AFP internacional

La ministra de Relaciones Exteriores Susana Malcorra se dirige a la prensa en la ciudad de México el 25 de mayo de 2016

(afp_tickers)

La canciller argentina Susana Malcorra, candidata a la secretaría general de Naciones Unidas, aseguró este martes en Paris que "ya es tiempo de tener a una mujer" al frente de la ONU, tras 70 años de direcciones masculinas.

Una mujer latinoamericana al frente de la ONU daría, "desde el Sur, una perspectiva más enriquecedora", afirma la máxima responsable de la diplomacia de Argentina.

"Las mujeres están 'empoderadas'" en América Latina, "una región de paz" que sabe "dialogar para encarar sus conflictos", explica la canciller en entrevista con la AFP en la embajada argentina en París.

La posibilidad de reemplazar en el cargo a Ban Ki Moon es solo "una hipótesis", recordó sin embargo la ministra, de 61 años, considerada una pragmática que bajo la presidencia de Mauricio Macri ha prometido una "desideologización" de Argentina en sus relaciones con el mundo.

Ejemplo de ello es el tema de las Malvinas, asunto candente que separa a Buenos Aires y Londres. "Con el presidente Macri convinimos en que la diatriba y la posición gesticular no ayudan a resolver el problema", afirma Malcorra.

Malcorra reitera su tesis de que con el Reino Unido hay una "20% que nos divide, que es Malvinas" pero un "80%" que une, de "oportunidades perdidas que no han sido exploradas".

Respecto a Venezuela, Malcorra afirma que su país "enfatiza en la necesidad de diálogo" entre el gobierno y la oposición.

Respecto a la amenaza de Macri, cuando aún era candidato, de impulsar la aplicación de la Carta Democrática de la OEA en el caso venezolano --un país puede ser excluido de participar en sus instancias en caso de ruptura democrática-- Malcorra recuerda que eso fue "antes de las elecciones legislativas" de diciembre.

La victoria de la oposición fue "reconocida" por el presidente Nicolas Maduro, lo que "elimina el uso de la cláusula democrática".

Ahora, la "realidad" en Venezuela "es muy compleja", admite, y la única fórmula es la del "diálogo" en el país, asegura.

Interrogada sobre las declaraciones de Maduro, algunas de ellas polémicas, Malcorra afirma: "Hay que evitar las declaraciones grandilocuentes, tanto de las partes (en Venezuela) como de terceros" fuera del país.

- Medio Oriente y la guerra en Siria -

Si Malcorra fuera designada a la cabeza de la ONU --una "hipotesis", insiste, con prudencia-- el organismo internacional seguiría enfrentado, entre otros, a dos grandes crisis: el conflicto israelo-palestino y la guerra en Siria.

"La solución de los dos Estados ha sido frenada en el diálogo" dice Malcorra refiriéndose al primero. "Hay que retomar ese diálogo y le corresponde a la ONU alentar a los Estados miembros" a estimular nuevas negociaciones, dice la canciller.

Malcorra reconoce que la situación en Siria "ha empeorado". "Es fundamental un alto el fuego absoluto y definido para que haya un acceso humanitario" a las zonas de guerra, afirma.

La canciller, que estuvo recientemente en un campo de refugiados en Líbano, relata que las mujeres sirias "lo que más quieren es volver" a su tierra, pese a que sus pueblos y sus casas están destruidos.

Así, un alto el fuego podría ayudar a resolver la gravísima crisis de los refugiados en los países vecinos a Siria, da a entender Malcorra.

En cambio, la situación de los refugiados en Europa es distinta ya que "cuanto más se alejan de sus casas, más distante" es la relación que guardan con su país de origen, reconoce Malcorra.

Pero la canciller argentina deja claro que no puede hablarse de refugiados sirios por razones económicas. Todos ellos "han sido expelidos por la guerra", sentencia.

afp_tickers

 AFP internacional