AFP internacional

La ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, se dispone a leer una delcaración sobre el Mercosur el 5 de agosto de 2016 en Caracas

(afp_tickers)

Los fundadores del Mercosur -Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- asumieron la presidencia rotativa del bloque en lugar de Venezuela, y advirtieron con suspender al país petrolero si no cumple con "sus obligaciones".

El anuncio fue hecho en la madrugada de este miércoles por la cancillería brasileña, en un comunicado donde informa que los cuatro socios adoptaron una declaración conjunta sobre el tema.

Alegando que las decisiones en Mercosur se toman por "consenso y respetando las normas de funcionamiento", el gobierno de Nicolás Maduro desconoció la medida y dijo que no tolerará "violaciones a los Tratados" del grupo.

En tal sentido, la canciller venezolana Delcy Rodríguez remarcó que su país está en "ejercicio pleno" de la presidencia del mecanismo, al que Caracas adhirió en 2012 sin que hasta el momento haya ratificado normas económicas y políticas, incluidas las relacionadas con derechos humanos.

En contraste, la oposición venezolana celebró la sanción como una "derrota" del mandatario socialista, al que busca sacar del poder mediante un referendo revocatorio este año.

Maduro "fue derrotado por Mercosur, la comunidad internacional hoy está clara sobre la realidad (de Venezuela), donde se violan los derechos humanos y no hay democracia", dijo Luis Florido, presidente de la comisión de Política Exterior del Parlamento, de mayoría opositora.

La declaración firmada por los ministros de Relaciones Exteriores señala que "la presidencia del Mercosur en el actual semestre no será transmitida a Venezuela, sino que será ejercida mediante la coordinación entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay".

En consecuencia, los cuatro países podrán "adoptar las decisiones necesarias en materia económico-comercial y en otros temas esenciales para el funcionamiento del Mercosur", así como "en las negociaciones comerciales con terceros países o con bloques de países", precisa la declaración.

Además, advierte al gobierno de Maduro -enfrentando a una severa crisis económica por la caída de los precios del petróleo- que su país será "suspendido del Mercosur" de no adoptar el conjunto de sus acuerdos y normativas jurídicas.

Venezuela debía asumir la presidencia del bloque en julio, después de Uruguay, siguiendo un orden alfabético de sucesión. Hasta ahora sólo tenía el respaldo de Montevideo.

"Es un golpe muy duro", declaró a la AFP Raquel Gamuz, profesora de política exterior de la Universidad Central de Venezuela, quien considera que Maduro "pretende participar en organismos multilaterales de la misma manera como gobierna, (pero) existe una normativa y Venezuela no la está cumpliendo".

La crisis se produce en un momento delicado para el bloque sudamericano, que relanzó las negociaciones de un tratado de libre comercio con la Unión Europea (UE).

- Tensiones dentro del bloque -

Las tensiones entre el gobierno de Maduro y sus socios aumentaron desde la llegada al poder de gobiernos liberales de centroderecha en Argentina -donde Mauricio Macri ganó las elecciones a fines de 2015- y en Brasil, donde Michel Temer asumió la presidencia tras la destitución este año de la mandataria de izquierda Dilma Rousseff.

El canciller brasileño, José Serra, afirmó la semana pasada que "Venezuela vive bajo un régimen autoritario, no democrático" y argumentó que "un país que tiene presos políticos no puede ser un país democrático".

Las tensiones crecieron en los últimos días tras la detención en Venezuela del periodista chileno-venezolano Braulio Jatar.

"Estamos muy preocupados por la reciente multiplicación de detenciones arbitrarias en Venezuela, como la del periodista Braulio Jatar, ocurridas en detrimento del debido proceso legal y en claro incumplimiento de las libertades y las garantías fundamentales", afirmó Serra el martes.

La canciller venezolana tildó esas declaraciones de "descaradas e inmorales".

Serra afirmó además que "esa situación dificulta aún más el diálogo entre el gobierno y la oposición, indispensable para superar la dramática crisis política, económica, social y humanitaria que afecta a Venezuela".

El Mercosur atraviesa una de sus peores crisis, solo equiparable a la que generó la suspensión de Paraguay en 2012 luego de un juicio parlamentario que destituyó al presidente de izquierda Fernando Lugo. Fue precisamente en ese período que Argentina, Brasil y Uruguay aprobaron el ingreso de Venezuela, a la que se oponía Asunción.

"Al bloque no le pasará gran cosa", sostuvo Gamuz, señalando que Venezuela había sido incluida "porque a los otros integrantes les convenía mucho el dinero venezolano", pero la situación ahora es distinta.

afp_tickers

 AFP internacional