AFP internacional

Un policía, tras el cordón que impide el paso a una estación de tren en Grafing, cerca Múnich (sur del país), donde se había producido un ataque, el 10 de mayo de 2016

(afp_tickers)

Las autoridades alemanas anunciaron este jueves que habían frustrado un proyecto de atentado del grupo Estado Islámico (EI) y detenido a tres sirios, cuyo plan era hacerse estallar en el centro histórico de Dusseldorf (oeste).

"Según los resultados de la investigación en curso", los sospechosos planificaban un atentado suicida en nombre de "la organización terrorista extranjera Estado Islámico" "en el casco antiguo de Düsseldorf", afirmó la fiscalía federal de Alemania, en un comunicado.

Los tres hombres identificados como Hamza C., de 27 años, Mahood B., de 25 años, y Abd Arahman A. K., de 31 años, todos ellos de nacionalidad siria, fueron detenidos en Renania del Norte-Westfalia, en Brandeburgo, y en Baden-Wurtemberg, y sus apartamentos fueron registrados.

Todos ellos llegaron por separado a Europa a través de Grecia en marzo y julio de 2015, justo antes del "pico" de la crisis migratoria europea.

Un cuarto hombre, vinculado a este proyecto e identificado como Saleh A., de 25 años, fue detenido en febrero en Francia, donde se encuentra en detención provisional. Alemania pedirá su extradición.

"No hay indicios que permitan afirmar que los sospechosos ya habían comenzado a aplicar su plan de ataque", pero en cualquier caso preparaban un atentado "en el casco antiguo de Düsseldorf".

Según los planes de Saleh A. y de Hamza C., que habían recibido órdenes desde Siria para cometer el atentado, dos suicidas "con chalecos explosivos" debían hacerse explotar su carga en una de las principales arterias del centro de la ciudad, explicó la fiscalía.

- Incidentes muy aislados -

Alemania no ha sufrido hasta ahora ningún ataque yihadista de envergadura, al contrario que sus vecinos franceses y belgas, pero las autoridades alertaron en varias ocasiones que el país es un objetivo.

En los últimos meses, la policía ha realizado varias redadas contra sospechosos en diferentes partes de Alemania, pero no se revelaron proyectos concretos. Unos días después de los atentados del 13 de noviembre en París, hubo alertas en Múnich durante Nochevieja y en Hanóver (norte) que inquietaron a las autoridades, sin que se dieran a conocer precisiones sobre la envergadura de la amenaza.

La llegada de más de un millón de inmigrantes en 2015 y el precedente de los atentados de París alimentaron los temores de que militantes yihadistas hubieran podido entrar en Alemania camuflados entre los refugiados, originarios principalmente de Siria. Sin embargo, hasta ahora solo se han registrado incidentes muy aislados en relación con el yihadismo.

A finales de marzo, una ciudadana alemano-marroquí de 15 años hirió gravemente a un agente en la estación de Hanóver durante un control rutinario. La joven permaneció en la frontera turcosiria antes de que su madre, preocupada por su radicalización, fuese a buscarla y la llevara de vuelta a Alemania.

En septiembre de 2015, la policía mató a Rafik Yusef, un iraquí de 41 años en libertad condicional tras cumplir una pena por pertenencia a una organización "terrorista" y un proyecto de atentado contra un primer ministro iraquí en 2004, después de herir con un cuchillo a una policía en Berlín.

En agosto del mismo año, dos combatientes germanófonos, que reivindicaron su pertenencia al grupo yihadista EI en Siria, amenazaron por su parte a Alemania y a la canciller Angela Merkel. En un vídeo pedían a sus "hermanos y hermanas" cometer atentados solitarios, "con cuchillos" por ejemplo, contra los "infieles".

Los militantes aseguraron que querían vengarse del apoyo alemán a la lucha contra el EI y de la presencia de las Fuerzas Armadas alemanas en Afganistán.

afp_tickers

 AFP internacional