AFP internacional

Una embarcación circula por el Támesis en Londres con celebridades que respaldan la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea el 15 de junio de 2016

(afp_tickers)

Una flota de unos 20 barcos pesqueros pro-Brexit que recorría este miércoles el Támesis hasta el Parlamento británico, con el líder político Nigel Farage al frente, se enfrentó a un solitario barco comandado por el cantante Bob Geldof, defensor de mantenerse en la UE.

La iniciativa del campo partidario de salir de la Unión Europea en el referéndum del 23 de junio, que pretende denunciar las restricciones a la pesca impuestas por Bruselas, partió de diferentes puntos del litoral y llegó a las 09H00 GMT a Londres, donde se embarcó Farage, eurodiputado y líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP).

Pero el cantante y activista Bob Geldof trató de reventar la fiesta acercándose con su propio barco al de Farage, poniendo música a todo volumen, haciéndole gestos obscenos y dirigiéndose a él con un megáfono: "¡Nigel, eres un farsante!", le gritó Geldof.

"¡Asististe a 1 de 43 reuniones del comité de pesca del europarlamento, no eres amigo de los pescadores, deja de mentir, este referéndum es demasiado importante!", voceaba Geldof, acompañado de varios militantes con pancartas que decían "In", "dentro" de la UE.

La flota de Farage respondió atacando con chorros de agua al barco de Geldof, en una escena vivida ante la Torre de Londres.

"Quremos que nos devuelvan nuestras aguas territoriales. Así nuestos miles de hombres y mujeres podrán volver al trabajo. La política pesquera de la UE es criminal", explicó Farage a la prensa, en alusión a las pausas pesqueras que Bruselas decreta para permitir la reproducción o a las cuotas a los países miembros.

- "¡Míranos, Nigel Farage!" -

La jornada era espléndida, un breve reposo en medio de unos días muy lluviosos, y Farage oficiaba de almirante. "A su derecha, señoras y señores, la próxima residencia de David Cameron, la Torre de Londres, que en el pasado ejerció de cárcel", decía David Coburn, otro diputado europeo del United Kingdom Independance Party.

Pero apenas superado el puente de la Torre, la aparición ruidosa del barco "Sarpedon" comandado por Geldof, con sus canciones a toda mecha, estropearon el plácido paseo de Farage y compañía. Ni si quiera se le oía.

"Es un multimillonario, no tiene nada que hacer con los pescadores", lamentaba Coburn, mientras Farage murmuraba: "patético".

En la procesión pro-Brexit participaron barcos llegados de puntos distantes, de Kent, en el sur, de Escocia, en el norte, con pancartas que decían "la pesca a favor del Brexit" o "devolvamos la grandeza al Reino Unido" y banderas británicas.

"Los pescadores son gente independiente, entienden intuitivamente nuestro combate", afirmó Ray Finch, otro eurodiputado del UKIP.

Pero, a punto de llegar al Parlamento, la flotilla seguía hostigada. Al gran barco de Geldof se le habían sumado lanchas zodiac con banderas de la campaña favorable al Reino Unido.

A su llegada ante el Big Ben, la procesión se topa con una inmensa pancarta en el puente de Westminster: "No permitáis que Farage hunda Gran Bretaña, ¡votad a favor de la permanencia!".

Y Bob Geldof reapareció, gritando: "la verdad asoma, Nigel, eres un mentiroso. ¡Míranos, tómate otra pinta de cerveza y miranos!".

Nigel Farage no se dignó a mirarlo. Tenía la mirada puesta en el reloj del Big Ben, en el Parlamento. "Quiero que la gente entienda que el referéndum opone a la gente corriente y los privilegiados de Westminster", único objeto de su furia... además de la UE.

afp_tickers

 AFP internacional