AFP internacional

La bandera del Mercosur frente a la Cancillería venezolana en Caracas el 5 de agosto de 2016

(afp_tickers)

El gobierno brasileño se reunió este martes con el embajador uruguayo para expresar su "profundo malestar" y pedir explicaciones tras las declaraciones del canciller Nin Novoa de que Brasil habría presionado a Uruguay en la crisis por el traspaso de la presidencia del Mercosur.

Brasil "recibió con profundo malestar y sorpresa las declaraciones del canciller Nin Novoa sobre la visita del ministro José Serra a Uruguay", afirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, Itamaraty, en un comunicado.

El Mercosur atraviesa su peor crisis en años debido a que Brasil, Paraguay y Argentina se oponen a que Venezuela asuma la presidencia pro témpore del bloque en medio de la crisis política que atraviesa el país caribeño, y alegan que Caracas no ha acompasado su normativa interna a la del bloque regional.

Nin Novoa dijo que Serra viajó recienteente a Montevideo "con la pretensión de que se suspendiera el traspaso (a Venezuela) y que, además, si se suspendía, nos iban a llevar en sus negociaciones con otros países, como queriendo comprar el voto de Uruguay", según la versión taquigráfica de su comparecencia ante la comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Diputados la semana pasada, publicada este martes por el diario El País de Uruguay.

"El tenor de las declaraciones no es compatible con la excelencia de las relaciones entre Brasil y Uruguay", reaccionó Itamaraty en la nota.

El secretario general de Relaciones Exteriores de Brasil se reunió el martes por la tarde con el embajador uruguayo en Brasilia para "expresarle su malestar y pedirle explicaciones" por los dichos de Nin Novoa, explicó una fuente de Itamaraty a la AFP.

Pese a la oposición de sus socios regionales, la Cancillería venezolana izó la bandera del organismo en Caracas la semana pasada para simbolizar el inicio de su período en la presidencia rotativa del bloque.

Hace tres semanas Uruguay puso fin a su período de seis meses al frente de la presidencia, puesto de coordinación de la agenda del grupo, y defendió que Venezuela, que le sigue en orden alfabético, la asumiera.

Por su parte, el mandatario uruguayo, Tabaré Vázquez, advirtió que Venezuela formará parte del bloque en tanto no se aplique la cláusula democrática.

El Mercosur cuenta en su normativa interna con la posibilidad de suspender a alguno de sus socios si los demás consideran que hubo un quiebre institucional que afecta la democracia. La aplicación de esa cláusula no ha sido discutida oficialmente para el caso venezolano.

afp_tickers

 AFP internacional