AFP internacional

El presidente de Repsol, Antoni Brufau, habla durante una rueda de prensa en la sede de la empresa en Madrid, el 16 de diciembre de 2014

(afp_tickers)

La petrolera española Repsol anunció este jueves unos beneficios netos de 434 millones de euros en el primer trimestre del año, un 43% menos que los 761 millones obtenidos en el mismo periodo de 2015.

En el inventario corriente (CCS, por sus siglas en inglés), que permite comparar la contabilidad con las de las grandes petroleras estadounidenses, el beneficio ajustado (que excluye gastos excepcionales y el valor de las reservas) fue de 572 millones de euros, un 38,4% menos.

Los analistas consultados por la agencia de informaciones financieras Factset preveían de media que los beneficios del primer trimestre serían de 167,1 millones de euros.

Repsol explicó que la caída se debió a que en 2015 se habían registrado "resultados financieros excepcionales", de unos 500 millones de euros, "debido básicamente a la posición en dólares que tenía la compañía tras cobrar la expropiación de YPF", la compañía nacionalizada por Argentina.

También se vio afectada, como el resto del sector, por el hundimiento de los precios de los hidrocarburos.

El beneficio bruto de explotación (ebitda) del grupo fue de 1.027 millones de euros entre enero y marco, un aumento del 6,7% interanual. En normas CCS, el ebitda creció un 5,8%, hasta los 1.242 millones de euros.

Las actividades de exploración y producción ('upstream') tuvieron un aumento de 17 millones de euros, después de haber registrado pérdidas de 190 millones en el primer trimestre de 2015.

Eso se debió a "los mayores volúmenes de producción, el impacto positivo de los tipos de cambio y los ahorros de costes derivados de un intenso programa de mejora de eficiencia", explicó la compañía.

El área de refinado ('downstream') incrementó su resultado neto ajustado un 4%, hasta alcanzar los 556 millones de euros. Repsol había cerrado 2015 con pérdidas anuales de 1.230 millones de euros por el derrumbe de las cotizaciones del crudo.

Para recomponer su liquidez, el grupo decidió desprenderse de activos considerados no estratégicos por valor de 6.000 millones de euros hasta 2020. También presentó un plan de reducción de inversiones y de supresión de 1.500 puestos de trabajo, equivalentes al 6% de su plantilla mundial.

En abril, vendió sus actividades de gas de petróleo licuado (GPL) en Perú y Ecuador a la firma chilena Abastible, lo que lleva a 3.100 millones de euros el monto de las desinversiones ya anunciadas.

afp_tickers

 AFP internacional