AFP internacional

Un combatiente de las fuerzas kurdas y árabes camina entre edificios destruidos hacia Manjib, en el norte de Siria, el 23 de junio de 2016

(afp_tickers)

Responsables militares de Estados Unidos confirmaron este jueves 14 nuevas muertes civiles como resultado de la campaña de bombardeos contra el grupo Estado Islámico (EI), llevando a 55 el número total.

El anuncio del Comando Central de Estados Unidos (Centcom) -que supervisa las operaciones militares estadounidenses en Medio Oriente- siguió a la investigación interna de seis ataques aéreos de Estados Unidos entre el 28 de julio de 2015 y el 29 de abril de 2016.

"En cada uno de los casos publicados hoy, la investigación determinó que, aunque se tomaron todas las precauciones y las incursiones cumplieron con las normas sobre los conflictos armados, por desgracia se produjeron bajas civiles", dijo el Centcom en un comunicado.

Críticos de los ataques aéreos liderados por Estados Unidos han acusado a la coalición de subestimar el número de muertes de civiles como resultado de las incursiones.

La cifra actualizada llega después de que la coalición anunciara el miércoles una investigación formal para determinar si 19 ataques aéreos en julio cerca de Manbij, en Siria, se cobraron vidas civiles.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres, dijo que al menos 56 civiles, entre ellos 11 niños, murieron cuando huían de un pueblo cercano a Manbij, un pasaje estratégico entre Turquía y la baluarte yihadista de Raqa.

Según el Observatorio, alrededor de 600 sirios, entre ellos 136 niños, han muerto en los ataques aéreos de la coalición desde septiembre de 2014.

Airwars, otra ONG de Londres, estima que los ataques aéreos internacionales en Siria e Irak han dejado más de 1.500 civiles muertos.

afp_tickers

 AFP internacional