AFP internacional

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, habla con el ministro británico de Hacienda, George Osborne, durante la primera sesión del G7 de ministros de Finanzas y bancos centrales, el 20 de mayo de 2016 en Sendai, Japón

(afp_tickers)

Las nubes en el crecimiento y el creciente riesgo de que Gran Bretaña rompa con la UE reducen la posibilidad de que la Fed suba los tipos de interés en la reunión iniciada este martes.

El comité de política monetaria de la Fed (FOMC) se instaló a las 17H00 GMT y el miércoles anunciará sus resoluciones en un comunicado que será seguido por una conferencia de la presidenta de la entidad, Janet Yellen.

La atención de los mercados está puesta en las previsiones que hará el comité sobre la marcha de la economía estadounidense para luego intentar descifrar cuándo podría decidir aumentar los ultrabajos tipos de interés.

"Se espera que la Fed no haga ningún movimiento en esta reunión", dijo Joseph LaVorgna, economista jefe para Estados Unidos de Deutsche Bank Research.

Varios miembros de la Reserva Federal (Fed), entre ellos Yellen, aún desean avanzar hacia la normalización de la política monetaria con tasas más altas, según analistas.

Empero un par de sorpresas surgieron en las últimas semanas y hacen prever que no habrá cambios inmediatos: la expectativa de inflación cayó y aumentó la posibilidad de que los británicos decidan irse de la UE (Brexit) en el referéndum de la semana próxima.

"El Brexit probablemente los mantendrá quietos hasta setiembre", dijo Chris Low de FTN Financial.

"Si los hechos no van por el camino previsto, la Fed tendrá que adaptarse", añadió.

Los miembros del FOMC se centrarán en los riesgos que acechan a la economía de Estados Unidos y de todo el mundo y también en cuánto puede crecer el PIB estadounidense en lo que queda del año", dijo Jim O'Sullivan, de High Frequency Economics.

"Los funcionarios probablemente darán alertas de crecientes incertidumbres", estimó.

Durante más de un año la Fed ha estado ansiosa por aumentar las tasas que estaban casi en cero para sostener la economía y las incrementó en diciembre a un rango de entre 0,25 y 0,50%.

Sin embargo, el impulso que tenía entonces la economía estadounidense se aminoró; en parte por el lento crecimiento mundial y en parte también porque la inflación no aumentó al ritmo que la Fed esperaba.

En mayo los miembros del FOMC aún confiaban en que las tasas podrían aumentarse en junio o julio. Pero desde entonces la economía estadounidense creó la menor cantidad de empleos en casi seis años: apenas 38.000; un cuarto de lo que se esperaba.

El 6 de junio Yellen calificó de "preocupante" ese dato y dijo que también estaba atenta a un aparente giro en las expectativas de inflación que podría frenar el alza de los precios.

"Si las expectativas de inflación realmente están bajando, se pone en cuestión que la inflación vuelva a orientarse hacia el 2% tan rápidamente como yo lo esperaba", afirmó Yellen.

Para los analistas esa observación de Yellen implica que la Fed no subirá las tasas mientras las señales de la inflación hagan necesaria una política monetaria blanda.

La reunión del FOMC es además una semana antes del referéndum en el que los británicos decidirán si salen de la Unión Europea (Brexit). Si gana la ruptura, se espera un temblor en los mercados financieros y un impacto en las economías de Gran Bretaña y de Estados Unidos.

"Un voto británico por salir de la Unión Europea, tendrá repercusiones económicas significativas", dijo Yellen.

afp_tickers

 AFP internacional