AFP internacional

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, y el expresidente de CaixaBank, Isidre Fainé (d), posan antes de una junta general de accionistas anual el 28 de abril de 2016 en Barcelona

(afp_tickers)

El banco español CaixaBank anunció este jueves que venderá a inversores privados el 9,9% de su capital social, es decir, unos 1.400 millones de euros, para reforzarse antes de comprar la totalidad de la entidad portuguesa BPI.

El miércoles, los accionistas de BPI dieron luz verde a la adquisición total por parte de CaixaBank, que ya posee un 45,5% de la entidad.

La entidad, con sede en Barcelona, explicó que su decisión de vender 585 millones de acciones de capital propio para "reforzar el ratio de capital regulatorio" antes de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) que ejecutará sobre la entidad lusa, a la que valora en 1.630 millones de euros.

Concretamente, y en virtud de un plan estratégico que busca blindar su solidez, CaixaBank, el tercer banco español, quiere mantener su ratio de fondos duros (capital de nivel 1 ordinario CET1) entre un 11 y un 12%.

Sin embargo, como "dicho ratio se situaría por debajo del 11% tras la OPA (...) el Consejo de Administración ha considerado que sería conveniente proceder en estos momentos a realizar la colocación" de ese capital propio.

CaixaBank hizo el anuncio tras el cierre de la bolsa española. Antes de éste fue suspendida su cotización, en momentos en que la acción perdía un 3,14%.

Según explicó a la AFP Nuria Álvarez, analista de Renta4, la caída se debió a que el mercado pensó que CaixaBank iba a aumentar capital, lo que habría diluido al accionariado actual.

"Ayer no dijeron cómo iban a financiar la OPA" sobre BPI, con lo que "dejaron la puerta abierta a cualquier opción, incluyendo un aumento de capital", señaló Álvarez.

"Lo bueno es que el efecto dilusivo que un aumento de capital habría tenido lo eliminas", lo cual "es un guiño al accionista actual", que no va a perder nada, agregó.

Teniendo en cuenta el último valor de cotización este jueves, 2,35 euros por acción, el paquete vendido tendría un valor de 1.374 millones de euros.

Un portavoz contactado por la AFP no quiso precisar quiénes comprarán esas acciones y dijo apenas que dos de ellos son inversores institucionales que se quedarán en el capital.

En cualquier caso, el accionista de referencia seguirá siendo Criteria Caixa, que posee un 46,9% del capital.

El comunicado añade que las acciones propias puestas a la venta "tendrán derecho al dividendo de 0,03 euros por acción aprobado por el Consejo de Administración de CaixaBank en su reunión de hoy".

afp_tickers

 AFP internacional