AFP internacional

Un combatiente iraquí chií cerca del lago Tharthar, al norte de la localidad iraquí de Faluya, el 11 de febrero de 2016

(afp_tickers)

El número de combatientes extranjeros que entran a Irak y Siria para unirse a los yihadistas ha caído fuertemente en el último año, en tanto Estados Unidos realiza ciberataques contra el grupo Estado Islámico (EI), dijo este martes un general estadounidense.

El mayor general Peter Gersten dijo a reporteros en el Pentágono que cuando llegó a Bagdad hace cerca de un año, entre 1.500 y 2.000 combatientes extranjeros se unían cada mes al EI.

"Ahora, luego de combatir a este enemigo durante un año, nuestras estimaciones bajaron a 200 (por mes) y vemos incluso un incremento de las deserciones de estos combatientes", afirmó.

Gersten también indicó que las fuerzas armadas estadounidenses realizan ciberataques contra el EI, en momentos en que el Pentágono busca formas de acelerar la lucha contra esa organización radical.

Una coalición liderada por Estados Unidos combate al EI en Siria e Irak desde agosto de 2014, y los funcionarios han afirmado durante largo tiempo la importancia de las técnicas cibernéticas, como sobrecargar las redes del EI para limitar sus comunicaciones y su capacidad de lograr nuevos reclutas.

"Ahora hemos comenzado a utilizar nuestras sofisticadas capacidades cibernéticas en esta lucha" contra el EI, dijo Gersten, quien no brindó detalles salvo para indicar que el esfuerzo es "altamente coordinado" y que ha sido "muy efectivo".

El jefe militar relató por otra parte que antes de un ataque a un depósito de dinero el 5 de abril en Mosul (norte de Irak), llegó información de que una mujer, niños y otros "no combatientes" también se encontraban en el edificio.

Se decidió alertar a los ocupantes haciendo explotar un misil (Hellfire) cerca del techo, para que "ella y los niños salieran" y "luego procedimos con nuestras operaciones", relató.

Pero "aunque tratamos de hacer exactamente lo que queríamos hacer y minimizar las víctimas civiles con los disparos, ella de hecho volvió al edificio" y murió, admitió.

El presidente estadounidense, Barack Obama, calificó el lunes al EI como "la amenaza más urgente" para la comunidad internacional y anunció el envío de 250 soldados adicionales a Siria para combatirlo.

Al menos siete personas murieron el lunes en un atentado suicida contra un mercado de Bagdad, reivindicado por el EI.

El EI controla vastos territorios en Irak desde 2014, a pesar de que algunos sectores han sido recuperados por las fuerzas armadas iraquíes apoyadas por los ataques aéreos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

afp_tickers

 AFP internacional