AFP internacional

Unos contenedores de carga esperan para ser trasportados en el puerto de Lianyungang, en el este de la provincia china de Jiangsu, el 13 de julio de 2016

(afp_tickers)

Los intercambios comerciales de China cayeron en junio, reflejando el estancamiento del comercio del gigante asiático en un contexto de poca demanda mundial, mientras crecen las incertidumbres en los principales mercados por las consecuencias del Brexit.

Las exportaciones de China, la principal potencia comercial del planeta, cayeron en términos anuales un 4,8% en junio, a 180.400 millones de dólares, según las aduanas del país.

En yuanes, las exportaciones chinas —un dato divulgado inicialmente por las autoridades— reflejan una modesta recuperación del 1,3%, pero esto es producto de la depreciación de la divisa china del 8% respecto al dólar en un año, según el banco ANZ.

Estas cifras son escrutadas con atención para sopesar la salud de la segunda economía mundial porque el comercio exterior sigue siendo uno de los pilares del PIB chino. Y ello pese a los esfuerzos del Gobierno por equilibrar el modelo de crecimiento de la economía del país hacia los servicios, las nuevas tecnologías y el consumo interno.

En abril, las exportaciones habían caído (-1,8%) y lo hicieron aún más en mayo (-4%), en un contexto de baja demanda internacional.

"La economía china aguanta, pero las presiones a la baja persisten. Los costes de las empresas siguen siendo elevados, algunos sectores deslocalizan al exterior, los pedidos van a otras partes", se lamentó el portavoz de las aduanas, Huang Songping.

Los intercambios con Estados Unidos y con el sudeste asiático se reducen ya que el "entorno (económico) está lleno de incertidumbres, lo que lastra nuestras exportaciones" añadió.

Entre esas incertidumbres, citó el Brexit y las esperadas próximas subidas de tipos de interés en EEUU.

- La sombra del Brexit -

"Las perspectivas para el sector exportador chino son sombrías. Y la incertidumbre generada por el Brexit podría socavar la demanda europea", confirma Yue Su, experto del gabinete The Economist Intelligence Unit.

La Unión Europea, incluyendo a Reino Unido, representa el 16% del total de las importaciones chinas, lo que la convierte en el primer socio comercial de Pekín.

"El Brexit probablemente va a ensombrecer el comercio chino, como ya lo hizo en 2011-2012 la crisis de las deudas europeas", explica Raymond Yeung, analista de ANZ.

Consciente de ese riesgo, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, presente este miércoles en Pekín para una cumbre UE-China, lanzó un mensaje tranquilizador.

"La Europa a 27 [sin Reino Unido] seguirá siendo el principal mercado mundial" dijo.

Por su parte, también las importaciones chinas cayeron un 8,4% en junio a 132.200 millones de dólares), reflejando los problemas de la demanda interna.

En total, el superávit comercial de China fue de 48.100 millones de dólares en junio, moderándose ligeramente respecto a los casi 50.000 millones registrado en el mes de mayo.

En su conjunto, la coyuntura china sigue siendo precaria: la industria permanece lastrada por los enormes excesos de capacidad productiva, mientras preocupa el aumento del endeudamiento público y privado y se retrasan las prometidas reformas estructurales.

afp_tickers

 AFP internacional