AFP internacional

La sede del banco estadounidense Morgan Stanley, en Nueva York, el 20 de agosto de 2013

(afp_tickers)

El banco estadounidense de inversión Morgan Stanley deberá pagar 1 millón de dólares por su laxa protección de los datos de unos 730.000 clientes, dijo el miércoles la comisión supervisora del mercado financiero (SEC).

La SEC dijo que el banco no restringió adecuadamente el acceso de sus funcionarios a datos confidenciales de los clientes y que muchos de esos datos fueron tomados por un ex funcionario y luego acabaron en venta en internet.

La comisión dijo que el empleado Galen March accedió a datos confidenciales entre 2011 y 2014 y los transfirió a un servidor instalado en su casa.

Luego, según la SEC "probablemente un tercero" hackeó ese servidor de Marsh, tomó los datos y los puso en venta en la web.

Cuando se destapó el caso a comienzos de 2015, el banco dijo carecer de pruebas de que alguno de sus clientes haya sido perjudicado por el robo de esos datos.

Marsh fue condenado por el robo y sentenciado a 36 meses de libertad condicional y obligado a pagar 600.000 dólares como restitución.

afp_tickers

 AFP internacional