AFP internacional

Un negocio con liquidación de mercadería en Buenos Aires, el 13 de mayo de 2016

(afp_tickers)

La Cámara de Diputados inició este miércoles un debate que se presume será maratónico para convertir en ley una iniciativa de la oposición que limita los despidos por seis meses y que el presidente Mauricio Macri prometió vetar.

Los diputados opositores hicieron prevalecer su mayoría para llevar a debate el proyecto que aprobó el Senado el 27 de abril, por 49 votos a favor y 16 en contra, en la primera derrota política de Macri desde que asumió la presidencia, el 10 de diciembre.

El debate podría durar hasta la madrugada del jueves.

La ley tiene respaldo de las cinco centrales obreras, que denuncian unos 155.000 despidos desde que Macri llegó a la presidencia, en un marco de deterioro social con un aumento de la pobreza que llega a 34,5% de la población, según un estudio de la Universidad Católica.

La iniciativa fue impulsada por el kirchnerista Frente para la Victoria (peronismo de centroizquierda), con el apoyo del peronismo no kirchnerista y la centroizquierda.

Según la prensa local, la estrategia del gobierno sería dejar que se apruebe la ley que impulsa la oposición para que de inmediato sea vetada por el presidente, en un intento por acotar el desgaste político respecto al veto que Macri tiene resuelto aplicar de todos modos.

Algunos líderes sindicales advirtieron que si Macri veta la ley convocarán a una huelga general.

- Ley "innecesaria" -

El Ejecutivo desplegó una serie de medidas en las últimas semanas para evitar la aprobación bajo el argumento de que la ley es "innecesaria".

Para ello, impulsó un acuerdo con las cámaras empresarias, a las que hizo firmar un compromiso público de que mantendrán su plantilla de empleados por 90 días.

Pero los sindicatos alertaron sobre el eufemismo de "mantener la plantilla", ya que pueden reemplazar empleados de alto costo salarial por otros de menor salario sin romper el pacto con el gobierno.

El acuerdo no hace referencia a frenar las cesantías en la administración pública tanto nacional, como provinciales o comunal. El gobierno admitió 11.000 despidos en el ámbito público.

Macri también envió un proyecto de ley para pequeñas y medianas empresas que incluye créditos blandos por 137.000 millones de pesos (9.400 millones de dólares) a tasas preferenciales y exenciones impositivas.

La ley antidespidos propone declarar la emergencia ocupacional por seis meses, en los cuales un trabajador despedido sin causa puede solicitar su reincorporación inmediata o percibir doble indemnización.

Empresarios acotan que esto golpeará a las pequeñas y medianas empresas (pymes) que deban reducirse por la caída del consumo y el incremento de costos derivado de una inflación del 40% anual, unos aumentos del 30% en combustibles y de hasta 900% en servicios básicos (electricidad, gas y agua).

El gobierno también convocó para el jueves al Consejo del Salario, donde junto a empresarios y sindicatos resolverá elevar el salario mínimo para los trabajadores registrados, de 6.060 pesos (400 dólares) y actualizar el ingreso del seguro por desempleo, inmóvil desde 2006 en 400 pesos mensuales (unos USD 26).

El temor a perder el empleo se ha convertido en la mayor preocupación de los argentinos, según un sondeo de la consultora Analogías.

El gobierno asegura que logrará poner en caja la inflación y el consumo se revitalizará a partir del segundo semestre.

Pero hay escepticismo porque, a dos meses del inicio del esperado "segundo semestre", la inflación ronda el 20% acumulado en 2016, dejando desactualizados los ajustes salariales que algunos sindicatos acordaron con empresarios, aunque la mayoría no están cerrados.

afp_tickers

 AFP internacional