AFP internacional

Un militar jordano comprueba los metales que lleva encima un refugiado sirio que espera para cruzar la frontera por Hadalat, procedentes de su país, el 4 de mayo de 2016

(afp_tickers)

Presionado por Rusia y Estados Unidos, el gobierno de Damasco aceptó este miércoles respetar una tregua de dos días en la ciudad siria de Alepo.

La aceptación por parte del régimen sirio se produjo tras el anuncio de un acuerdo entre Washington y Moscú para extender a esa ciudad el frágil cese al fuego sirio.

"Se aplicará una tregua de 48 horas en Alepo a partir del jueves 01H00 locales (miércoles 22H00 GMT)", dijo el comando del Ejército sirio, según los medios estatales.

El Ministerio de Defensa ruso indicó que sus supervisores del cese al fuego habían pactado con sus pares estadounidenses vigilar esta tregua hasta la medianoche del 6 de mayo.

En tanto, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, señaló que una nueva tregua en Alepo había comenzado a las 21H01 GMT y que la violencia ya había cesado.

En el terreno, el corresponsal de AFP dijo que los combates continuaban tanto en Alepo como en la zona al este de Damasco, que ya estaba bajo régimen de tregua.

"Hemos visto un descenso generalizado de la violencia en aquellas zonas pese a que hay algunos reportes de continuación de combates en algunas localidades", dijo Kerry.

El secretario de Estado agregó que representantes de Estados Unidos en Ginebra coordinaban con sus colegas rusos "los esfuerzos de monitoreo de este renovado cese de hostilidades".

Y subrayó que, en lo que respecta a Washington, la tregua debe extenderse a todo el país y dar pie a un regreso de las partes a la mesa de negociaciones en Ginebra.

Estados Unidos y Rusia patrocinaron conjuntamente un cese al fuego acordado en 17 de febrero que se resquebrajó, en particular en Alepo.

- Crímenes de guerra -

En tanto, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió este viernes para tratar la situación en Alepo.

Altos funcionarios de la ONU dijeron ante el cuerpo que los responsables del sitio de Alepo, que provocó muertes por hambre, así como de un ataque a un hospital, deberían ser juzgados por crímenes de guerra ante la Corte Penal Internacional (CPI).

"Los responsables de crímenes de guerra deben asumir sus responsabilidades", aseguró el responsable de Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman.

El asesor del secretario general Stephen O'Brien dijo en tanto que "la vida de la gente en Alepo es terrible" y condenó "los imperdonables y muy perturbadores ataques" contra instalaciones médicas.

Desde la reanudación el 22 de abril de los combates en Alepo (norte), segunda ciudad del país, 284 personas murieron -entre ellas 57 niños y 38 mujeres- a causa de los enfrentamientos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Una coalición de grupos rebeldes llamada Fatah Halab ('La conquista de Alepo') lanzó el martes una ofensiva contra los barrios occidentales, controlados por el régimen de Bashar al Asad, aunque el miércoles por la mañana reinaba una relativa calma.

Rusia y Siria ha atribuido la ofensiva contra Alepo del 22 de abril a la presencia de miembros de Al Nosra y del grupo Estado Islámico (EI).

En tanto, Turquía, cuya frontera con Siria es atacada casi diariamente con cohetes atribuidos al EI, está dispuesta, "si es necesario", a enviar tropas al país vecino, declaró el primer ministro Ahmet Davutoglu.

"Estamos preparados para tomar todas las medidas para protegernos, tanto en el interior de Turquía como en el exterior", dijo a la cadena de televisión catarí Al Jazeera,

- El frente diplomático -

En el frente diplomático, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, se reunió este miércoles de tarde en Berlín con los ministros de Relaciones Exteriores de Alemania y Francia, y con el coordinador de la oposición siria, Riad Hijab.

"La alternativa (a un éxito en las negociaciones de cara a una tregua) sería catastrófica, puesto que podríamos ver cómo unas 400.000 personas se desplazarían hacia la frontera (sirio) turca", advirtió De Mistura tras el encuentro.

De Mistura había estado el martes en Moscú, donde presionó para que Rusia impulsara un alto el fuego.

"Tratamos removilizar a todo el mundo", dijo una fuente europea en referencia a esta reunión en Berlín, prevista por la tarde.

La fuente añadió que "en Alepo las hostilidades se reanudaron por iniciativa del régimen" de Asad. Pero, "un alto el fuego depende realmente de los rusos", admitió.

Además, el Consejo de Seguridad de la ONU se reúne este miércoles en Nueva York para tratar sobre la situación en Siria, y en particular en Alepo.

afp_tickers

 AFP internacional