AFP internacional

Dos soldados norcoreanos caminan por la orilla del río Yalu a su paso por la ciudad de Sinuiju, en la frontera con China, el 10 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Trece norcoreanos empleados en un restaurante estatal en el extranjero, el total de la plantilla, desertaron y escaparon a Corea del Sur, anunció este viernes el Gobierno surcoreano.

Los norcoreanos, doce mujeres y un hombre, llegaron a Corea del Sur el jueves, declaró a la prensa el portavoz del Ministerio surcoreano de la Unificación, Jeong Joon-Hee.

El portavoz se negó a identificar el país donde estaban localizados los restaurantes. "No podemos revelar el país" en el que se encontraban porque "nos preocupa que se produzca un conflicto diplomático con un tercer país, la protección del grupo y otros posibles casos en el futuro", explicó.

En el pasado ya había habido deserciones por parte de empleados de los restaurantes, pero es la primera vez que todo el personal de uno de ellos lo hace en bloque, precisó Jeong. El portavoz citó a uno de los desertores, según el cual, todo el mundo había estado "de acuerdo" en escapar a Corea del Sur.

"Los exámenes médicos mostraron que su estado de salud es bueno", dijo Jeong, añadiendo que Seúl había decidido hacer públicas las defecciones por lo atípico del caso.

El Gobierno surcoreano estima que Pyongyang ingresa unos 10 millones de dólares anuales procedentes de unos 130 restaurantes que operan, con una mayoría de personal norcoreano, en 12 países.

Corea del Norte tiene la reputación de ser muy estricta a la hora de seleccionar a las personas que trabajan en sus restaurantes en el extranjero, ya que sabe que, inevitablemente, se verán expuestas a informaciones sobre el mundo exterior. "Según lo que sabemos, hay mucha competencia para trabajar en estos restaurantes en el extranjero. Pensamos que para lograrlo hay que ser de buena familia", añadió el portavoz.

Tras el cuarto ensayo nuclear norcoreano seguido, el 7 de febrero, de un disparo de un cohete de largo alcance, considerado como ensayo de misil balístico, Naciones Unidas endureció las sanciones internacionales contra Pyongyang. Los restaurantes se hicieron aún más necesarios para el régimen norcoreano.

La prensa ha asegurado que el personal no había cobrado y el portavoz surcoreano admitió que las sanciones y el consecuente impago podían ser una de las razones por las que el grupo había desertado.

Según el centro de datos de derechos humanos, unos 50.000 norcoreanos trabajan en el extranjero, la mayoría en China y Rusia, reportando unos ingresos de entre 200 y 300 millones de dólares al Estado de Corea del Norte.

afp_tickers

 AFP internacional