AFP internacional

El parlamentario francés Denis Baupin, en 2012 en Nantes. Baupin, vicepresidente de la Asamblea Nacional francesa, presentó su dimisón tras ser acusado de acoso y agresión sexual

(afp_tickers)

El vicepresidente de la Asamblea Nacional francesa (Cámara Baja), el diputado ecologista Denis Baupin, acusado de "acoso" y "agresión sexual" por mujeres ediles, presentó su dimisión al cargo, un caso que empaña de nuevo la clase política francesa, cinco años después del escándalo DSK.

El presidente de la Asamblea, Claude Bartolone, había pedido poco antes su dimisión a Baupin, de 41 años de edad y marido de la ministra de Vivienda Emmanuelle Cosse, tras la revelación el lunes por la prensa francesa de esos presuntos hechos, hoy prescriptos, de los que es acusado por ocho mujeres, al menos cuatro de ellas ediles.

Denis Baupin, que se retiró en abril del partido Europa Ecología-Los Verdes a raíz de "desacuerdos estratégicos", calificó esas acusaciones de "mentirosas" y "difamatorias".

"Denis Baupin contesta formalmente la idea de acoso sexual y aún más la de agresión sexual, las cuales le son totalmente ajenas", indicó un comunicado de su abogado, subrayando que dimitió para "poder asegurar su defensa".

Entre las mujeres que lo acusan figura la portavoz del partido Europa Ecología-Los Verdes (EELV), Sandrine Rousseau, que contó al portal de información Mediapart y a la emisora France Inter, hechos que remontan a octubre de 2011, durante una reunión del partido ecologista en Montreuil (periferia de París).

"En un momento, quise hacer una pausa", "en el pasillo situado junto a la sala, Denis Baupin vino, me apretó contra la pared tocándome el pecho y trató de besarme. Yo lo rechacé violentamente", dijo.

Sandrine Rousseau afirma haber sentido "una gran desazón". "Pensé inmediatamente que era absolutamente anormal que yo soportara eso, pero las palabras agresión sexual, las puse mucho tiempo después".

- 'Acoso casi diario' -

La diputada ecologista Isabelle Attard, que se retiró en diciembre de 2013 de EELV, evoca un "acoso casi diario de SMS provocadores, salaces".

La diputada sitúa los hechos entre junio de 2012 y fines de 2013 y afirma que "varias diputadas recibían el mismo SMS".

Otras dos ediles, Elen Debost, vicealcaldesa de Le Mans (centro), y Annie Lahmer, concejal de la región parisina, afirmaron asimismo que habían sido víctimas de comportamientos inapropiados por parte del diputado. En lo que respecta a Annie Lahmer, los hechos remontan a más de 15 años.

"Muchas se callaron para no herir a su compañera", explica Elen Debost.

Afirma que decidió hablar al ver una foto de varios diputados, entre ellos Denis Baupin, con los labios pintados para denunciar "las violencias contra las mujeres" el 8 de marzo. "Me dieron náuseas, vomité", cuenta Debost en una carta dirigida a la dirección del partido publicada por el diario Le Parisien.

Varios miembros de EELV reconocieron el lunes que esto no los sorprende, o bien no defendieron la inocencia del diputado. "Era muy, muy conocido en el partido", declaró a la AFP el lunes un colaborador de la bancada de diputados ecologistas.

Por su parte, el diputado François de Rugy (ex EELV) afirmó estar "estupefacto" porque "son acusaciones extremadamente graves". "Si los hechos son demostrados, deben ser condenados, por supuesto, y corresponde a la justicia establecer la verdad", agregó.

En Francia, la prescripción por los delitos, que incluyen las agresiones sexuales y el acoso sexual, es de tres años. El plazo es mayor si la víctima es menor en el momento de los hechos.

Este nuevo asunto viene a empañar una vez más la imagen de los políticos franceses, acusados a menudo de machismo en un país que fue empero traumatizado por las revelaciones sobre la vida sexual del exministro y exjefe del FMI Dominique Strauss-Kahn, detenido en mayo de 2011 acusado de violación.

El año pasado, varias periodistas denunciaron en un artículo el sexismo ordinario de los hombres que entrevistan en el marco de su trabajo.

afp_tickers

 AFP internacional