AFP internacional

Unos pasajeros al llegar al aeropuerto de Santa Clara, en Cuba, en el primer vuelo comercial desde Estados Unidos desde el descongelamiento de las relaciones, el 31 de agosto de 2016

(afp_tickers)

Después de 55 años, Cuba y Estados Unidos reabrieron sus cielos a los vuelos regulares directos. Un avión de JetBlue, que partió de Fort Lauderdale, Florida, aterrizó este miércoles en la isla con 150 emocionados ocupantes.

Hora local: 10:57 (14H57 GMT). Temperatura: 27 grados centígrados. Tiempo: nublado. El vuelo 387 de JetBlue marcó el fin de la desconexión comercial aérea entre los dos países al tocar la pista del aeropuerto de la ciudad de Santa Clara (280 km al este de La Habana).

En Fort Lauderdale hubo globos, llanto y salsa. Dentro del Airbus A320, los pasajeros se encontraron con banderitas cubanas en los asientos. A la llegada, después de casi una hora de viaje, las agitaron con alegría.

"Fue un viaje muy emocionante, celebramos, la pasamos muy bien. Nos tomamos fotos con las banderas cubanas", dijo a la AFP la estadounidense Leanne Spencer, una organizadora de eventos sociales, quien viajó por primera vez a Cuba con su hija Natalie de 17.

Ahora en proceso de reconciliación, los dos países habían interrumpido el tráfico comercial aéreo en 1961 como parte del enfrentamiento de la Guerra Fría.

El secretario de Transporte estadounidense, Anthony Foxx, llegó en el vuelo inaugural, y en la tarde se reunió con el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Tanto en suelo estadounidense como cubano, el avión fue rociado con agua en el tradicional rito de inauguración de una ruta comercial.

Dos pasajeros, uno con la bandera de Estados Unidos y el otro con la de Cuba, se abrazaron en la pista frente a las cámaras.

"Fue una emoción increíble, todos los pasajeros, la prensa que iba en este vuelo histórico, tenían una sonrisa y estaban emocionados en llegar", declaró a la AFP Giselle Cortés, directora de Aeropuertos Internacionales de JetBlue.

Giselle nació en Estados Unidos, pero su familia es cubana. Su abuela fue sacada de la isla con el triunfo de la revolución en 1959.

"Soy la primera de la generación de mi familia en llegar a Cuba, que es mi segundo hogar. Se puede sentir la emoción de volver a casa", añadió esta mujer de 34 años.

- Un nuevo avance -

En su cuenta en Twitter, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, saludó "un nuevo paso de avance" en las relaciones, justo "un año después de haber izado la bandera americana en La Habana".

Separados por menos de 200 kilómetros de mar, los dos países restablecieron vínculos diplomáticos en julio de 2015, y en febrero acordaron reabrir los vuelos comerciales.

En mayo también se reactivaron los cruceros.

Aun cuando persiste el embargo estadounidense impuesto en 1962, los gobiernos de Barack Obama Y Raúl Castro han dado los pasos más significativos en lo que han denominado la normalización de sus relaciones.

Obama ha flexibilizado las restricciones para los viajes de los estadounidenses a Cuba, aun cuando todavía está en vigor la prohibición de hacer turismo en la isla.

Una medida que puede ser burlada fácilmente en la práctica. Entre enero y marzo llegaron 71.815 estadounidenses, un 93,9% más que el mismo período de 2015, según autoridades de La Habana.

Y a más visitantes, más ingresos, lo que supone un alivio para la isla tras el desplome económico de Venezuela, su mayor socio económico y que por cuenta de la caída de los precios del crudo ha debido restringir los envíos de petróleo subsidiado a Cuba.

Los vuelos de línea "permitirán un movimiento más fluido de personas, mercancías, información e ideas entre dos lugares muy cercanos geográficamente pero muy distantes políticamente", comentó a la AFP Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad Internacional de Florida (FIU).

El vuelo inaugural fue pilotado por el capitán Mark Luaces y el primer oficial Francisco Barreras, ambos estadounidenses de padres cubanos, informó JetBlue.

La falta de conexión regular aérea fue suplida en parte por los vuelos chárter desde 1979.

Normalmente, el boleto en un chárter a Cuba cuesta entre 400 y 500 dólares, mientras JetBlue cobrará 99 dólares la ida y cerca del doble ida y vuelta.

A lo largo de los próximos meses se irá incrementando la regularidad de los vuelos hasta llegar a 110 diarios, 20 de ellos a La Habana.

Las compañías JetBlue, American, Silver, Frontier, Southwest y Sun Country, volarán a nueve aeropuertos provinciales: Camagüey, Cayo Coco, Cayo Largo, Cienfuegos, Holguín, Manzanillo, Matanzas, Santa Clara y Santiago de Cuba, desde Miami, Fort Lauderdale, Chicago, Minneapolis y Filadelfia.

La Secretaría de Transportes dijo este miércoles en un comunicado que ocho líneas comenzarán a volar a La Habana en el otoño (boreal): Alaska Airlines, American Airlines, Delta Air Lines, Frontier Airlines, JetBlue Airways, Southwest Airlines, Spirit Airlines, y United Airlines.

Esos vuelos partirán desde Atlanta, Charlotte, Fort Lauderdale, Houston, Los Angeles, Miami, Newark, Nueva York, Orlando y Tampa.

"La competencia para la ruta de La Habana es una de las más intensas que he visto. Pienso que eso habla de un gran interés por parte del pueblo estadounidense y también habla del interés comercial que existe en Estados Unidos", dijo a su llegada a la isla Foxx, citado en español por medios cubanos.

afp_tickers

 AFP internacional