico que los niños aprendan el idioma local antes de entrar a la escuela, también los padres deben hacerlo, de lo contrario deben pedir a los niños que les traduzcan las informaciones de la escuela o de las autoridades comunales; lo que limita su propia integración."

¿Dónde está esta comuna en las tareas de integración de sus extranjeros?: "Seguro en los inicios, pero se está haciendo ya algo, incluso mucho si se compara con otras comunas vecinas; y se hará más. Hay varios proyectos en marcha con traducciones, con los mediadores culturales y creo que estamos en el buen camino. Ahora debemos saber cómo hacer para llegar a más gente a fin de que sean más concurridos los cursos y hacer que las personas de bajo nivel educativo que no están acostumbradas a acudir al aula, decidan inscribirse a ellos."

CONTINUA EN MAS SOBRE EL TEMA con 'En el juego de la integración infantil'

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Mil inmigrantes portugueses al mes

Desde la entrada en vigor del acuerdo de libre circulación de personas con la Unión Europea (UE) han ingresado a Suiza cada mes poco más de 1000 portugueses.

De junio de 2004 al mes de febrero de 2007 un total de 33.970 portugueses han entrado al país.

Entre las causas de la emigración portuguesa se puede mencionar que Portugal es de entre los miembros de la UE uno de los países con los mayores indicadores de pobreza y asimetría de ingresos.

Expertos apuntan que la repartición de la riqueza es la más injusta de toda la Unión Europea. Las regiones rurales y suburbanas son las más afectadas.

El salario medio en Alemania (menor al suizo) es 180% mayor al portugués.

Fin del recuadro

Extranjeros

EN SUIZA:

-Uno de cada cinco habitantes de Suiza es extranjero (20,4% de la población)

Las comunidades principales son:

-291.684 italianos (19,1% de la comunidad extranjera)

-190.794 serbios (12,5%)

-173.000 portugueses (11,4%)

-170.000 alemanes (11%)

EN EL CANTON DE FRIBURGO:

-Uno de cada siete habitantes del cantón es extranjero: 41.500 personas, es decir, el 15,7% de la población.

-La capital cantonal, Friburgo, tiene una cuota de extranjeros del 25%.

- En comunas suburbanas el porcentaje de extranjeros es aún más elevado: Bulle (28,6%), Romont (32%), y Courtepin (35,8%).

-La portuguesa es la principal comunidad extranjera (10.500 personas, el 25% de los extranjeros).

-Le sigue la proveniente de los Balcanes (7.300, el 17,6%).

-Los franceses y los italianos comparten la 3a. posición (4.000 personas cada grupo, es decir, 9,6% c/u).

-Después se encuentran los españoles, los alemanes, los turcos y las personas provenientes del continente africano que en total suman 2.179 personas (aprox. 5,3%)

EN LA COMUNA DE KERZERS:

-Uno de seis pobladores es extranjero. (17%: unas 770 personas).

-39,4% provienen de los Balcanes (167 personas de Serbia y Montenegro, 113 de Macedonia, 15 de Bosnia-Herzegovina, 5 de Croacia y 4 de Kosovo).

-28,4% de Portugal (219 personas).

-El otro 32,2% se divide en grupos muy reducidos de unas 30 nacionalidades, entre las que destacan: la alemana (61 personas), la italiana (43), la española (34 personas) y la de Sri Lanka (20 personas).

Fin del recuadro

Kerzers

Este poblado pertenece al cantón de Friburgo, fronterizo con Berna, y se haya justo en la planicie donde se cultiva gran parte de los vegetales consumidos en el país.

Kerzers es una de las comunas de Friburgo donde se habla el dialecto friburgués de raíces germanas. La mayor parte del cantón es francófono.

Con un salario promedio de entre 11 y 20 francos la hora, predomina la mano de obra extranjera en las tareas de cosecha y selección de los vegetales y las frutas.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes