AFP internacional

Un hombre camina delante de la sede de Fosun en Pekín el 29 de julio de 2016

(afp_tickers)

El grupo Fosun, una de las mayores empresas de capital privado de China con negocios en el acero, el turismo o la industria farmacéutica, continúa sus compras millonarias en todo el mundo a pesar de las dudas desatadas por la misteriosa desaparición de su presidente.

La semana pasada, en sólo tres días, la compaña con sede en Shanghái compró el 86% de una farmacéutica india (Gland Pharma) por 1.260 millones de dólares, adquirió un sociedad de inversión brasileña (Rio Bravo) y anunció su intención de comprar partes del principal banco privado portugués.

Estos anuncios llegaron poco después de la compra del club de fútbol británico Wolverhampton Wanderers a principios de julio.

En junio, Fosun firmó además, junto a otras empresas, un acuerdo con Grecia para comprar el aeropuerto de Ellinikon, que durante décadas fue el más importante de Atenas.

Y el año pasado, tras varios meses de lucha, el grupo se hizo con el grupo de complejos turísticos francés Club Med y también con parte la compañía Cirque du Soleil (Circo del Sol).

Desde 2010 este grupo, fundado en 1992 por un grupo de estudiantes de la selecta universidad Fudan de Shanghái, ha anunciado compras en el extranjero por 15.000 millones de dólares, según cifras de la agencia Bloomberg.

Fosun empezó con un modesto capital de 38.000 yuanes (unos 5.700 dólares al cambio actual) y fue una de las primeras compañías en invertir en farmacéuticas y acerías chinas, antes de diversificarse en seguros y servicios financieros.

Durante años, el gobierno chino ha alentado a sus compañías a que inviertan en el extranjero para asegurarse los recursos naturales que necesita el país y para adquirir nuevas tecnologías.

En el segundo trimestre del año, el valor de las fusiones y adquisiciones de compañías chinas en el exterior dobló con respecto al mismo periodo del año anterior, un aumento del 132% hasta más de 40.000 millones de dólares, según el despacho de abogados Baker & McKenzie.

"La valoración a la baja de las compañías extranjeras, consecuencia del freno de la economía, hace los precios más atractivos para Fosun", explica a la AFP Sam Chi Yung, un analista de Delta Asia Securities en Hong Kong.

- Conexiones políticas -

El presidente de Fosun, Guo Guangchang, está en el número 19 de la lista de los hombres más ricos de China con una riqueza estimada en 5.400 millones de dólares, según Forbes, y dice inspirarse en el magnate estadounidense Warren Buffett.

En 2015, la compañía, que cotiza en la bolsa de Hong Kong, registró un beneficio de 8.040 millones de yuanes, un 17,3% más que en el año anterior.

Sin embargo, existen dudas sobre la compañía, sobre todo desde que el año pasado Guo desapareció misteriosamente durante varios días coincidiendo con una operación anticorrupción del gobierno contra empresarios y responsables públicos.

Su desaparición desató especulaciones sobre posibles casos de corrupción en el grupo y asustó a algunos inversores. Pero según Fosun sólo estaba "asistiendo en algunas investigaciones" de las autoridades.

Guo Guangchang tiene buenos contactos políticos y forma parte de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, un órgano asesor de la estructura del gobierno comunista.

Aunque las compras de la semana pasada disiparon dudas sobre el futuro del grupo, que sigue su estrategia de expansión en los países en desarrollo, Fosun acumula una deuda enorme.

El director ejecutivo del grupo, Liang Xinjun, dijo recientemente a Bloomberg que podría vender algunos activos para rebajarla.

El 'imperio' Fosun tiene tres áreas principales de negocio: inversión patrimonial y servicios financieros, salud y farmacéuticas y el área llamada de "felicidad", que incluye compañías de viaje y entretenimiento como el Club Med o el Cirque du Soleil.

El grupo es conocido por la diversidad de sus inversiones, a diferencia de otros gigantes chinos como Wanda (especializada en cine e inmobiliaria) o Alibaba (internet).

afp_tickers

 AFP internacional