AFP internacional

Simpatizantes del partido en el poder de Zambia, el Frente Patriótico, se reúnen en el cierre de un acto de campaña el 10 de agosto de 2016 en Lusaka

(afp_tickers)

El principal candidato de la oposición denunció este viernes fraude en las elecciones presidenciales en Zambia, acusando al presidente Edgar Lungu de estar coludido con la comisión electoral.

"La Comisión Electoral retrasa el anuncio de los resultados para que los bandidos armados del Frente Patriótico (partido de gobierno) tomen el control de los centros de votación durante la noche y cambien los resultados", señaló Hakainde Hichilema, líder del partido Partido Unido por el Desarrollo Nacional (UNPD).

Estas declaraciones se producen después de una campaña tensa, marcada por numerosos incidentes entre los militantes del FP y el UNPD, que dejaron al menos tres muertos.

Debido a las tensiones, la campaña fue suspendida durante diez días en la capital, Lusaka.

"El recuento está en curso en los centros de votación de todo el país", indicó este viernes en la mañana Priscilla Isaac, directora de la Comisión Electoral.

El jueves las votaciones se desarrollaron con tranquilidad, sin incidentes mayores. Según las autoridades la participación fue elevada.

La incertidumbre y las tensiones durante la campaña hacen temer a muchos expertos que haya un brote de violencia en el país.

"Los dos partidos abordan esta elección como un tema de vida o muerte, lo que explica este brote de violencia política", destacó Dimpho Motsamai, analista del Instituto de Estudios sobre Seguridad, con sede en Johannesburgo.

Sin embargo, Hichilema efectuó este viernes un llamado a la calma.

"No caigan en la trampa de la violencia", dijo el economista de 54 años, conocido como HH.

El vencedor será elegido por un mandato de cinco años. Si ninguno obtiene el 50% de los votos, habrá una segunda vuelta.

También se eligen diputados y consejeros regionales y se lleva a cabo un referéndum sobre una reforma constitucional.

Zambia, antigua Rodesia del Norte, se independizó de Reino Unido en 1964. Desde entonces y hasta 1991 estuvo dirigida por Kenneth Kaunda, bajo un régimen de partido único, antes de abrirse al multipartidismo.

Su economía depende totalmente de la producción y las exportaciones de cobre. Pero la reciente caída del precio de ese metal lo colocó "bajo una intensa presión", según el Fondo Monetario Internacional (FMI), con la supresión de miles de empleos en el sector minero.

afp_tickers

 AFP internacional