AFP internacional

Yemeníes inspeccionan el lugar del ataque suicida con coche bomba reivindicado por el grupo Estado Islámico el 29 de agosto de 2016 en el centro de reclutamiento militar de la ciudad de Adén, en Yemen

(afp_tickers)

Al menos 71 personas murieron y 98 resultaron heridas este lunes en Yemen en un atentado suicida reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) contra jóvenes reclutas del Ejército, que combate a la vez a los rebeldes chiíes y a grupos yihadistas suníes.

El ataque, con coche bomba, es el más sangriento ocurrido en la ciudad de Adén, en el sur de Yemen, desde que fuera retomada por el Gobierno en julio de 2015. La matanza ilustra las dificultades a las que se tienen que enfrentar las autoridades para restablecer la seguridad en Adén, declarada, sin embargo, "capital provisional" de Yemen.

El grupo EI reivindicó rápidamente el ataque de este lunes. "Unos 60 muertos en una operación mártir de un combatiente del Estado Islámico contra un centro de reclutamiento del ejército en Adén", publicó la agencia Amaq, órgano de propaganda del grupo yihadista.

Desde los 11 muertos, el balance de la masacre aumentó rápidamente hasta los 18 y luego a 40, para acabar estableciéndose en 71, según los tres principales hospitales de la ciudad. En un tuit, el hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) había señalado haber recibido 45 muertos y 60 heridos.

Según fuentes de seguridad, la explosión se produjo en el patio de la escuela Sanafir, en el norte de Adén. Los reclutas, reunidos en el patio, acababan las formalidades para unirse a las filas de las fuerzas armadas yemeníes, que el Gobierno, exiliado en Arabia Saudí, quiere reforzar con la ayuda de la coalición árabe.

Según varios testigos, el kamikaze aprovechó la entrada de una camioneta para lanzar su vehículo contra los reclutas. La explosión fue tan fuerte que "provocó el hundimiento del techo de un aula sobre numerosos reclutas", precisó un responsable de seguridad.

- Se multiplican los ataques yihadistas -

Los yihadistas han aumentado los ataques contra las fuerzas del orden y responsables políticos de Adén a pesar de las múltiples medidas y de los numerosos programas para salvaguardar la seguridad de la ciudad.

El atentado más reciente, reivindicado por el EI, se produjo el 20 de julio, con un saldo de cuatro policías muertos.

El 6 de julio, las fuerzas gubernamentales, apoyadas por una coalición militar árabe, expulsaron a los yihadistas de una base militar de Adén que habían asaltado tras haber dirigido un doble atentado contra ella.

Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA) revindicó el doble atentado suicida y el asalto que le siguió en la base militar, vecina al aeropuerto internacional, donde murieron diez soldados.

En mayo, el EI reivindicó un doble atentado contra reclutas del ejército y una base militar en Adén (41 muertos) y un atentado suicida contra jóvenes reclutas de la policía en Mukalla, en el sureste, que dejó 41 muertos.

- Proceso de paz bloqueado -

Yemen está sumido desde 2014 en un conflicto que enfrenta a los hutíes, rebeldes chiíes procedentes del norte, con el Gobierno del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, que fue expulsado de la capital, Saná, y cuyas fuerzas se reagruparon en el sur.

En marzo de 2015, Arabia Saudí se puso al frente de una coalición militar árabe para frenar el avance de los hutíes, quienes, aliándose con los simpatizantes del expresidente Ali Abdalá Saleh, se expanden por el país.

Aprovechando el caos generado por este conflicto, los yihadistas de Al Qaida y sus rivales del grupo Estado Islámico han reforzado su influencia en el sur y en el sureste de Yemen.

En el sur del país, las fuerzas gubernamentales han dirigido desde marzo operaciones que les han permitido recuperar varios municipios que estaban en manos de los yihadistas.

EEUU, que considera al AQPA como la rama más peligrosa de Al Qaida, dirige bombardeos regularmente, a menudo con drones, contra sus jefes y sus combatientes en Yemen.

Mientras tanto, el proceso de paz entre los rebeldes y el Gobierno está bloqueado desde que el 6 de agosto fracasaran las negociaciones organizadas en Kuwait por Naciones Unidas.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, propuso el jueves pasado un nuevo enfoque para resolver el conflicto, basado en la formación de un gobierno de unidad nacional.

afp_tickers

 AFP internacional