AFP internacional

Un pescador somalí carga con un pez espada en la cabeza mientras va del puerto al mercado de Mogadiscio, la capital de Somalia, el 11 de febrero del año 2014

(afp_tickers)

Cincuenta países pesqueros acordaron este lunes imponer una cuota en el Mediterráneo para el pez espada, una especie que fue víctima de sobrepesca durante décadas y que nunca había beneficiado de esta medida de protección.

Al término de una reunión celebrada en Vilamoura (Portugal), la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA) fijó una cuota de 10.500 toneladas para 2017.

Esa cuota se reducirá en un 3% anual entre 2018 y 2022, en el marco de un plan de reconstitución que durará 15 años (2017-2031), y será revisada en 2019, tras un estudio científico de la población reproductora.

"Es un paso decisivo para la preservación de las reservas", consideró la Unión Europea (UE), promotora de dicho plan.

La CICAA, integrada por 51 miembros (50 países y la UE) es responsable de la conservación de los túnidos y otras especies afines en el océano Atlántico y el mar Mediterráneo.

Según las ONG, era necesario actuar para detener la desaparición de ejemplares de este pez, ya que su población se redujo un 70% en 30 años, y que el 70% de los peces capturados son juveniles, es decir, que son menores de tres años y todavía no alcanzaron la edad reproductora.

Éstas no esconden, sin embargo, cierta decepción tras el anuncio, ya que la cuota fijada para 2017 equivale más o menos a las cantidades pescadas en los últimos cuatro años (unas 10.000 toneladas).

"Es un poco extraño", y una bajada del 3% anual a partir de 2018 "es demasiado débil", asegura Alessandro Buzzi, de World Wildlife Fund (WWF).

Una primera propuesta de la UE proponía reducir la cuota un 25% en cinco años, recuerda Buzzi, cuya organización está, pese a todo, "contenta" tras haber "tenido que esperar mucho tiempo".

"Es un primer paso hacia la reconstitución de la población", celebra Ilaria Vielmini, de la ONG Oceana. "Esperamos que sea un giro, un cambio en la manera de tratar el Mediterráneo".

- 'Demasiado limitado' -

Este plan "llega con una década de retraso", lamenta por su parte Lasse Gustavsson, director ejecutivo de la ONG para Europa, en un comunicado. "Durante el Día Mundial de la Pesca, esperábamos un plan de crisis más ambicioso, [éste] es muy limitado, está demasiado alejado de las opiniones científicas y sigue poniendo la población en peligro".

Para Bertrand Wendling, de la organización de pescadores francesa Sa.Tho.an, "había que conseguir que las capturas no se dispararan, con las redes de deriva que utilizan países como Marruecos y Túnez".

Aunque se alcanzó un consenso sobre la cuota de pesca, el reparto de ésta podría dar lugar a conversaciones más complicadas. Un grupo de trabajo estudiará esta cuestión desde comienzos de 2017.

Italia es el principal país pesquero de pez espada en el Mediterráneo (45% de las capturas), seguido de Marruecos (14%), España (13%), Grecia (10%) y Túnez (7%).

Además de las cuotas, el plan prolonga medidas que ya están en vigor, como la prohibición de pescar durante tres meses al año y la fijación de un tamaño mínimo para los ejemplares capturados, que contribuyeron a limitar las cantidades pescadas en los últimos años.

No hubo, sin embargo, novedades sobre la cuota de pesca de atún rojo en el Mediterráneo y el Atlántico Este, que la CICAA fijó por un periodo de tres años en 2014.

"No se hizo ninguna propuesta [al respecto] (...), así que el plan de reconstitución [del atún rojo] sigue adelante, a la espera de la evaluación de la población" prevista en 2017, indica Buzzi.

En 2014, las cuotas del atún rojo se establecieron en 16.142 toneladas para 2015, 19.296 toneladas en 2016 y 23.155 toneladas en 2017.

Respecto al atún obeso, otra especie sobreexplotada, "no se tomó ninguna nueva medida de gestión para mejorar" su población, criticó la ONG Pew.

Esta organización también lamentó que para los tiburones azules la CICAA solamente haya fijado un nivel de capturas a partir del cual se plantearía tomar nuevas medidas.

afp_tickers

 AFP internacional