AFP internacional

El ministro del Interior austríaco, Wolfgang Sobotka, sonríe antes de una reunión con su homólogo italiano, Angelino Alfano, el 28 de abril de 2016 en Roma

(afp_tickers)

El ministro de Interior austriaco, Wolfgang Sobotka, ha llegado este jueves a Roma para reunirse con su homólogo italiano, Angelino Alfano, tras el anuncio de que Viena reintroducirá controles en su frontera con Italia.

Desde que Austria anunciara sus planes el miércoles, varios miembros del Gobierno italiano, incluido el primer ministro, Matteo Renzi, han reaccionado contra la instauración de controles en el túnel del Brennero, uno de los principales ejes de tránsito entre Italia y el norte de Europa.

"La hipótesis de un cierre del Berennero va exageradamente en contra de las normas europeas, de la Historia, de la lógica y del futuro", declaró Renzi. "El cierre de las fronteras dentro del espacio Schengen no puede decidirse por los Estados miembros únicamente", recordó por su parte el ministro italiano de Relaciones Exteriores, Paolo Gentiloni.

La policía austriaca explicó el miércoles que los controles podrían comenzar a finales de mayo tanto para el tráfico ferroviario como en la autopista que enlaza a los dos países, a causa del riesgo de un aflujo de migrantes a través de Italia.

Sin embargo, Roma no pretende tomar represalias de forma unilateral, sino conseguir que la Unión Europea tome cartas en el asunto y haga respetar las reglas.

Este es el mensaje que Alfano transmitió el miércoles al comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, de visita en Sicilia para inaugurar el nuevo centro operacional de Frontex, la agencia europea de control de fronteras.

"En lugar de levantar muros, deberíamos construir puentes y, por lo tanto, Viena deberá explicar y aclarar lo que está pasando entre Austria e Italia", avisó Avramopoulos durante una rueda de prensa común con Alfano.

Un promedio de 2.500 camiones y 15.000 automóviles transitan cada día por el túnel del Brennero, un paso también utilizado por cientos de miles de turistas alemanes y del norte de Europa que visitan Italia cada año.

afp_tickers

 AFP internacional