AFP internacional

Un hombre en su puesto de trabajo en un banco en Washington, el 5 de mayo de 2016

(afp_tickers)

Estados Unidos experimentó un espectacular aumento de la creación de empleos en junio, disipando así las preocupaciones por la fragilidad del mercado estadounidense de trabajo que había paralizado los mercados y conducido al 'statu quo' monetario.

En junio se crearon 287.000 empleos netos, el mejor resultado mensual desde octubre último, tras un casi estancamiento en mayo. Los analistas preveían que se crearían solo 175.000 nuevos empleos.

La tasa de desempleo, sin embargo, pasó de 4,7% a 4,9%, como consecuencia de un aumento del número de las personas que buscan empleo. Los analistas preveían que la tasa de desempleo ascendería a 4,8%.

Estos datos, celebrados por la Casa Blanca en un comunicado como "una recuperación (...) y un indicio claro de que la economía continúa haciendo sólidos progresos", le da a los mercados seguridades acerca del crecimiento de Estados Unidos tras el susto del mes de mayo.

Según las estimaciones del gobierno, revisadas a la baja, las empresas apenas crearon 11.000 nuevos empleos en mayo (contra 38.000 estimados precedentemente). Esta decepción condujo entre otras cosas a que la Reserva Federal (Fed), también preocupada por los efectos de la votación británica sobre el Brexit, renunciara en junio a aumentar sus tasas de interés.

A pesar de que el significativo incremento de la creación de nuevos empleos del mes pasado inyecta confianza, no alteran la tendencia al enlentecimiento del mercado de trabajo. El promedio mensual de nuevas contrataciones pasó a 147.000 en el segundo trimestre de este año. En el primer trimestre había sido de 196.000 y en 2015 de 229.000.

"Es impactante", comentó Ian Shepherdson de Pantheon Macroeconomics, "pero esto no compensa la debilidad registrada antes. Nada sugería una recuperación de esta magnitud, que una vez más demuestra que no hay un indicador de empleo fiable".

Los buenos datos sobre creación de empleos también han sido un poco inflados artificialmente por el hecho de que unos 40.000 asalariados en huelga de la compañía de telecomunicaciones Verizon volvieron al trabajo.

El sector servicios llevó la delantera con la creación de 256.000 empleos, en especial en los rubros hotelería, entretenimiento, salud y comercio minorista. El sector público contribuyó con 22.000 empleos netos, su mejor resultado mensual en muchos años.

- ¿Aumento de las tasas en septiembre? -

En lo que concierne a la tasa de desempleo, el leve aumento de dos décimas de punto, a 4,9%, se explica en buena medida por el incremento de la tasa de participación en el mercado de trabajo, es decir del número de los que buscan empleo.

En mayo la tasa de desempleo había caído de 5% a 4,7% precisamente porque miles de personas renunciaron a buscar trabajo y no se consideraban, por tanto, desempleados. En junio más personas volvieron al mercado de trabajo.

Otro elemento positivo fue que en junio se redujo sensiblemente el número de trabajadores a tiempo parcial: pasó de 6,4 millones en mayo a 5,8 millones. A pesar de que se trata de un dato muy volátil, fue la reducción más significativa en seis años.

Las remuneraciones apenas aumentaron 0,1%.

Para la Fed, que muestra una gran prudencia frente a las inciertas perspectivas de la economía mundial, tras la aprobación de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el informe de junio es tranquilizador. No obstante, no modificará su actitud cautelosa sobre las tasas de interés.

"Este informe aumenta las posibilidades de un alza de las tasas en septiembre, pero seguimos pensando que es más probable (que eso ocurra) en diciembre", afirmó Ian Shepherdson.

Los expertos de Capital Economics están más convencidos de que esos buenos datos, vinculados a la prevista aceleración del crecimiento del Producto Interior Bruto en el segundo trimestre cuya confirmación se espera para final del mes, aumentan la probabilidad de un incremento de las tasas en septiembre.

"El próximo incremento podría tener lugar en septiembre", dijo Andrew Hunter en un comunicado.

afp_tickers

 AFP internacional