AFP internacional

Militantes surcoreanos protestan contra los planes de instalar en Corea del Sur el sistema antimisiles estadounidense THAAD, el 19 de julio de 2016 en Seúl

(afp_tickers)

Corea del Norte anunció este miércoles ensayos balísticos, supervisados personalmente por el líder supremo Kim Jong-un, para poner a prueba sistemas de detonación de cara a posibles ataques nucleares contra objetivos de EEUU en Corea del Sur .

Los lanzamientos de tres misiles balísticos el martes fueron considerados una muestra del enfado de Pyongyang ante el anuncio del próximo despliegue en Corea del Sur de un escudo antimisiles estadounidense.

EEUU, Corea del Sur y Japón condenaron los lanzamientos de dos misiles Scud y de un Rodong de alcance medio y anunciaron una reacción coordinada frente a las repetidas violaciones por parte de Pyongyang de las resoluciones de la ONU que le prohíben cualquier tipo de programa nuclear y balístico.

Los lanzamientos fueron ordenados y supervisados personalmente por Kim Jong-un, según la agencia oficial norcoreana KCNA. El alcance de los misiles fue limitado, según la agencia, con el fin de simular unos ataque nucleares preventivos de puertos y aeródromos surcoreanos en los que están desplegados materiales militares estadounidenses.

Los lanzamientos estaban destinados a examinar "las características operacionales de los sistemas de detonación de las cabezas nucleares de los misiles balísticos a la altitud designada por encima de la zona determinada", precisó KCNA.

Según el Ejército surcoreano, los dos Scud recorrieron entre 500 y 600 kilómetros en dirección al mar de Japón. El Rodong fue lanzado una hora después.

Una foto publicada por el diario del partido único en el poder, Rodong Sinmun, muestra al dirigente norcoreano sentado en una mesa de despacho recubierto por un gran mapa de la península coreana. Se ve claramente una trayectoria de vuelo entre Corea del Norte y las costas meridionales de Corea del Sur, donde se encuentran los grandes puertos de Ulsan y Pusan.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró "muy inquietantes" estos lanzamientos.

En las últimas semanas, Corea del Norte multiplicó las amenazas de ataques nucleares preventivos contra el Sur y contra objetivos estadounidenses en territorio surcoreano. Pero su principal objetivo es lograr una fuerza de ataque nuclear creíble contra el continente americano.

Las pruebas de misiles de los últimos tiempos tienden a acreditar esta amenaza. Esto llevó a Seúl y Washington a anunciar el despliegue antes de que termine 2017 del sistema antimisiles THAAD (Terminal High Altitude Area Defence), uno de los más eficaces del mundo.

- Avances técnicos -

Pyongyang amenazó además la semana pasada con una "acción física" contra el escudo antimisiles. Cerca de 30.000 soldados estadounidenses están desplegados de forma permanente en Corea del Sur.

Les relaciones entre EEUU y Corea del Norte de deterioraron todavía más tras la decisión de Washington de poner a Kim Jong-un en su lista negra de sanciones contra individuos. Pyongyang también anunció el fin de las vías de comunicación que todavía tenía con Washington.

El 9 de julio el régimen norcoreano anunció haber puesto a prueba un misil balístico lanzado por un submarino. Y el 22 de junio lanzó dos misiles de medio alcance Musudan —que recorrieron una distancia mucho mayor que en los tests precedentes— capaces en teoría de alcanzar las bases estadounidense en la isla de Guam, en el Pacífico.

Desde el cuarto ensayo nuclear norcoreano del 6 de enero, que provocó un endurecimiento de las sanciones de la ONU, el Norte reivindica varios avances técnicos.

Entre ellos la miniaturización de una carga nuclear para ponerla dentro de un misil, la puesta a punto de una cabeza nuclear que pueda resistir la entrada a la atmósfera tras un vuelo balístico y el test de un motor para un misil balístico intercontinental (ICBM) que en teoría pueda llegar hasta América.

Algunos analistas consideran exageradas estas reivindicaciones pero la mayoría reconocen que Corea del Norte está haciendo progresos.

En paralelo, un portavoz de una unidad del Ejército del Pueblo Coreano (KPA) desplegado en el pueblo fronterizo de Panmunjom pidió la salida inmediata de las tropas estadounidenses estacionadas en el sur.

"La KPA declara solemnemente que las fuerzas de agresión imperialista estadounidense son su primer objetivo. EEUU tiene que volver a su casa", indicó la unidad citada por KCNA.

afp_tickers

 AFP internacional