AFP internacional

La canciller alemana, Angela Merkel, lee un papel a su llegada a la reunión semanal del Gobierno alemán, el miércoles 13 de abril en Berlín

(afp_tickers)

La coalición de conservadores y socialdemocrátas del Gobierno alemán acordó este jueves de madrugada nuevas medidas para los refugiados, entre ellas, denegar el permiso de residencia a los que no hagan suficientes esfuerzos para integrarse.

El proyecto, que el Gobierno todavía tiene que aprobar formalmente y que luego tendrá que ser votado por el Parlamento, es una novedad en Alemania, que hasta ahora no se había considerado un país de inmigración.

"Cincuenta años después de que empezara la inmigración, Alemania tiene ahora una ley sobre la integración" de los extranjeros, dijo en la red social Twitter el líder de los diputados socialdemócratas, Thomas Oppermann.

Entre otras medidas, el acuerdo prevé que las autoridades atribuirán un lugar de residencia a los demandantes de asilo para repartirlos mejor en el territorio alemán y evitar los guetos.

El documento también prevé rechazar el permiso de residencia de largo plazo a los refugiados que no hagan suficientes esfuerzos para integrarse, en particular hablando bien alemán.

afp_tickers

 AFP internacional