AFP internacional

Un miembro de la OSCE entra en un vehículo el 27 de abril de 2014 en Slaviansk, Ucrania

(afp_tickers)

La OSCE, organización cuyos observadores internacionales supervisan el cese el fuego en vigor en el este de Ucrania, anunció el regreso el miércoles a Donetsk de uno de sus miembros ucranianos desaparecido desde la víspera.

"El miembro del equipo de la misión de vigilancia que había desaparecido el 7 de junio fue devuelto a la misión en Donetsk", anunció la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en su página Facebook.

Según una fuente cercana al caso consultada por la AFP, el desaparecido es uno de los choferes de la misión de la OSCE en la región de Lugansk.

La organización no dio detalles sobre las condiciones de su regreso.

La organización había informado de la ausencia de este hombre que "no regresó de sus vacaciones el 7 de junio como estaba previsto" y que "estaría detenido en Donetsk". "Hemos pedido su liberación inmediata y sin condiciones", había señalado la institución.

Los rebeldes prorrusos habían por su parte negado haber secuestrado o detenido al hombre en cuestión.

"No hemos arrestado a nadie. No detenemos a miembros de la OSCE", había declarado a la AFP Daria Morozova, responsable encargada de los Derechos Humanos de la República Popular de Donetsk (DNR).

En abril, un servicio de la ONU en Kiev había anunciado que uno de sus colaboradores había sido detenido y que estaba cautivo en Donetsk.

Las autoridades rebeldes de la DNR habían confirmado la detención y la justificaron por sus sospechas de que el hombre era un agente de los servicios de seguridad ucranianos (SBU) y por haber sido "en el pasado, uno de los comandantes de la unidad Alfa", las fuerzas especiales del SBU que operaron en la zona de conflicto.

Este colaborador aún no ha sido liberado.

En 2014 varios equipos de observadores de la OSCE fueron retenidos durante varios días por rebeldes prorrusos.

- Violaciones del alto el fuego -

El conflicto que opone al ejército ucraniano a los separatistas del este de Ucrania ha dejado más de 9.300 muertos en dos años. Kiev y los países occidentales acusan a Rusia de apoyar militarmente a los rebeldes, algo que Moscú desmiente. Las negociaciones de paz entre Kiev y los separatistas están en punto muerto desde hace varios meses.

"La situación en Dombas (nombre de las regiones del este de Ucrania) empeora", dijo este miércoles Alexander Hug, director adjunto de la misión de la OSCE en Ucrania.

"La semana pasada, la misión registró un aumento del 10% de las violaciones del alto el fuego en comparación con la semana anterior", añadió durante una conferencia de prensa. Hug precisó que la mayoría de las violaciones del alto el fuego se registraron cerca de las ruinas del aeropuerto de Donetsk, controlado por los rebeldes, y en los pueblos vecinos.

Además, el director adjunto de la misión denunció el hecho de que ninguna de las dos partes respetan los acuerdos de paz de Minsk, firmados en febrero de 2015, en especial las cláusulas sobre la retirada de armamento pesado a lo largo de la línea del frente.

Este miércoles, el portavoz militar ucraniano Andrei Lyssenko anunció que siete soldados resultaron heridos en las últimas 24 horas en la zona de conflicto.

Un alto responsable de la DNR, Eduard Bassurine, informó por su parte de un muerto entre los combatientes rebeldes, según la agencia de prensa de los separatistas.

afp_tickers

 AFP internacional