AFP internacional

El logo de Uber el 10 de marzo de 2016

(afp_tickers)

La estadounidense Uber anunció el miércoles que recibió una inyección de 3.500 millones de dólares de un fondo soberano de Arabia Saudita que ayudará a expandir a ese gigante del servicio de transporte con chofer.

El acuerdo le dará a Uber una capitalización de 62.500 millones de dólares, según fuentes vinculadas a la operación.

El fondo saudí PIF tendrá un sillón en el consejo de administración de Uber que tiene su sede en San Francisco (California, EEUU) y está catalogada como una de las mayores empresas emergentes (start up) del mundo.

Uber desarrolló una aplicación que permite al usuario contactarse con particulares que ofrecen servicio de taxi.

La aplicación de Uber se utiliza actualmente en unos 60 países, en muchos ellos en abierta confrontación con los servicios de taxis convencionales.

En Arabia Saudita Uber está en cinco ciudades y el 80% de sus pasajeros son mujeres. Estas no tienen derecho a conducir autos en su país.

"Nuestra experiencia en Arabia Saudita es un muy buen ejemplo de la forma en que Uber puede beneficiar a pasajeros, conductores y ciudades", dijo Travis Kalanick, fundador y presidente de Uber.

Numerosas controversias han rodeado la implementación de este servicio, particularmente la que se refiere a la necesidad de otorgar garantías laborales a los conductores y los reclamos de competencia desleal que formulan las empresas que prestan servicios tradicionales de taxis.

- Un 80% de los pasajeros -

El crecimiento de Uber ha sido particularmente acelerado en la región de Oriente Medio y Norte de Africa.

En Arabia Saudita, donde las mujeres no tienen permitido manejar, el número de autos que prestan este servicio se ha quintuplicado en un año para alcanzar los 19.500 en el primer trimestre del año.

En el mismo periodo la cifra de pasajeros se ha multiplicado por seis y alcanzó los 395.000 usuarios activos.

La inversión en Uber se inscribe en el marco de la estrategia llamada "visión saudí del horizonte 2030", un ambicioso plan presentado a fines de abril y que busca diversificar una economía que depende en un 70% de sus exportaciones de petróleo.

Uno de los objetivos de ese plan es el aumento de la participación femenina en la fuerza laboral, sin embargo no está claro si una monarquía orientada por una visión rigurosa del islam, planea levantar la prohibición para que las mujeres manejen.

Pero Arabia Saudita no es la única interesada en invertir en las aplicaciones que permiten reservar automóviles con conductor desde el teléfono móvil, considerada una de las dos grandes tendencias del transporte en los próximos años junto con el desarrollo de vehículos autónomos.

El grupo informático Apple ha anunciado recientemente la inversión de 1.000 millones de dólares en Didi, el rival chino de Uber, mientras que otro servicio estadounidense Lyft, obtuvo en los últimos meses financiación de los fabricantes de automóviles General Motors y Toyota.

afp_tickers

 AFP internacional